entrena

El zaguero nazarí forma parte de un entrenamiento relajado tras la victoria en Pamplona

 Los jugadores saltaban al campo relajados y con sonrisas tras los flamantes tres puntos obtenidos en el Sadar en el día de ayer. Con la ausencia de Piti, que ha estado presenciando el partido del Rayo en Vallecas con permiso del club, la plantilla al completo saltaba al césped para recibir una pequeña charla de Lucas Alcaraz. Entre estos jugadores se encontraban los titulares del partido de ayer, que sin ponerse las botas si quiera, ayudaron a desplazar una portería al medio del campo y posteriormente se retiraron al gimnasio.

El resto de futbolistas realizaron carrera contínua y ejercicios con balón alternados con circuitos físicos. Todo a un nivel de tensión bajo. A continuación, Alcaraz organizó unos partidillos de posesión y tres porterías que fueron disfrutados por los futbolistas, en especial por Diego Buonanotte, muy activo. Unos ejercicios de disparos a portería, con Roberto ya en vestuarios y Karnezis y Dimitrievski encargados de parar los disparos de Fatau, Riki y compañía precedieron a un partido en dimensiones reducidas muy igualado. El brasileño Siqueira se ejercitó con total normalidad, como uno más, y Mainz alternó ejercicios en solitario con otros junto al resto del grupo, sin mostrar señales de molestias graves aunque posteriormente reconoció que espera llegar al encuentro frente al Real Madrid.

Resultó llamativa la gran afluencia de público al entrenamiento tras la primera victoria en el primer partido de la temporada. Asimismo, un grupo de diez miembros de la Sección Kolokón hizo acto de presencia realizando constantes cánticos a los futbolistas más destacados del encuentro de ayer, así como a Guilherme Siqueira, a quién pidieron que permaneciera en el equipo.

▷ Leer  Granada 2 - 0 Ibiza: los nazaríes mantienen su poderío en casa ante el colista de Segunda