1396882827 437146 1397334623 noticia grande

El FC Barcelona se deja la liga en el Nuevo Los Cármenes de Granada y evidencia su pésimo estado de forma y de convencimiento en sus posibilidades. Pese a que los azulgranas dominaron el encuentro y fueron dueños y señores del balón, las ocasiones más claras fueron para el Granada que con un gol de Brahimi y las paradas de Karnezis no permitió a los del Tata sacar nada del fortín nazarí.

En ocasiones, el fútbol tiene milagros. Momentos puntuales en los que el grande hinca la rodilla ante el pequeño, que con bravura y sufrimiento logra hacer realidad su sueño. A los pies de la Alhambra, la magia del fútbol bajó para una afición granadinista que tras la goleada sufrida en Málaga veía muy de cerca el abismo. Ahora todo cambia. El Arabi, Karnezis, Brahimi y Nyom colocan al Granada en el Olimpo.

No obstante, para que esto sucediera, es preciso señalar unas razones: el lamentable estado de forma y de ánimo del FC Barcelona. Jugadores que no creen en sí mismos ni en el sistema y un Tata Martino incapaz de tomar decisiones para cambiar el devenir del encuentro. La pareja de centrales Mascherano-Busquets, unida al mal juego de pies de Pinto, eran una perita en dulce para Youssef El Arabi y su incansable trabajo. Volvía Pedro al once por los culés y Karnezis sustituía a Roberto por lesión en la portería local.

Messi no parecía despertar tampoco en Granada y eran Neymar y Pedro los más incisivos en el ataque blaugrana. El Granada cerraba filas y se preparaba para salir al contragolpe con El Arabi y Brahimi. Sin embargo, los de Lucas Alcaraz asestaban al cuarto de hora un golpe mortal. Un balón recuperado en campo rival por el Granada se convertía en una asistencia de lujo de Fran Rico que posibilitaba a Brahimi batir a Pinto tras ganar la posición a Sergio Busquets.

Ante el cerrojo de los rojiblancos, el Barça comenzaba a intentar la remontada a través de centros laterales. Messi primero y Neymar después sembraban el miedo en una hinchada local que empezaba a pedir la hora pasados veinte minutos. El guión era inmejorable. Pero el Granada seguía vivo y en otra jugada aislada de El Arabi pudo llegar un posible penalti de Mascherano que el colegiado no consideró. Incapaz de atravesar el joven muro formado por Ilori y Murillo, volvían a intentar los culés con disparos de media distancia firmados por Iniesta, Fábregas o Neymar, siendo el último el que probó a Karnezis.

En el 36’, el Granada volvería a gozar de una gran ocasión. Piti obligaba a intervenir a Pinto, y su rechace llegaba a Recio y posteriormente a El Arabi –ya en fuera de juego-, siendo ambos futbolistas incapaces de vencer al guardameta suplente de Víctor Valdés. Perdonaba una ventaja de dos goles el Granada. Antes del descanso, Neymar protagonizaba una clara exageración ante un ‘hombrazo’ de Iturra en el pecho del brasileño.

En la segunda parte no habría sorpresas en el guión pero sí en la continuación. El Granada permanecía encerrado pero con el aguijón listo para el ataque y el FC Barcelona acorralaba con un Messi que intentaba despertar bostezando pero sin rugir. Los cambios de juego de banda derecha a banda izquierda y viceversa no se producían con la suficiente agilidad como para sorprender a unos locales cómodos en su sufrimiento. En el 54’, Karnezis hacía el primero de sus milagros al detener con una mano una volea de Fábregas desde dentro del área. Pocos minutos después y con una ocasión de Neymar entre ambas paradas, desviaba con lo justo un lanzamiento de falta perfecto de Leo Messi.

Alcaraz movía el banquillo y sorprendía al sustituir a Brahimi, autor del primer gol, para el debutante en Primera División Christian Bravo, chileno. El Barça, con el Tata desde el banquillo a la cabeza, comenzaba a desesperarse y Jordi Alba entraba por Adriano. La lesión de Piti provocaba la entrada del central Coeff, que tendría un gran desempeño como jugador de banda derecha frenando las internadas del lateral catalán. Nyom controlaba a Neymar y la falta de puntería y de ocasiones claras condenaba al FC Barcelona a como mínimo el empate.

A falta de diez minutos para el final, una definición de Neymar detenida por Karnezis debía ser interceptada por Ilori en la línea de meta para evitar el gol. El Granada empezaba a sentirse ganador del encuentro por la falta de acierto culé. Sin embargo, nuevamente la mejor ocasión de la segunda parte sería para el Granada a través de El Arabi, que sufría los kilómetros realizados al fallar en dos ocasiones solo delante de Pinto. Ya en el descuento, la lesión de Murillo y la entrada de Mainz que se jugara poco o nada. El Granada ataba los tres puntos y vencía al FC Barcelona más de cuarenta años después para dar dos pasos de cara a la salvación.