5580236w

El catalán se ha asentado en el Espanyol convirtiéndose en el capitán del equipo

Si bien la principal característica del Espanyol es la solidez del bloque, es justo destacar un jugador por encima de los demás: Sergio García. El ex del FC Barcelona cumple su tercera temporada en el RCD Espanyol y lo hace como capitán del equipo y principal estrella.

Quién haya seguido de cerca la carrera de este futbolista podría pensar que se trata de un jugador algo inestable por su carácter y su cabeza, en especial en sus primeras temporadas. Sin embargo, la madurez lo ha convertido en un excelente futbolista. Sergio García, quien ha sido probado en distintas posiciones de ataque durante toda su trayectoria dada su movilidad en el frente, está siendo empleado como delantero centro en el esquema de Javier Aguirre. No obstante, el “9” y capitán se mantiene alejado de ser el típico delantero centro para ser mucho más que eso.

Goleador irregular, no son los goles la principal virtud de la que bebe el Espanyol. Su inteligencia, visión y calidad, unidas a la pillería que aprovecha para transformar goles, lo convierten en la insignia del equipo. Protegido por una línea de tres mediapuntas a la que se le exige trabajo (véase el sacrificio de Stuani, más delantero centro que Sergio García), el jugador posee total libertad para dar rienda suelta a su calidad y lucidez. Un peligro para los centrales por resultar imprevisible para sus marcas.

▷ Leer  El Granada deja atrás los fantasmas y rompe la mala racha fuera de casa tras ganar al Villarreal B (0-2)

Controlar a Sergio García pasa a ser, por tanto, tarea tanto de los centrocampistas como de los centrales: el catalán buscará recibir en posiciones más retrasadas de lo habitual para un delantero centro e intentar encarar a los centrales con espacio o buscar un pase letal para los veloces futbolistas que posee el Espanyol en ataque –Simao, Pizzi, Stuani, Thievy o Lanzarote-.

Visitará el domingo Los Cármenes, por tanto, un jugador hecho a la Primera División, que por fin se siente importante en un equipo. Crecido y maduro, todo un veterano lejos del descarado joven que brilló en su primera campaña como levantinista, Sergio García es el mayor peligro de este Espanyol que lo apuesta todo por la fuerza del grupo unida a las pinceladas de calidad de su delantero y capitán.