IMG 1945 copia 118074224

El jugador más joven en debutar con el Real Madrid en Champions tiene en Coruña su oportunidad

El nombre de José Rodríguez, pese a haber disfrutado de escasos minutos en Primera División, es sobradamente conocido entre los aficionados al fútbol de élite en España, e incluso en el extranjero. En sus botas vio algo nada más ni nada menos que José Mourinho, y lo convirtió en el futbolista más joven en debutar en Liga de Campeones con el Real Madrid, batiendo por meses el record de Raúl González Blanco. Hoy, en el Deportivo de la Coruña, este centrocampista tiene su gran oportunidad.

De etnia gitana, José Rodríguez nace el 16 de diciembre de 1994 en Villajoyosa (Alicante). De él comentan que siempre tuvo el fútbol en la cabeza; de hecho, lo tiene en la sangre. Hijo de futbolista y con un hermano mayor en Tercera División (tras debutar en Primera con el Villarreal) y otro menor en el Cadete A del Real Madrid, la pasión por este deporte en la familia Rodríguez es patente.

Una melena, dos piernas delgadas y un nervio impropio son las referencias utilizadas por los empleados del Villajoyosa para describir al chaval que un día se presentó ante la puerta del club. Comenzaría a jugar en banda debido a su recorrido, aunque por su falta de velocidad acabaría en zonas centrales y con clara vocación ofensiva. En 2007, con 13 años, se incorpora a las categorías inferiores del Hércules, el mejor equipo de la provincia.

Sin embargo, apenas disputaría dos campañas en la ciudad de Alicante. En él es fijó el Real Madrid, y no pudo decir que no. José Rodríguez competía en la categoría cadete. Su progresión lo llevó a “saltarse” el paso por el Real Madrid C antes de ser jugador del Castilla en Segunda División. Con un sabor aún ínfimo de la categoría en los labios, José Mourinho lo reclutaba como al soldado más prometedor. En 2012, debutaba en Copa del Rey ante el Alcoyano. Lo hizo, además, con gol.

▷ Leer  Oficial: Famara Diédhiou refuerza la delantera del Granada CF

El hecho es que, antes de Mourinho, otro gran entrenador del mundo del fútbol se había fijado en el jugador. Fue Arsene Wenger, que quiso llevárselo al Arsenal en 2011 para intentar repetir la “fórmula Fábregas”. En esta ocasión el éxito fue distinto.

Una vez consumado su debut en la Liga de Campeones, y con Carvalho como padrino en el vestuario, la fama de José Rodríguez se dinamitó y muchos quisieron ver en él una joya inmediata. A lo que Mourinho contestó afirmando tratarse de “un jugador para toda la vida en el Real Madrid”. Eso sí, el portugués, prudente, aconsejaba esperar a los 20 para exigirle estar a la altura del primer equipo. Se producía, de esta forma, su regreso al filial.

Líder indiscutible del Real Madrid Castilla el curso pasado en Segunda, fue el último en abandonar el barco. El equipo descendía a Segunda B pero José Rodríguez dejaba una huella de calidad, sacrificio y llegada que lo hacen merecedor de la denominación “centrocampista total”. Una condición que enamoró a su nuevo entrenador, Víctor Fernández.

Internacional sub-17 (y mejor jugador del Mundial de 2011) y sub-19, José Rodríguez decidió que “dos años en Segunda eran suficientes”. No le faltaron pretendientes, y aunque el Eibar también le prometió continuidad, fue el Deportivo de la Coruña el que se llevó el gato al agua. En Granada comienza su desafío para con el gran destino que se le augura. Promete no decepcionar.