El Granada CFF vence por cuatro goles a cero al Puerto de la Torre en una mañana de poco fútbol y mucho acierto. Las rojiblancas consiguieron imponerse con cuatro golpes certeros, aunque pudieron ser muchos más

Las rojiblancas son una apisonadora. Por ello, a pesar de no desplegar todo su potencial, han vencido con solvencia en la jornada matinal. El Estadio de la Juventud recibía al CD Puerto de la Torre, equipo que no logró continuidad en su juego y apenas puso en riesgo la portería de Andrea. Tampoco acertaron en campo propio, llegando el primer gol local en apenas el primer minuto de juego. Lidia Luque no acertó a la hora de sacar el balón y Laura Pérez lo aprovechó para poner el 1-0. El Granada ató en corto a las visitantes y se hizo con el control total del encuentro. White volvió a dejar una perla a balón parado para hacer el segundo gol del partido. Y solamente un minuto más tarde llegó el tercero, en un despeje muy defectuoso de una defensa visitante. Las rojiblancas levantaron el pie del acelerador, si es que alguna vez lo pisaron y se limitaron a controlar el balón y a destruir cualquier conato de respuesta del Puerto de la Torre. Un par de ocasiones locales en las que la intención fue mejor que la ejecución fueron lo más destacable hasta el descanso.

Con el resultado muy a favor, el Granada hizo cambios y llegó con demasiada facilidad al marco de Luque. Tras varias ocasiones de unas timoratas rojiblancas y un gol anulado, llegó el tanto de Yael Oviedo. La número diez del Granada había buscado el premio durante gran parte del encuentro, sin suerte hasta el minuto 68. El resultado pudo ser mayor y alcanzar casi los diez tantos. Pero las rojiblancas no hicieron sangre y siguieron jugando con poca intensidad. El acierto fue, a tenor de la cantidad de ocasiones, poco pero suficiente. Así, el triunfo por 4 a 0 se certificó con las visitantes inéditas en ataque y el Granada poco exigido en este encuentro.