Advertisements

Las rojiblancas ceden el liderato al caer en Extremadura en un encuentro que dominó por fases. Tanto fue así que, a falta de diez minutos, el Granada vencía por 1-3. El empuje de las locales y una cuestionable actuación arbitral terminaron por doblegar a las granadinistas

Malas noticias desde Extremadura. Y es que el Granada no ha podido conservar el primer puesto y ha caído derrotado en una difícil visita al Extremadura UD Femenino. Las azulgranas son uno de los equipos más rocosos en casa y lejos de esta y recibían al conjunto nazarí con opciones de arrebatarle el puesto. Las chicas del Granada, acostumbradas a jugar con la presión y el cartel de favorito, hicieron un partido muy serio que bien mereció al menos un punto. La polémica estallaría en los últimos compases del choque. Antes, el Granada ya había tenido que remar contracorriente, pues el Extremadura estaba cómodo en su estadio y no tardó en adelantarse con un disparo tremendo de Belén (1-0). La jugadora local puso una falta en la escuadra, lejos de la guardameta rojiblanca. No se desesperó el cuadro visitante, que hizo valer su calidad para arrinconar al equipo extremeño en su campo. A pesar del empuje rojiblanco, las jugadoras del Extremadura se sintieron cómodas defendiendo y se mostraron siempre muy ordenadas atrás. Aguantó la zaga local más de media hora, hasta que Laura anotó el empate cuando el partido parecía destinado a llegar con ventaja local al receso (1-1). Y no sólo llegó el empate, y es que Laura, cuando las protagonistas pensaban ya en el descanso, adelantó al Granada (1-2). En sólo cinco minutos la delantera rojiblanca había dado la vuelta al partido con dos buenas jugadas.

Un cuarto de hora después del pitido que dio inicio a la segunda parte, fue Yael la que avanzó portentosa ante la ineficaz presión del rival y se plantó ante la portera local. No lo dudo y definió con calidad para poner el 1-3. El Granada parecía haber salvado el partido en Extremadura con, además, mucha nota. Sin embargo lo peor estaba por llegar. A falta de diez minutos el cuadro local apretó para, al menos, maquillar el resultado. Andrea aguantó el tipo y sostuvo la victoria de las suyas con una parada de mérito a disparo de Mayo. Belén, la autora del primer tanto, recortó distancias de cabeza en el 83 (2-3). Solo dos minutos después, el árbitro vio falta en un forcejeo totalmente limpio. Ante las protestas de las locales, el colegiado cedió siempre a favor de estas. Para colmo de males, Belén Martínez, auténtica figura del encuentro, anotó su hattrick tras lanzar la cuestionable falta (3-3). El punto, dentro de lo malo, era positivo pues dejaba al Granada aún por encima del Extremadura. Pero el fútbol, injusto en ocasiones, premió a las locales tras una nueva polémica. Esta, más chirriante si cabe. El árbitro decidió pitar falta donde nada hubo y Belén hizo lo que llevaba haciendo toda la mañana para poner el 4-3. En apenas cinco minutos, el Extremadura había remontado en casa al líder y ostentaba el primer puesto de la categoría de forma provisional. Las rojiblancas abandonaron la primera plaza con el agrio sabor de la impotencia, sabiéndose mejores que el rival por momentos y estafadas por un pésimo hacer del árbitro -como la propia cuenta oficial del Granada Femenino dejó claro en Twitter-.

Foto: Granada CF | Pepe Villoslada