El Granada entra en puestos de playoffs tras conseguir una sufrida victoria en casa gracias a un buen par… de goles. Los rojiblancos se adelantaron en una gran primera parte por mediación de Espinosa. La segunda parte, el Granada perdió el control del juego y se quedó con uno menos tras la expulsión de Pedro. En un contragolpe, cuando más buscaba el empate el Lugo,  Kunde llevó a Los Cármenes al éxtasis y ató en corto tres puntos vitales   

Bonita noche en Granada, marco incomparable para medir dos dinámicas muy positivas. La del Lugo, que contaba por cuatro sus victorias consecutivas, y la del Granada, que sumó los últimos seis puntos en juego. También fue la noche del regreso de Roberto, ovacionado antes, durante y después del partido. Al eterno “13” no se le olvida tras dejar en Granada una huella profesional y personal imborrable. Oltra no hizo más cambio que el obligado, el de Sergio Peña. En su lugar, el valenciano metió a Javi Espinosa, a pesar de que la opción de Kunde había ganado fuerza en los últimos días. La consigna ofensiva del Granada, clara desde el minuto uno, llevó a los rojiblancos a realizar los mejores minutos de la temporada en el inicio del encuentro. Hasta el minuto diez duró un vendaval que comenzó Joselu con un fuerte disparo que no cogió meta por muy poco cuando se llevaban pocos segundos de partido. En medio del pronto asedio local, llegó una jugada polémica. Víctor sorprendió a su par con un control orientado, que hizo las delicias de la afición, para caer en el área rival. Se pidió el penalti con insistencia, pero no vio nada punible el colegiado. El Lugo comenzó a asentarse en el terreno de juego e hizo trabajar a Varas con un disparo muy flojo. Sin embargo, cuando más en calma parecía estar el partido, llegó el gol que abría la lata. Espinosa cazó un balón suelto en el área tras un rechace y batió por bajo a Juan Carlos (1-0).

Contestó pronto el Lugo con una jugada muy bien trenzada que acabó despejando Saunier en el área pequeña del Granada. Poca fue la renta con la que se marcharía al descanso el conjunto nazarí tras las tres ocasiones –dos muy claras- de las que disfrutaron. Primero Joselu, con un duro chut que repelió la defensa. En esa misma jugada, Espinosa habilitó a Víctor Díaz, que lanzó muy alto desde una posición muy ventajosa. Más tarde, Machís cogió la autopista por la izquierda y definió fuerte y al palo largo, pero se encontró con una soberbia mano de Juan Carlos. En un respiro de los rojiblancos, el Lugo se plantó en la frontal y Saunier derribó en clara falta a Fydriszewski. La falta la ejecutó con maestría Albarracín, pero el balón lamió por fuera la cruceta y se marchó sin consecuencias. Poco más ocurrió por parte de los dos equipos… Bueno, salvo el tercer equipo, el arbitral, que protagonizó un lío monumental en el Nuevo Los Cármenes. Y es que el juez principal de la contienda pitó el final del primer tiempo cuando apenas se había llegado al 44 de juego. A pesar de las quejas, Areces Franco mandó a los dos equipos al túnel y, ya con el césped vacío, pidió a los jugadores que regresaran y jugaran el minuto de la sorna. Al pitar, ahora correctamente, el descanso, el público ovacionó irónicamente al colegiado.

El segundo tiempo comenzó sin movimiento en los onces y con el Granada claramente lanzado en busca de una renta que les permitiera jugar con mayor tranquilidad. Y a poco estuvo de conseguirlo Pedro, con un excelente derechazo que no cogió puerta por muy poco. En el 53 el Granada disfrutó, de nuevo en las botas de Pedro, de una gran ocasión. El ex del Elche lanzó fuerte una falta en el balcón del área, pero Juan Carlos pudo atrapar el balón gracias a su colocación. Intentó sumar talento Francisco metiendo a Sergio Díaz en la mediapunta lucense y lo logró, pues al poco de entrar tuvo la primera ocasión de peligro visitante. Controló, dejó sentado a su marcador con un recorte y disparó desviado. Coincidió la entrada de Sergio con un momento de desconexión local. Volvió a poner el “uy” en la grada Baena, que recibió en el área de Machís y la estrelló en la espalda de un defensa. La falta de, ya no un segundo gol que cerrara el encuentro sino de ocasiones manifiestas de gol, despertó los nervios en la grada y los jugadores rojiblancos. Más complicado se puso el encuentro en una cadena de polémicas decisiones que acabaron con la tranquilidad de todo el estadio. Víctor Díaz se incorporó al ataque y fue derribado en lo que parecía falta clara. El árbitro no lo creyó y el Lugo salió al contragolpe, frenando Pedro el mismo con una fea entrada por detrás. El colegiado expulsó al rojiblanco sin ningún atisbo de duda a pesar de la ensordecedora protesta de Los Cármenes.

Con uno menos y el sufrimiento in crescendo, el Lugo intentó arrinconar al Granada y colgar balones para encontrar por esa vía el empate. Sin embargo, el golpe que quisieron asestar los de Francisco lo recibieron en una jugada rápida a la contra. Kunde encaró por el medio sin oposición alguna, galopando a una velocidad inasumible para los defensas y tan inalcanzable como su finalización. Sencilla, lejos de Juan Carlos (2-0). No dio tiempo para más y del infarto se pasó al éxtasis. Con un par de goles, con dos partes claramente diferenciables -una de dominio y otra de sufrimiento-, con un par de decisiones muy polémicas y con un par.

Foto: LaLiga

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Menosse, Saunier, Álex Martínez; Baena, Montoro (Kunde, 76´). ; Pedro, Espinosa (Alberto Martín, 62´), Machís; Joselu (Quini, 89´).

CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Miquel, Bernardo Cruz, Luis Ruiz; Azeez, Seoane; Albarracín (Sergio Díaz, 55´), Campillo, Iriome (Donoso, 83´); Fydriszewski (Cristian Herrera,73´).

Goles: 1-0, Espinosa (24´); 2-0, Kunde (92´)

Árbitro: Areces Franco. Amonestó a Montoro (36´), Bernardo (52´), Sergio Díaz (57´) y Baena (89´). Además, expulsó con roja directa a Pedro Sánchez (84´)