El entrenador nazarí ha afirmado que ve al equipo preparado para competir contra un rival que “nos va a exigir muchísimo” en un encuentro en el que Angban se perfila como titular y Krhin podría actuar de central

Paco Jémez afronta su quinta jornada en el banquillo del Nuevo Los Cármenes. El técnico rojiblanco empieza ya a engrasar la maquinaria de un equipo al que compara como “un motor capaz de funcionar bien a ratos”, y es que sus pupilos no llegan aún a “hacer lo que quiero durante los noventa minutos, pero poco a poco nos vamos arreglando y vamos viendo cosas cada vez mejor”.

La solución a la falta de continuidad en el juego nazarí pasa, según el preparador, por el trabajo, “y el trabajo conlleva tiempo”. Sin embargo, Jémez se ha mostrado optimista dado que “sabemos qué es lo que tenemos que solucionar y que estamos dispuestos a trabajar todas las horas que sean necesarias, sobre todo ellos (los jugadores)”. “No tengo ninguna duda de que con tiempo y trabajo vamos a mejorar y tener el equipo que nosotros queremos”, ha aventurado el míster.

Cambios en el once

Jémez ha anunciado que habrá cambios en el once motivados por la sanción de Vezo y las bajas por molestias tanto de Saunier como de Lombán. Además, el plantel cuenta con “jugadores que no están al mejor nivel físico y meterles tres partidos en una semana también condiciona”, por lo que se esperan jugadores distintos en estos encuentros, aunque el cuerpo técnico prefiere “no cambiar demasiado las cosas, pero sí que forzosamente veremos alguna cara diferente”.

Krhin, posible central

Pese a que el Granada cuenta con hasta cinco centrales si se añade a Uche a la ecuación, las bajas reducen el número a sólo dos disponibles, situación que el técnico buscará “gestionar lo mejor posible”. Para ello, contará con “jugadores que pueden echar una mano como Krhin”, y es que ante el Betis “lo hizo fenomenalmente bien” tras la expulsión de Vezo. El eje de la zaga no se trata de una posición desconocida para el esloveno, pues Jémez ha recordado que “ya jugó varios partidos de central en el Inter”, aunque reconvertir al centrocampista “no es mi primera opción”, si bien ha recalcado que “si tenemos que echar mano de él, creo que puede responder perfectamente ahí”.

El césped

Las condiciones del terreno de juego ya mermaron en el último encuentro a los locales, algo que “me preocupa y así se lo he trasladado al club y el club se lo ha trasladado a los encargados del césped”. Si bien es cierto que se ha estado trabajando para mejorar el estado del ‘verde’, el entrenador ha recordado que “no nos podemos permitir el lujo de tener un campo así, sobre todo cuando no lo pisamos”, y es que el técnico no ha preparado ningún encuentro aún en su nueva casa, situación que “no me parece normal, pero el campo no está bien y lo que no vamos a hacer es pisarlo para ponerlo peor”.

Angban, posible titular

▷ Leer  Por y para Granada

Jémez hizo debutar en la última jornada a Victorien Angban. El futbolista “hizo un buen trabajo” según el propio técnico, aunque el preparador ha recordado que “en esa zona hay mucha competencia, hay hasta nueve jugadores para el medio campo, ellos tienen que entender que jugamos con dos o tres y uno o dos más pueden ir al banquillo”. Sin embargo, el pivote agradó al entrenador, que ha afirmado que “dentro de todas esas combinaciones que andamos buscando, a lo mejor es una solución”. “De un partido no se pueden sacar conclusiones, pero si quieres sacarlas tienes que dar continuidad, no sería descabellado poder verle ahí, incluso con Krhin”, ha cerrado Jémez.

Estado del equipo

El inquilino del banquillo nazarí ha afirmado que sus jugadores están “muy tranquilos” porque “saben cuál es nuestra situación, nuestro objetivo y que con el trabajo lo vamos a sacar todo adelante”. Si bien es cierto que “no hemos tenido el inicio de temporada que todos hubiéramos querido”, en la plantilla “no hay ansiedad, hay ganas de ganar” y de trabajar “para mejorar la situación”.

El dilema del centro del campo

El entrenador ya avisó de que aún no había dado con la tecla en el centro del campo para ver el Granada que quería en la medular, problema que hoy ha querido extender a toda la plantilla, y es que “encontraré lo que busco cuando todo el mundo dé lo que yo espero que puede dar”. El problema no se encuentra en el resultado, pues “los resultados no van a cambiar lo que yo veo”. “Tengo que buscar combinaciones hasta que vea que el equipo funciona como yo creo que tiene que funcionar, como tenemos tantas combinaciones, intentaremos buscar la mejor para que nos dé lo que quiero del equipo”, ha anunciado el técnico, que cree que “poco a poco iremos ensamblando todo para ver cuál es la combinación que mejor resultado y más importancia en el juego nos da”.

El rival

En cuanto al Athletic Club de Bilbao, Paco Jémez ha querido huir de la estadística, que “está ahí, pero tampoco es fiable para que vaya a pasar lo mismo”. El Granada se medirá ante “un equipo que ha ido mejorando en liga”, que “ya ha cogido el ritmo de crucero que nosotros buscamos”. El conjunto vasco “es prácticamente el mismo equipo que el año pasado”, lo que “le permite ser un equipo muy reconocible”. Por lo tanto, el míster rojiblanco espera “un partido muy difícil, pero jugamos en casa y queremos brindarle a nuestra gente la primera victoria ya, nos da igual quién tengamos delante”. El rival exigirá “muchísimo” a la escuadra nazarí, pero Jémez cree que “estamos en disposición de responder y ser competitivos ante un rival que va a estar arriba y tiene una de las mejores plantillas que hay”.

Foto: Olga Arévalo