El club rojiblanco alegará la expulsión de Víctor Díaz, al que aún no se ha confirmado la duración de la sanción. El lateral vio la cartulina roja a falta de diez minutos y supuso un antes y después en el devenir de un encuentro que echó sal en las heridas de los de Morilla

Es injusta. Fue provocado durante todo el encuentro” dijo Morilla en repetidas ocasiones en la sala de prensa, cuando el decepcionante empate ante la Cultural Leonesa estaba aún reciente. En caliente y “jodido” por las tablas, Morilla habló a título individual de lo que consideró una acción determinante e injusta para con los suyos. Y es que, con 3-1 en el marcador, Víctor Díaz se enganchó con Iban Salvador -al que ya se le conocen ciertas artes para desquiciar a sus marcadores-  y vio la roja por una supuesta agresión. Parece que la institución también coincide con el sevillano y considera recurrible la expulsión, a la que aún no se conoce con exactitud la duración. Recordemos que al venezolano Darwin Machís, en una jugada parecida sin balón de por medio, se le sancionó con cuatro encuentros. Ahora el club, como ya hiciera tras el desencuentro en Oviedo, alegará por Víctor Díaz, esperando que la sanción se minimice todo lo posible. La baja del lateral, un puntal para Oltra y ahora también para Morilla, sería una dificultad añadida en un encuentro altamente complicado como es el de Huesca. Peor, y un escenario totalmente real, sería el alargue de su baja en partidos como el del Rayo Vallecano en casa o el viaje a Almería. Por ello, el club ya se ha puesto manos a la obra para alegar ante el comité de competición.

Su alternativa es Quini, jugador en el que confió Morilla en sus primeros encuentros al mando del primer plantel. El cordobés ha jugado un total de 12 partidos en liga, aunque solamente dos desde el inicio. Aunque Morilla no tendría problema en alinear a Quini, desde el club se buscará que Víctor esté disponible lo más pronto posible.

FOTO: LaLiga

Share This