9486994942 d93b3d925f c

El Granada CF realizó un buen partido que no evitó la victoria del Real Madrid

No se pueden poner pegas al partido de los de Lucas Alcaraz. La diferencia entre el Granada y el Real Madrid es abismal, y sólo en grandes noches con acciones muy puntuales –como que un Balón de Oro anote en propia meta- se puede lograr algo positivo para el pequeño. Ayer no fue así, pero el equipo se ganó una merecida ovación de Los Cármenes, que registró una entrada notable, lejos de la asistencia de la pasada campaña, pero que será de las mejores que veamos esta temporada.

Sin embargo el inicio no fue ni el deseado ni el esperado por parte de nadie. Los de Ancelotti tenían un claro dominio de la posesión basculando de un lado para otro con Di María e Isco como principales protagonistas. El Granada era muy frágil, y tras un primer aviso, Benzemá anotaría el primer gol en el minuto diez en un gran pase de Di María a la espalda de la zaga rojiblanca. Mainz evitó el fuera de juego de Cristiano, que la dejó en bandeja para el francés.

El Madrid siguió constante en sus intenciones y pudo hacer el segundo, pero a partir del minuto veinte el Granada logró despertar y consiguió acercarse provocando saques de esquina. La afición se crecía y el Madrid se limitó a provocar el peligro que atesora de forma natural en las botas de sus grandes futbolistas. Algo que no debería ser suficiente.

▷ Leer  El KF Teuta-Granada CF gratis y en abierto en GOL

La segunda parte siguió el mismo guión. La entrada de Riki por El Arabi dotó de una mayor movilidad y ganas a la delantera del equipo nazarí, que por momentos se hizo dueño del partido. Tras ese buen arranque, el Madrid volvió a dormir el partido y conformarse con el 0-1, un resultado que daba alas a los locales, que con las entradas de un Fran Rico acertado y un Buonanotte eléctrico y participativo tuvo el partido donde quería.

Los últimos minutos fueron sufridos para el Madrid más italiano. Un centro peligroso de Piti que sacó Pepe –buen partido de la zaga madridista- y un más que posible penalti de Casemiro a Buonanotte –el argentino gana la posición y el madridista le traba al detenerse el primero- provocaron que el Granada se marchara enfadado con el árbitro Estrada Fernández y consciente de que pudo empatar y probablemente lo mereció.

Para los de Alcaraz el partido solo deja notas positivas. Iturra y Yebda se afianzan, Fran Rico vuelve a ser uno más y Buonanotte tiene más ganas que nunca. Pero el mejor del Granada fue Brahimi. El argelino volvió loco a los madridistas y estuvo más incisivo de lo habitual la temporada pasada, más proclive a buscar la portería y habilitar a los compañeros.

La victoria de la primera jornada lograba que se llegara a este partido difícil sin presión, y aunque la derrota entraba en lo esperado, la afición tiene motivos para estar contenta. Ahora, el Granada vuelve a su Liga con la visita a Vigo, en la que no bastará una derrota con sensaciones positivas.