Morilla habló ante la prensa tras el partido contra la Cultural, en la que el Granada CF volvió a dejarse dos puntos en su lucha por asaltar los playoffs de ascenso. La expulsión de Víctor Díaz fue, según Morilla, injusta y la clave en la reaparición de la ansiedad en los suyos. 

El entrenador del Granada analizó el empate ante la Cultural Leonesa con cara de circunstancias, aún no repuesto del todo del varapalo que los rojiblancos se llevaron en casa al pasar de un 3 a 1 al empate a tres tantos con el que se decretó el final del partido. A pesar del empeño del técnico en quedarse con lo positivo, confesó sentirse jodido por los dos puntos perdidos y por cómo llegaron a esfumarse. La jugada clave en el devenir del partido no fue otra que la trifulca de Víctor Díaz con Iban Salvador. El lateral derecho acabó siendo expulsado con tarjeta roja directa cuando el Granada mandaba en el marcador (3-1) y restaban “sólo” diez minutos. Diez minutos que parecieron 45 y en los que la Cultural pudo empatar y hasta remontar gracias a un penalti que Yeray mandó por encima del larguero. “Hasta los diez últimos minutos hemos hecho un gran partido, no de ir 3-1 sino de más. Mis futbolistas han hecho muy bien todo lo que se les ha pedido” empezó diciendo el sevillano, que rápidamente entró a valorar esos últimos minutos. “Ha aparecido esa ansiedad que ha podido provocar el penalti en un pase que no leemos bien y luego los dos centros. Ahí ya nos han cogido con uno menos. De mil veces que se dan esas circunstancias te empatan una y hoy nos han empatado” decía Morilla. No tardó en ser cuestionado por su capacidad para sacar esta situación adelante. “Mi cuerpo técnico y yo nos sentimos muy fuertes. Hemos hecho muchísimas cosas para ganar este partido y sería injusto quedarnos sólo con los dos goles en los últimos minutos. Creo que la afición estaba contenta con la actitud del equipo hasta el 80″ declaró. No obvió la polémica arbitral y la encaró sin titubear. “La expulsión me ha parecido muy injusta. Iban Salvador llevaba todo el partido entrando en la provocación, jugando a eso hasta que nos han expulsado a un jugador nuestro. Es muy injusto” analizó el entrenador.

“Creo que aún quedan partidos para entrar en el playoff y vamos a ir a Huesca con todo. Jugando como lo hemos hecho hoy, vamos a estar cerca de ganar” sentenció con optimismo Morilla. Al ser preguntado por el sentir del vestuario tras el empate, el sevillano aceptó con naturalidad que están muy jodidos. “Lo estamos porque hemos hecho muchas cosas bien para ganar, como quitar el balón a uno de los tres equipos que más acumula la posesión. En la primera parte han tenido unos minutos de tener el balón ellos, pero creo que han sido dieciséis tiros nuestros por tres de ellos, que han sido los goles. Los jugadores saben el esfuerzo que han hecho y, la palabra no es justicia porque el fútbol es como es, pero más no se puede hacer para ganar” defendió el técnico antes de asumir que un partido así no se te puede ir, pero que estaban con uno menos. “Mañana a entrenar de nuevo y con la cabeza alta. Prepararemos el partido de Huesca. Como ya he dicho, jugando así todos los rivales van a tener muy complicado ganarnos”.

“En los últimos cinco minutos no hemos sabido sobreponernos a estar con uno menos y nos han hecho demasiado daño. Hay mucho positivo, pero si queremos quedarnos con los últimos minutos… Está claro que por cansancio, ellos han hecho esas ocasiones. Pero hay que quedarse con los jugadores, que hoy han estado muy comprometidos y están muy jodidos porque hemos sido merecedores del partido y nos vamos a nuestra casa con un punto que no es justo” dijo Morilla cuando se le pidió un comentario autocritico. “Hay que trabajar el estar con uno menos y superar esas situaciones de ansiedad y urgencia que tenemos” aceptó, aunque remató con ironía diciendo que no habían podido ensayar el estar con uno menos los últimos diez minutos del partido por una expulsión injusta cuando eran merecedores de la victoria.

Machís y Adrián han hecho muy buen partido. Darwin ha tenido presencia en campo contrario, nos ha dado profundidad, ha presionado cuando no teníamos el balón, ha generado segundas jugadas… Aunque es verdad que no ha estado tan fino como suele estar en otros partidos. Pero han hecho un buen partido todos, no solo ellos. Si se quiere escuchar que los jugadores no han hecho buen partido, yo no lo voy a decir porque no es verdad” comentó sobre sus pupilos el sevillano. La afición, más de 11.500 hoy en Los Cármenes, había sido requerida por el club para sumar en esta recta final con promoción en taquilla incluida. El entrenador del Granada CF confesó que la afición es la que manda y ha afectado el haber acabado empatando en referencia a los pitos que, compartidos por árbitro y el equipo local, sonaron al abandonar estos el verde. “Durante los 80 minutos han estado animando y han ovacionado a los jugadores que se iban sustituidos. Pero al final queda el matiz de esos diez minutos. Hemos sido muy merecedores de ganar y la actitud de la afición ha sido muy buena, estando con el equipo. Al final la afición estará descontenta porque ellos también creen que merecíamos haber ganado el partido” declaró Morilla. “Hemos entrado en el vestuario y hemos dado la enhorabuena a los jugadores por la actitud. Las circunstancias de este partido a lo mejor no se dan hasta dentro de dos años, porque es complicadísimo que se den. Así que nada, a trabajar, a animarnos nosotros y a instar a la afición a que sigan con el equipo” pronunció el sevillano al respecto. Antes de abandonar la sala de prensa, el sevillano intentó explicar lo ocurrido al final. “Se está obviando que se nos expulsó a un jugador nuestro y luego, sí es verdad, que no hemos estado acertados al defendernos en esa situación. No lo hemos sabido manejar y nos ha podido la ansiedad hasta que nos han metido gol”.

Foto: Granada CF | P.V.

Share This