El Granada volvió a mostrar dos caras, pero el final feliz del encuentro maquilló una discreta segunda parte e hizo olvidar la pérdida exagerada de control del segundo tiempo. La defensa volvió a brillar por su entereza

Lea aquí la crónica completa del Granada – Lugo: “Con un par”

El once titular

Javi VARAS (6) SEGURO. El portero no tuvo demasiado trabajo, ni siquiera cuando el Lugo se hizo con el balón. Siempre que el juego lo exigió aparecía, bien para dar continuidad al juego rojiblanco con los pies como para blocar los tímidos disparos de los lucenses. Acabó con su puerta vacía tras siete encuentros. Transmite confianza y seguridad al equipo.

VÍCTOR DÍAZ (8) JUGÓN. Decirlo de un lateral derecho es siempre sorprendente. Además, los laterales que hacen grandes partidos en ataque suelen tener sus dificultades en defensa. Ayer Víctor no. Hizo un partido inmaculado en defensa, despejó con contundencia, volvió a demostrar que ha encontrado en Pedro a un socio a la medida de su ritmo y despliegue. Dejó gestos técnicos a los que nos tenía poco acostumbrados y fue objeto de un penalti claro y una falta aún más punible gracias a dos controles orientados que levantaron a la grada.

Hernán MENOSSE (7) CONTUNDENTE. Tuvo de nuevo alguna sombra en el primer tiempo. Peca de impulsivo en alguna jugada, pero cada vez está más adaptado a los sistemas de la Segunda División actual. Ayer volvió a tener muchos más aciertos que errores y parece haber encontrado en Saunier una gran pareja.

Matthieu SAUNIER (7) JEFE. Se le nota comprometido. Perdió un balón en su campo y lo buscó sin descanso hasta abortar el peligro que él mismo había creado. En algunos momentos peca de exceso de seguridad, pero en general su nivel está muy por encima de la media de un central de Segunda. Su inclusión en el equipo es una buena noticia que aún no ha perdido su impacto y ha mejorado al equipo muchísimo con su sola presencia en la línea de atrás.

ÁLEX Martínez (7) IMPORTANTE. Al igual que Víctor, al Granada actual no se le puede entender sin sus laterales. Fijos porque así se lo han ganado, demostrando ser dos grandes jugadores para la categoría. De nuevo, pocos errores se le pueden achacar a Álex. El ex bético sufrió, como todo el equipo, en la segunda parte. Y es que al zurdo parece hacerle más falta el balón que a Díaz. No obstante, encajó el tímido asedio lucense con mucha entereza.

Raúl BAENA (8) IMPERIAL. El capitán hizo su mejor partido hasta el día de hoy con la elástica rojiblanca. Partidazo para enmarcar y al que sólo le faltó ese gol que evitó la espalda de un defensa. Llegó con inusitada voracidad a posición de golpeo, jugó el balón con criterio y fue un incansable recuperador de balones. Se animó con un regate pisando el balón que, lejos de ser una “sobrada”, creó una ocasión inmejorable para Machís.

Ángel MONTORO (7) TERMÓMETRO. El nivel del mediocentro suele ser el mejor indicador de en qué estado se encuentra el Granada. Si está ausente o desconectado, lo mismo ocurre al centro del campo. El juego no depende de él, pero él si necesita que el conjunto rojiblanco sea protagonista. No está al mismo nivel en defensa que su compañero, Baena, pero ayer cumplió con creces con y sin balón. Se le notó un bajón físico en la segunda parte, por lo que es siempre uno de los mayores candidatos a ser sustituido.

PEDRO Sánchez (6) IMPULSIVO. Su última jugada empaña un partido en el que tampoco terminó de entrar. Quizá su encuentro no fue tan vistoso como los otros, en los que ha aportado mucho en ataque con goles. Ayer se notó mucho más esa intermitencia que se le achaca. No obstante, la reacción del público a su expulsión habla por sí sola. La gente le aplaudió el esfuerzo que sí hizo en la segunda parte y su constante deseo de agradar y sumar en ataque. A balón parado volvió a ser muy peligroso y pudo poner el segundo nada más empezar la segunda parte. La jugada de la expulsión, en mi opinión, dejó poco lugar a dudas pues el reglamento sanciona ese tipo de tackle por la espalda con roja. Un agarrón de la camiseta habría bastado.

Javier ESPINOSA (7) PREMIADO. Oltra confió en él para suplir a Peña y el jugador le dio la razón con un gol más importante que estético. Siempre se ofreció para jugar, pero no terminó de entenderse con sus compañeros. Su clase está fuera de debates, pues la tiene y lo demuestra con ideas muy interesantes que luego no termina de llevar a cabo con precisión. El gol le puede dar alas. Necesita acertar con mucha más continuidad para coger confianza. El Granada lo agradecería mucho. En todo caso, buen partido el suyo.

Darwin MACHÍS (7) TAPADO. Centró la atención de la defensa por su último gran partido en casa. Es una de las grandes losas y obstáculos a superar para el venezolano. Portar el cartelito de estrella le obliga a superar una mayor presión y un marcaje numeroso. Anoche no terminó de mostrarse cómodo físicamente, de hecho se le observó tocándose las piernas tras un control defectuoso y unas cuantas carreras. Desbordó en transición, pero no demostró capacidad para romper a la defensa en el juego estático. Tira desmarques con cada vez más inteligencia. Juan Carlos le sacó un golazo en la primera parte con una gran parada.

JOSELU Moreno (7) EXHAUSTO. Al ariete del Granada se le caen los kilómetros de las piernas. Hace un esfuerzo bestial en cada movimiento y merece un premio mucho mayor por su desempeño. Pero se está encontrando con un problema y es la angustiante falta de ocasiones. Los centros nunca encuentran su remate, no consigue robar en esa presión que está ganándose el cariño y aplauso de la grada. Nadie puede reprocharle prácticamente nada. Lo intenta en infinidad de ocasiones. Ojalá anote pronto, pues a la postre será tan bueno -injustamente- como su cifra de goles diga.

El banquillo

ALBERTO MARTÍN (6). EL NÚMERO 12. Alberto está siendo uno de los jugadores más usados desde el banquillo de toda la categoría. Sin embargo, y quizá no sea para nada culpa suya, sus entradas han coincidido con periodos de desconexión y lentitud en el juego. La creación, sin balón, imposible y el extremeño ha entrado en partidos muy disputados en los que el Granada no era dominador con el cuero. Tiene detalles muy buenos y podría ser de la partida, pero la amplia mayoría de los aficionados suelen confundir cambio con revulsivo, pidiendo de Martín algo que no corresponde a sus características.

Pierre KUNDE (7) ÉXTASIS. El camerunés entró en un escenario infartante pero muy favorable para un jugador como él. Así lo demostró en el descuento, cuando puso a funcionar el motor que lleva en el pecho y cruzó todo el campo para definir a la perfección y hacer el 2-0. Además, participó en dos jugadas en defensa con acierto. Era, según muchas de las previas del encuentro, una opción muy probable para salir de inicio. Él y Espinosa aportan variantes distintas desde un mismo puesto, algo que es positivo para el Granada.

QUINI (S.C.) – Entró en los últimos momentos para dar descanso a Joselu y jugar con el reloj.

José Luis OLTRA (7) Acertó con el cambio de Kunde y salió con las cosas muy claras en ambas partes. Sin embargo el equipo adoleció de mayor ambición en el segundo tiempo, cuando dio un paso hacia atrás evidente y dejó el cuero en control visitante.

Foto: Granada CF | Pepe Villoslada