Javi-Guerra-Valladolid-REUTERS-Vincent-West

Javi Guerra sostiene al Valladolid tras jugar en el Motril y en el Granada 74

Nacido hace treinta y un años en Vélez-Málaga, Javi Guerra es un futbolista con un recorrido muy amplio en las diversas categorías del fútbol español. Un jugador que apuntaba alto y estuvo cerca de perderse, pero que esta temporada ha resucitado. Su carrera ya comenzó en tierras granadinas al empezar en 2002 a jugar de forma profesional en el Motril en Segunda B. De ahí pasaría al Cádiz, donde no cuajaría y a mitad de temporada fue cedido al Varzim portugués, donde tampoco destacó. Sin embargo, con 22 años, le brindaron la oportunidad en el filial del Valencia CF.

Con el filial ché, Javi Guerra comenzaría a despuntar haciendo cuarenta y cinco goles en sesenta y cinco partidos. Llegó a debutar en Primera División en la 2006/07 pero a final de temporada saldría cedido al Granada 74, donde se encontraría con el actual presidente del Granada CF, Quique Pina, trabajando en la dirección deportiva. En el Granada 74 que disputaba sus encuentros en Motril, nunca se haría con un puesto fijo en la delantera y pese a sus ocho goles, siempre se dudó de su olfato goleador. El descenso en esa campaña no le llegaría solo; al siguiente curso repetiría la experiencia con el Alavés, cedido por el Mallorca.

En la 2009/2010, Javi Guerra volvería a Valencia para enrolarse como cedido por los baleares en el Levante. Allí volvería a disfrutar del fútbol. Doce goles y un ascenso a Primera División que le hicieron desear el regreso al club, pero finalmente sería el Valladolid el que llegaría a un acuerdo con el Mallorca por 300.000 euros. Así pues, el delantero jamás llegó a competir con la camiseta rojilla del club balear.

▷ Leer  González Fuertes arbitrará el Granada-Sevilla

Guerra fue haciendo poco a poco de Pucela su casa y tras dos campañas en Segunda División volvería a ser partícipe de un ascenso a Primera, esta vez para disfrutara de ella. Veinticuatro goles en Liga y cinco en los play-offs en la primera temporada no acabaron en el ascenso, pero los diecisiete en Liga y tres en la promoción de la segunda campaña sí que lo lograron. El Valladolid ascendía a Primera División con Javi Guerra como estandarte.
Pese a la buena campaña del Valladolid, Javi Guerra no cumpliría con las expectativas. Ocho goles no fueron suficientes ni para la afición ni para el entrenador. Un debut nervioso en la máxima categoría del fútbol español lastró al jugador, que vio cómo Manucho le arrebataba protagonismo. La falta de movilidad y la poca fortuna de cara a puerta le privó de disputar minutos.

Sin embargo, la 2013/14 ha sido un volver a empezar. Y cómo se repite a lo largo de su carrera, Guerra se levanta para volver más fuerte. Once goles son los acumulados a falta de un partido para finalizar la primera vuelta para un futbolista que asegura pelea en la punta del ataque. Su capacidad para fijar a los centrales y generar espacios a su espalda resulta más que interesante para Juan Ignacio Martínez, y su habilidad para controlar y disparar en el área así como para rematar de cabeza han solventado bastantes dificultades para los pucelanos en lo que va de temporada, más difícil que la anterior para el club.

El Granada se enfrenta al mejor Javi Guerra. Pararlo a él implica frenar la mayor parte de las opciones del Valladolid.