El venezolano fue parte activa del triunfo de su equipo anotando en un encuentro en el que el cuadro rojiblanco desempolvó la formación de dos puntas ante la ausencia de Peña

No fue Charles Darwin, sino Darwin Machís quien actuó como catalizador de la evolución en el juego del Granada. El ’11’ nazarí, totalmente recuperado de sus problemas físicos, volvió a exhibir velocidad, llegada y desborde para guiar a los de Oltra hacia la sexta victoria consecutiva en casa.

Como si uno de los objetos de estudio de ‘El origen de las especies’ se tratase, el extremo venezolano mutó en Primera para convertirse en un jugador esencial para este Granada y aplica lo aprendido en cada encuentro que disputa con la elástica rojiblanca. En esta ocasión lo hizo arropado por un esquema con dos delanteros que permitió a Joselu y Ramos reunirse sobre el césped en su posición natural, lo que generó más espacios para Machís, que sólo tardó dos minutos en probar suerte gracias a una jugada de estrategia, aunque su disparo se topó con un defensor rival.

Tras un remate de Joselu que se marchó desviado a los cuatro minutos, el partido entró en fase de pausa. Tiempo necesario para que Darwin observase, recabase datos y analizase la situación, tiempo para que Darwin encontrase las debilidades únicas del rival y, con ellas, su camino hacia el gol. No tardó mucho, pues en el minuto 26 aprovechó un centro medido de Víctor para entrar sin oposición al segundo palo y mandar la volea a la cruceta para adelantar al Granada.

Con el gol llegaron varias ocasiones que los locales no lograron materializar, por lo que el marcador no se movió nuevamente antes del descanso pese al dominio de los de Oltra. Tras la reanudación, el Valladolid apretó en busca del empate, lo que obligó al Granada a dar un paso atrás y esperar los ataques rivales para poder salir al contragolpe.

El ímpetu de los visitantes implicó retrasar las líneas unos metros, algo que no pareció entender un Joselu desgastado en presiones absurdas derivadas de no atinar en la lectura del momento del juego y lo que éste requería, por más que recriminase a sus compañeros con gestos para que le acompañasen. Fútil esfuerzo de cara a la galería en pleno asedio rival cuando el equipo necesitaba aire.

Los constantes ataques del Valladolid no fraguaron, lo que pareció despertar al Ganada, que aprovechó que el rival estaba volcado en la ofensiva para salir al contraataque. Agra le cedió el balón a Ramos, que se acercaba a la frontal. El colombiano, que detuvo su carrera porque el pase le quedó demasiado atrás, volvió a encontrar al portugués y le dejó en un mano a mano con Masip. Sin embargo, la incorporación invernal prefirió controlar a disparar de primeras y el guardameta pucelano resolvió achicando en el momento exacto.

Poco más dio de sí un partido que ayudó a confirmar la importancia de Machís en el equipo, que se activó cuando apareció y languideció en los peores minutos del extremo. Darwin probó que la evolución es real, aunque aún se sufre a la hora de cerrar los encuentros. Ahora la prioridad pasa a ser trasladar esta mejoría a los partidos lejos de casa y seguir sumando victorias en Los Cármenes, que ya ha visto en seis ocasiones consecutivas cómo su equipo suma de tres en tres.

Ficha técnica:

Granada: Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Germán, Álex Martínez; Montoro (Baena 35′), Kunde; Pedro (Agra 64′), Machís, Joselu y Adrián Ramos (Alberto Martín 81′).

Valladolid: Masip; Antoñito, Deivid (Olivas 11′), Calero, Moyano; Anuar, Luismi; Hervías (Ontiveros 59′), Óscar Plano (Martínez 71), Gianniotas y Mata.

Goles: 1-0 Machís (26′)

Árbitro: Gorostegui Fernández Ortega. Amonestó a Montoro (29′), Germán (68′), Baena (70′) y Agra (87′) por parte del Granada y Luismi (45′), Calero (57′), Martínez (72′) y Anuar (88′) en el Valladolid.

Incidencias: Partido correspondiente a la 26ª jornada de La Liga 1|2|3, que enfrentó a Granada y Valladolid ante 9.072 espectadores.

Foto: La Liga

 

Share This