El Villarreal o la historia de cómo comenzar un año que se presupone maravilloso sumido en la más tremenda incógnita. Las lesiones y la sorprendente destitución de Marcelino han creado un clima de inestabilidad institucional en el seno de un club que destacaba el pasado año por su regularidad y buen juego. Con un nuevo entrenador, la plantilla en cuadro y al borde del KO en la previa de la Champions, el submarino amarillo parece tocado. A Escribá le tocará eludir el hundimiento 

Clasificación Temporada 2015/16: 4º Primera División

Presidente: Fernando Roig

Entrenador: Fran Escribá

Estadio: El Madrigal (capacidad para 25.514 espectadores)

Sorprendente cambio en un equipo que se preparaba para la vuelta a la élite continental. Pocos habrían imaginado que el Villarreal de Marcelino, uno de los equipos más elogiados de las últimas campañas, iba a entrar en una crisis tan efímera como dañina para el club castellonense. De hecho, el verano comenzó con la ilusión que comporta ser un equipo de Champions, a falta de pasar una previa que no se le da mal a los equipos españoles. La recuperación vital de su valladar en la meta, Sergio Asenjo, o los fichajes de Pato, N´Diaye y Soriano, ilusionaban aún más si cabe a la fiel hinchada de El Madrigal. Sin embargo, como si de una pesadilla se tratara, el castillo de autoestima, salud e ilusiones se desmoronó en apenas dos tardes. Primero fue la lesión de una de las apuestas de la familia Roig, Denis Cheryshev. Más tarde la baja de Cedric Bakambu, también por una lesión de duración media (algo más de un mes). No importaba, Marcelino tenía ante sí una plantilla reforzada y con la calidad suficiente para hacer frente al Mónaco, último obstáculo antes de la fase de grupos de la UEFA Champions League. Pero todo, absolutamente todo, estaba por explotar en A Coruña. En el transcurso del trofeo veraniego, Teresa Herrero, Soldado iba a romperse para los siguientes siete meses. Tras caer en el partido ante el Dépor, Marcelino reprochó a un vestuario en el que le quedaban pocos apoyos. Lo que había sido un vestuario hermético, se convirtió en una bomba de relojería que acabó con Marcelino destituido por la entidad castellonense a sólo unos días de jugarse el todo por el todo en Europa.

Pato
Pato ha sido la principal incorporación al Villarreal CF. // Foto: Villarreal CF

El solar que había dejado en el banco lo ocupó Escribá, tras su paso por Elche y Getafe. Aunque Paco Jémez haya declarado que poco ha cambiado el Villarreal desde que llegara Escribá, lo cierto es que el entorno en sí ha cambiado por completo. Donde antes había armonía, ahora hay estridencia. El lugar que ocupaba la ilusión, ahora está ocupado por la inquietud. Antes era orden, ahora existe una cierta sensación de caos.

Más allá de la situación actual que atraviesa el club desde hace apenas una semana, lo cierto es que nos encontramos ante una plantilla del más alto nivel. El primer rival que visite Los Cármenes será, a pesar de todo lo anterior, uno de los mejores equipos de La Liga y parte con la ventaja de ser un bloque compacto que ha vivido varias campañas juntos. La habilidad de Escribá para cubrir las lesiones con las que empiezan el curso, marcará el devenir de la entidad castellonense en este inicio de competición.

Portería

La marcha de Areóla, el joven portero del PSG que cubrió rozando la excelencia la baja de Asenjo, deja libre a este último la portería. El calvario de lesiones que persigue al ex portero de Valladolid, Málaga y Atleti, hace necesaria la presencia de un segundo meta de garantías. Y en esta temporada, la opción B del Villarreal será un no tan viejo conocido del Granada CF. Y es que el Villarreal ha incorporado a su plantel a Andrés Fernández, que el pasado curso jugó como titular en el club nazarí. Si a Asenjo le respetan las lesiones, la portería tendrá un claro dueño. El guardameta recibió el premio de ir convocado con la selección a la preparación de la Euro 2016, un regalo que se ganó en su vuelta ante el Barça o el Real Madrid en el Bernabéu. Sergio Asenjo es un portero seguro, bueno en la colocación y con una rápida reacción ante cualquier disparo. Está llamado a ser un de los líderes de este Villarreal.

Asenjo
El guardameta quiere olvidar las lesiones. // Foto: LaLiga

Defensa

La línea de cuatro está, a día de hoy, bastante definida. Cuenta con dos de los laterales con más espíritu ofensivo de La Liga, Mario Gaspar y Jaume Costa. Jose Ángel -pretendido por el Granada- y Rukavina serán los encargados de revelar a los dos laterales titulares. El centro de la zaga lo ocuparán el argentino Mateo Musacchio y Víctor Ruiz. Bonera es el único relevo en la posición de central, aunque el Villarreal está buscando un defensor al que incorporar antes del cierre del mercado.

