Tal día como hoy… «El Granada ficha a Mikel Rico», GranadaCFWeb
Se cumplen tres años del fichaje del mediocentro vasco por el Granada

Mikel Rico ha fichado por el Granada o el Granada ficha a Mikel Rico. Así rezaban el 31 de agosto de 2010, hace tres años, los principales diarios deportivos y locales sobre la última adquisición del conjunto rojiblanco. Un tal Mikel Rico bastante desconocido en el panorama nacional y granadino y que sin embargo en poco tiempo iba a hacer las delicias de gran parte de la hinchada, si no de toda y que se iba a ganar el respeto de los rivales.

La operación que se cerró sobre la bocina del mercado de fichajes de verano, supuso mucho revuelo en la ciudad granadina. El centrocampista vizcaíno que entonces tenía 25 años llegaba sin que muchos tuviesen claro cuál sería su posición inicial en el once de Fabri. Desde Huesca, equipo que le vendió, llegaban buenas referencias por parte de sus aficionados. Algunos de ellos se atrevían a decir que «fue de los mejores jugadores del año pasado en el Huesca, si no llega a ser por él… estaríamos en 2ªB». Pero en Granada las dudas llegaban sobre todo por lo ‘caro’ de su traspaso. 600.000 euros y cuatro años de contrato para un jugador semidesconocido y que llegaba a un club recién ascendido de la Liga Adelante. Muchas dudas, demasiadas.

La Liga ya había empezado y el Granada por entonces alineaba en su once a Kitoko y Abel Gómez en la medular, pero rápidamente Mikel Rico se hizo con el puesto. No cejó en su titularidad y Fabri lo convirtió en indispensable hasta el punto de ser uno de los héroes y claves del ascenso a Primera división. Dejando atrás cualquier atisbo de duda sobre el jugador o su posición, algunos decían de él que era mediapunta nato o que jugaba de lateral derecho, y aunque pudo desempeñar ambas funciones, Mikel Rico, el vasco, enamoró a la grada de Los Cármenes desde el medio del campo.

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

El resto es una historia sabida por España entera. Con el Granada en Primera no hubo dudas de la calidad del futbolista. Todos los rivales quedaron impresionados del despliegue físico del jugador y de la calidad de los pases que salían de sus botas. Así se cruzó en su camino su amado Athletic Club. El equipo con el que Mikel había soñado de pequeño y al que tanto le había costado llegar. Se cruzó y no dudó en marcharse allí este mismo verano. Convirtiendo en chollo aquellos 600.000 euros pagados en su día tras irse por más de dos millones de euros. Ahora su presente está en Bilbao pero Granada y Mikel no olvidarán aquel día 31 de agosto de 2010. El día en que el catorce calvo rojiblanco llegó para poner Granada en Primera y no bajarla mientras de él dependiera.