Advertisements

El Granada deja escapar tres puntos de su estadio en el duelo andaluz de la mañana. El cuadro rojiblanco dio vida a un filial que llegaba como colista. Imprecisiones y una constante desconexión en ataque que no se palió en la segunda mitad. Joselu dio esperanzas, pero el espeso hacer del Granada en ataque fue una losa demasiado pesada. Se extrañó en demasía a Machís

Bonita mañana en Granada, donde el líder –o así llegó a la jornada que arrancó el viernes- recibía al colista de la categoría. El filial sevillista, acompañado por un buen número de aficionados, llegó a la ciudad de la Alhambra con el objetivo de arrancar algún punto del fortín rojiblanco. Si la empresa sevillista era complicada, más lo era evitar la relajación por parte de los de Oltra. El valenciano suplió la ausencia de Machís con el extremo Antonio Puertas, aunque lo hizo cambiando a Pedro de banda. Así, el hueco dejado por el venezolano en el esquema lo ocupó Pedro Sánchez para aprovechar su disparo desde la frontal. El filial de Tevenet sorprendió con su propuesta inicial, alineando un once de “bajitos” con Curro y Pozo liderando al equipo desde el pitido inicial. El descaro de los jóvenes hispalenses inclinó el encuentro para los visitantes ante un Granada al que, futbolísticamente, se le habían pegado las sábanas. Las imprecisiones en defensa y las desconexiones en tareas ofensivas eran una constante en los de Oltra. Cuando, llegados al cuarto de hora, el Granada parecía haber controlado el partido, llegó la jugada de la polémica. Curro controló un balón llovido con maestría y se quitó de encima con enorme estética a Víctor Díaz. Chico fue al balón en largo con fuerza y, según el colegiado, cometió penalti sobre el atacante sevillista. El propio Curro lo materializó disparando a la derecha de Javi Varas mientras el portero se vencía al lado contrario (0-1). Quiso responder pronto el Granada y, aunque su juego no era fluido, aparecieron las ocasiones. Puertas disfrutó de una tras regatear en el área, pero su chut fue desviado a córner. Tampoco tuvo suerte Víctor, que remató con potencia al larguero tras un centro de Pedro. Le replicó Pozo, delantero del Sevilla Atlético. Falló Chico en un balón sencillo y le brindó en bandeja de plata el balón a Pozo, que mandó el balón al larguero. El Granada buscó la senda del empate por las bandas, sobre todo por la de Puertas y Díaz. En el último minuto del primer tiempo, un buen centro del lateral diestro acabó en la ocasión más clara para los rojiblancos. Joselu remató sin marca alguna y se encontró con una buena mano del meta visitante, Soriano. Así, con un resultado tan sorprendente como negativo, se llegó al descanso.

Tras el receso el nerviosismo en el conjunto local era evidente, algo a lo que contribuyó la permisividad del colegiado con algunas pérdidas de tiempo sevillistas. El empuje rojiblanco tuvo su premio con prontitud. En un córner botado corto por Pedro, Joselu se adelantó a la zaga filial y remató lejos de Soriano (1-1). El Granada creció en base al empate, los nervios se disiparon y Oltra decidió poner más leña al fuego con la entrada de Manaj. Sin embargo, la sorpresa silenciaría de nuevo Los Cármenes. Tras un disparo potente de Pedro que detuvo bien Soriano y varios avisos desviados  de los sevillistas, Fede adelantó de nuevo a los visitantes con un remate de cabeza muy preciso (1-2). Con algo más de 20 minutos para reaccionar, el Granada estaba cayendo en su fortín. El conjunto rojiblanco acumuló hombres arriba y Oltra decidió cambiar las tornas con Kunde y Licá, aunque su impacto no fue el deseado. El Sevilla Atlético, al contrario y con el marcador de su parte, dispuso una línea de cinco atrás para defender la ventaja. Ni los balones colgados al área ni los centros por bajo hicieron efecto en un Soriano seguro. Sin ocasiones ni acierto en las pocas que lo parecieron, y con los delanteros envueltos en una constante pugna por balones imposibles, se llegó al 90. El descuento, de cinco minutos, solamente sirvió para alargar el sufrimiento de un equipo incapaz de crear ocasiones claras más allá del balón aéreo. Montoro, como fruto de la impotencia, acabó expulsado por una fea entrada por detrás a un rival. Con esa acción se llegó al final de un partido que el Granada dejó escapar en dos jugadas en las que la relajación defensiva fue evidente. Esta es la categoría de plata. No te puedes dormir, aunque el partido sea por la mañana e invite a ello.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Saunier, Álex Martínez; Montoro, Alberto Martín (Kunde, 80´); Puertas (Manaj, 56´), Pedro, Espinosa (Licá,72´) y Joselu.

Sevilla Atlético: Soriano; Borja, Berrocal, Amo, Matos; Carmona, Fede, Carballo, Curro (Aitor, 81´), Pozo (González, 90´) y Olavide (Yan Eteki, 59).

Goles: 0-1, Curro (p. 18´); 1-1, Joselu (54´); 1-2, Fede (67´)

Árbitro: Díaz de Mera. Amonestó a Borja (34´), Curro (55´), Berrocal (74´), Soriano (76´), Carballo (91´) y Chico (92´). Además expulsó de forma directa a Montoro (95´)

Foto: LaLiga