El futbolista gaditano recala en el Granada tras tener ofertas de otros equipos importantes de Segunda División como el Cádiz o el Zaragoza. Su descaro y electricidad, sus principales armas para triunfar en Los Cármenes

La planificación de cara a la próxima temporada del Granada ya ha empezado a dar sus frutos con la llegada del extremo Álvaro Vadillo, de 23 años, que pese a su corta edad, tiene una amplia trayectoria en el fútbol español. Se formó en las categorías inferiores del Cádiz y del Betis, y de la mano de Pepe Mel, debutó en Primera División a los 16 años y 11 meses, convirtiéndose en el fútbolista más joven en hacerlo con la camiseta verdiblanca. Su descaro y desequilibrio por banda izquierda, hacen de él un jugador muy significativo, y un peligro para las defensas rivales. En el Betis lo demostró durante nueve campañas. Además, el nuevo extremo rojiblanco también ha sido internacional en varias categorías inferiores de la selección española, como la Sub-21, donde llegó a formar parte de la convocatoria para la Eurocopa disputada en 2013 en Israel.

Como se ha comentado anteriormente, debutó en Primera a sus 16 años, y precisamente fue en un Granada – Real Betis, de la segunda jornada de la temporada 2010-11, es decir, la del retorno a la élite del conjunto granadino. Sin embargo, sólo jugó cuatro partidos más porque tuvo la mala fortuna de lesionarse de los ligamentos de su rodilla derecha en el Santiago Bernabéu, cuando pugnaba con un balón con Sergio Ramos. No volvería a jugar hasta la temporada siguiente, intercalándose entre el filial y el primer equipo del Betis. Disputó 13 partidos de Liga, dando dos asistencias, una ante el FC Barcelona, y otra en Los Cármenes, en el famoso 1-5. Su progresión en el Betis fue en aumento, disputando en total 41 partidos en la máxima categoría del fútbol español y asistiendo en cuatro ocasiones. Algunos medios lo relacionaron incluso con la posibilidad de que el Real Madrid o el FC Barcelona lo ficharan para su cantera, pero la falta de oportunidades en su última temporada, le obligó a buscar una salida a un equipo menor. El Huesca se interesó por él donde ha permanecido las dos últimas campañas. 

Con el conjunto azulgrana ha disputado 59 partidos en Segunda División, marcando siete goles y dando nueve asistencias, aunque la mayoría de estos números se produjeron en la temporada 2016-17, porque en la pasada no tuvo tanta presencia en el equipo dirigido por Rubí, que consiguió el ascenso a Primera División. Ahora en el Granada, sin la presencia de Machís o Pedro, tiene todas las opciones de convertirse en el dueño de la banda izquierda y demostrar sus habilidades con el balón. Rápido, con carácter, con potencia y con una zurda exquisita. Así es Álvaro Vadillo, un extremo que está dispuesto a volver a triunfar.

Share This