Advertisements

El Granada se dejó un punto en Vallecas que parecía amarrado. Dorado sorprendió a todos y consiguió lo que sus compañeros de ataque no habían podido: batir a un magnífico Rui Silva. El portugués sostuvo las opciones del Granada hasta que el empate se esfumó en el 87

Derrota en el barrio por antonomasia del fútbol español. El Granada perdió un punto que parecía firmado cuando se alcanzaban los últimos cinco minutos del encuentro. Oltra decidió apostar por Kunde y dejar a Baena, un ex rayista, en el banquillo. Rui Silva tuvo la difícil papeleta de suplir a Varas, que se perdió el encuentro por motivos personales. Lo demás, lo esperado, con Germán cubriendo la baja de Chico Flores y Joselu jugando como único punta. El Rayo Vallecano mandó en el comienzo del encuentro, contando con mayor posesión y una grada que sabía el rival que tenía en frente. Tras los minutos de tanteo inicial, el conjunto local plantó la primera en cuanto Embarba piso área y la puso al segundo palo. El balón llegó plácidamente a Aguirre, pero el delantero no acertó a definir ante Rui Silva y la estrelló en el lateral de la red. Pocos sobresaltos más tendría durante el primer tiempo el meta luso, que se mostró muy seguro en todos los balones divididos. En uno especialmente, pues lanzándose al suelo evitó que Embarba le afrentara en una posición muy ventajosa para el velocista vallecano. El Granada evitó problemas atrás defendiendo con solidez, aunque estuvo falto de ideas en el mediocentro. De hecho el juego ofensivo se basó en balones directos a la espalda de la zaga local para aprovechar el oportunismo de Joselu y la velocidad de Machís. Pedro buscó sorprender desde el centro del campo a Alberto con un derechazo que buscaba la escuadra. El portero rayista rectificó su posición con rapidez y evitó el tanto de la jornada con una intervención de mucho mérito. La ocasión sirvió para que el cuadro de José Luis Oltra diese un pequeño paso adelante. El partido se hizo tedioso y trabado en la medular, después de que los mediocentros rivales interrumpieran constantemente el juego con faltas. Reiteración por la que Chori Domínguez primero y Montoro después verían la amonestación. Darwin Machís tuvo la segunda del Granada, cuando recibió un balón botando en la frontal y decidió probar el disparo. Desafortunadamente el cuero salió del estadio tras una mala ejecución del venezolano. Aunque la defensa nazarí se mostró muy segura durante el encuentro, Matthieu Saunier erró con el balón y se lo entregó a Embarba. El jugador local estuvo lento y su disparo fue rechazado por la defensa a córner sin mayores consecuencias. Volvió a aparecer Rui Silva para bien de los rojiblancos. Domínguez se encontró en el balcón del área con un balón manso y disparó muy centrado. El portugués la paró en dos tiempos y acabó con el peligro. Poco más ocurrió en una fría e insípida primera parte que dejó sensaciones muy positivas por solidez y compromiso del bloque. Vallecas apretaba, pero el Rayo no encontraba la vía del peligro a pesar de dominar el balón.

Quizá por eso, Michel decidió introducir en el terreno de juego a Javi Guerra en lugar de otro mediocentro por Trejo, que se fue lesionado al túnel de vestuarios. No varió en su inicio demasiado el guión, con el Rayo apretando para adelantarse en el marcador y el Granada centrando sus esfuerzos en evitarlo y salir al contragolpe. Javi Guerra tuvo en sus botas el primer tanto de la tarde, pero entre la defensa y Rui Silva evitaron que entrara un balón muy peligroso que había quedado dividido en un córner. Oltra respondió primero sacando del campo a Espinosa para introducir mordiente arriba con Rey Manaj. Luego lo hizo el Granada, que puso a Alberto en aprietos con un buen lanzamiento de Pedro a balón parado. El partido se rompió y las ocasiones empezaron a caer de uno y otro lado. Primero el Chori Domínguez disfrutó de una ocasión que él mismo creó. Recortó a su par y decidió lanzar flojo a la derecha de Rui Silva. Apareció el portugués con una portentosa estirada abajo. Replicó el Granada con un balón que remató Víctor Díaz y dejó botando en el segundo palo. Cuando ya se cantaba el gol nazarí, Joselu no pudo conectar bien y la mandó alta. El onubense volvió a aparecer para recoger un balón largo que había prolongado Manaj. En un mano a mano algo escorado, el goleador rojiblanco se topó con la acertada intervención de Alberto. En el toma y daca que fue la segunda parte, se agigantó la figura del portero luso. Primero detuvo un fuerte chut de Domínguez y luego volvió a desesperar a la afición con una intervención colosal ante Guerra y Beltrán. No dio opción Rui Silva a los atacantes rayistas que lo intentaron con más corazón que cabeza en los últimos minutos. Cuando el partido encaminaba su final apareció el menos pensado, Chechu Dorado,  para extasiar a los aficionados locales y hacer lo que no parecía posible, batir a Rui Silva. Con la izquierda y desde lejos, el central la puso difícil para el meta rojiblanco (1-0). Oltra sacó a Ramos por Martínez para rescatar el punto perdido, pero no dio tiempo para nada y el Granada perdió en los últimos minutos un punto que habría sido más justo por lo igualado del choque y las ocasiones de las que disfrutó el equipo de Oltra.

Leer  Vuelven Chico Flores, Saunier y Alberto Martín

FICHA TÉCNICA

RAYO VALLECANO: Alberto; Galán, Velázquez, Dorado, Moreno; Trejo (Guerra, 45´), Beltrán, Unai López; Aguirre (Cerro, 64´), Embarba (Amaya, 90´) y Domínguez.

GRANADA CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, Saunier, Álex Martínez (Ramos, 88´); Montoro, Kunde; Pedro, Espinosa (Manaj, 56´), Machís (Baena, 78´) y Joselu.

Gol: 1-0, Dorado (87´)

Colegiado: Varón Aceitón. Amonestó a Domínguez, Montoro, Cerro y Joselu.

Foto: LaLiga