vs madrid

Un gol del francés al comienzo del encuentro acaba con un Granada, tímido en la primera parte y ambicioso en la segunda, que pudo empatar si Estrada Fernández hubiese visto el penalti de Casemiro a Buonanotte

Y volvió la Liga a Los Cármenes. De la misma manera en que vuelven los grandes momentos. Con un Granada – Real Madrid de los que suelen oler a grandes gestas. Al menos con la ilusión en que suelen salir de inicio los locales. Con precedentes y sin ellos, al Granada le sobraron las ganas tras vencer a Osasuna en Pamplona. Y Ancelotti sin Bale y con Casillas en el banquillo dispuesto a no repetir la última derrota merengue en Granada.

Con el balón en juego se notó rápidamente que el Madrid no vino de paseo. La inclusión de Di Maria en banda derecha visitante hizo que Brayan perdiese a menudo su cobertura y las ocasiones del Real Madrid no tardaron en llegar. Y ya en el minuto diez cayó el primero tras una indecisión en defensa de los rojiblancos, Benzema remató a placer un pase de Cristiano dentro del área.

Primero Benzema, luego Sergio Ramos en balones en largo y siempre con peligro. Los primeros minutos fueron puro sufrimiento de los de Alcaraz que no sabían por donde les venían las ocasiones. Aunque con poco el Granada también tuvo sus oportunidades. Nyom en un despeje se la puso sin querer a El Arabi que perdonó el empate en el 17.

Bien por el gol de ventaja o porque el conjunto granadino se colocó mejor sobre el césped, el ritmo del encuentro bajó permitiendo calmar los ánimos y que sobre todo Iturra se hiciese cierto jefe de la medular permitiendo equilibrar las fuerzas. Lo que se tradujo en un partido soso al término de los cuarenta y cinco minutos.

Fue entonces cuando Alcaraz movió el banquillo y dio entrada a Riki en lugar de un desafortunado El Arabi que no había cuajado sus mejores minutos de rojiblanco. Con el ex del Dépor se buscó más la presión por alto y Piti se turnó para hacer también de ariete. Pero el Real Madrid es demasiado equipo y Roberto lo supo cuando en el 52 evitó el tanto de cabeza de Isco. Para ese momento el Granada estaba mejorando mucho su juego.

Con todas las de perder, los hombres de Lucas confiaron su suerte al contragolpe. Y Ancelotti decidió cubrirse las espaldas con un mediocentro de contención como Casemiro. Casi dando por cerrado el encuentro sin necesidad de demasiados alardes. Así el Granada se vino arriba y buscó las espaldas de la pareja de centrales Pepe – Sergio Ramos.

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

El guion exigió jugones rojiblancos y fue Alcaraz el que dio la oportunidad a Fran Rico y Buonanotte para intentar el empate. Al tiempo que Cristiano en el 76 casi pudo sentenciar el encuentro pero se encontró con unas buenas manos de Roberto que blocaron el disparo a bocajarro.

Hasta que llegó la polémica. Una gran jugada de Diego Buonanotte en la que se fue de todos, acabó con un claro penalti por parte de Casemiro que el colegiado no quiso ver. Echándose al público encima a cinco minutos del final. Lo que también enchufó a los rojiblancos que con destellos pusieron en aprietos la meta de Diego López. Eso sí, dejando desguarnecida la zaga a lo que Cristiano Ronaldo no pudo aprovechar para hacer su gol. Que seguirá pensando que Granada no es su paraíso a pesar de que la victoria fue, ésta vez sí, para su equipo.

Ficha técnica:

Granada [0]: Roberto, Nyom, Mainz, Diakhaté, Brayan Angulo, Yebda (Fran Rico 69’), Iturra, Piti, Dani Benítez (Buonanotte 75’), Brahimi y El Arabi (Riki 45’)

Real Madrid [1]: Diego López, Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo (Nacho 61’), Modric, Özil (Casemiro 65’), Isco, Di María (Carvajal 88′), Cristiano y Benzema

Goles: 0-1 Benzema (10’)

Árbitro: Estrada Fernández (c. catalán) amonestó con amarilla a Pepe (35’), Marcelo (38’), Piti (54’), Iturra (78’) y Buonanotte (85′).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del campeonato nacional de Liga en Primera división (Liga BBVA). Visita del Real Madrid a Granada con el debut de Ancelotti fuera de casa y en partido oficial para los merengues. Casi 20.000 espectadores.