El camerunés protagonizó una bonita historia que comenzó por un susto y terminó con un chaval entusiasmado. Durante el calentamiento, Pierre Kunde mandó desviado el esférico hacía la grada donde impactó junto a una familia con pequeños. El balón fue el regalo del mejor del encuentro frente a la Cultural Leonesa

Todos los granadinistas no se fueron a la cama bajo una aterradora y humillante pesadilla tras el incrédulo resultado que registraba el electrónico del Nuevo Los Cármenes; porque hubo alguien que se marchó muy contento con un increíble regalo en los brazos, bajo el júbilo de sus familiares. No habían aparecido los Reyes Magos en abril, simplemente fue un bonito detalle de Pierre Kunde con seguidores del Fondo Sur durante el calentamiento previo.

Mientras trascurrían los minutos preliminares al desastroso choque frente a la Cultural Leonesa, el camerunés, que estuvo soberbio, generó un tremendo latigazo a portería que se marchó por encima del larguero y golpeó en la parte baja del Fondo Sur, junto a la grada de animación, donde se encontraban estos aficionados. El esférico arremetió a mínima distancia de los asientos afectados, donde estaba sentado un chaval de corta edad que terminó asustado y protegido por sus familiares tras el potente disparo. El mediocentro africano no se quedó ajeno a lo sucedido en la grada y transmitió gestos de disculpa con los seguidores granadinistas.

Finalmente, el “doce” granadinista solicitó la atención de los hinchas del Fondo Sur y envió un nuevo balón, esta vez la pelota iba lenta y tranquila sin ningún tipo de riesgo; el pivote nazarí hizo una señal para hacer ver que ese objeto tenía nombre y apellidos, le pertenecía al chico asustado que esbozó la mejor de las sonrisas tras semejante detalle. El fondo más pasional y colorido se percató de lo acontecido y levantó la primera ovación de la tarde en favor de Pierre Kunde. Un hecho que se repitió en varios tramos del partido donde la joya africana ponía en píe el Nuevo Los Cármenes en cada galopada y tanto anotado. Todos los héroes no llevan capa.

Pierre Malong Kunde fue aclamado y vitoreado durante los momentos preparatorios del duelo, en el propio partido con la afición rendida a sus pies y en los instantes posteriores al choque. Un centenar de aficionados esperó a los jugadores a la salida del templo nazarí al grito de “Kunde, Kunde” y “queremos once Kundes” mientras se escuchaban contundentes críticas sobre el resto de futbolistas rojiblancos, que volvían a sus coches cabizbajos tras el tremendo varapalo.

Foto: La Liga

Share This