▷ Leer  Paco López: "Los jugadores han interpretado el partido a la perfección"

Medular

brunosoriano
Bruno soriano, el alma del Villarreal CF. // Foto: LaLiga

Bruno Soriano es el buque insignia del equipo. Bueno en la contención e inteligente con el balón en los pies, no hay nadie que lidere a este Villarreal como el todocampista amarillo. El capitán se verá acompañado por N´Diaye, recién llegado del Betis, o por Manu Trigueros, en función del músculo que necesite el cuadro de Escribá para encarar cada encuentro. Trigueros es uno de los centrocampistas más infravalorados de España. Con un gran golpeo y calidad para el último pase, Manu espera que este sea el año de su consagración en el centro del campo del Villarreal. Para las dos bandas existen tres nombres fijos, y un cuarto que puede encontrar en la banda derecha una opción para tener minutos. A día de hoy parecen fijos Samu Castillejo por la derecha y Roberto Soriano en la izquierda. El jugador llegado de la Sampdoria ha llegado a España de forma discreta, pero podría ser una de las mayores sorpresas en este Villarreal. En el banco -o en la enfermería- esperará su turno el ruso Denis Cheryshev, al que las lesiones han lastrado en los últimos dos años. Esa cuarta opción es el ex blaugrana Jonathan Dos Santos. No sería la primera vez que cae a banda, aunque quizá sea un relevo más natural para Manu Trigueros o Bruno.

Delantera

Las lesiones han acabado por decidir la pareja titular en lugar del entrenador. Cinco jugadores para sólo dos puestos. Por un lado, la pareja del pasado año, Roberto Soldado y Bakambu. El segundo se convirtió en una de las revelaciones del pasado año. No vestirá de corto hasta dentro de unas tres semanas, tras lesionarse en la pretemporada. Más grave es la lesión de Soldado. Los malditos ligamentos de la rodilla derecha lo tendrán seis meses en el dique seco. Así pues, la responsabilidad de hacer los goles del equipo cae sobre los últimos en llegar. Se fueron Leo Baptistao y Adrián López, pero su vació lo llenan Sansone, Santos Borré y el fichaje estrella de Roig, Alexandre Pato. El brasileño ya sabe lo que es anotar un gol importante con el «submarino» y quiere, en Los Cármenes, empezar su idilio goleador en La Liga.

El técnico

Fran Escribá sorprendió al ser elegido como entrenador castellonense. Su salida del Getafe, equipo que acabó descendido, parecía dificultar su continuidad en Primera División. Sus buenos años en Elx quedaron ensombrecidos por el mal desempeño en Madrid. Sin embargo, los Roig no dudaron a la hora de contratar sus servicios, a pesar de que nombres como Caparrós o Mauricio Pellegrini sonaron con fuerza para sustituir a Marcelino. El nuevo entrenador amarillo se enfrentará, tras el partido en Granada, al reto más importante de su carrera. Remontar el 1-2 con el que cayó ante el AS Monaco este miércoles.

escriba
Escribá, al mando del submarino. // Foto: Getty Images

La libreta

Escribá no ha tenido pretemporada, ni la oportunidad de construir su equipo. Se ha encontrado con el legado futbolístico y táctico que dejó García Toral, por lo que la decisión más acertada era dejar las cosas como estaban dentro del terreno de juego y adaptarse un poco a la idea de fútbol que aplaude el Madrigal. Atractivo, a la contra pero sin rechazar el balón, queriendo llevar la iniciativa ante equipos teóricamente inferiores y buscando la sorpresa ante los «cocos» de La Liga. La solidez defensiva, en la que será fundamental la salud de Asenjo, es el punto de partida para sumar de tres en tres. Galones a Bruno Soriano, libertad a Samu Castillejo y Roberto Soriano para que desborden y construyan en las alas, incorporación de los laterales en las jugadas ofensivas y voracidad arriba. La incógnita está focalizada sobre la nueva delantera. Pato, Borré y Sansone deben hacer olvidar a Soldado, al menos esta campaña. La vuelta de Bakambu, vital para acompañar a Pato.

LA ESTRELLA || BRUNO SORIANO

EL JUGADOR A SEGUIR || Roberto SORIANO

EL FICHAJE || Alexandre PATO

LAS EQUIPACIONES 

MARCA: JOMA

villareal-hvillareal-avillareal-t

XI tipo del Villarreal CF 2016/17

Villarreal