El club rojiblanco cierra los ojos para sumarse un año más al sueño de la Primera División. Nuevo dueño, nuevo técnico, nuevo organigrama y nueva plantilla para luchar por la salvación. El proyecto asiático despierta ilusión e incertidumbre a partes iguales en una afición que ha respondido a la llamada del club. Gran número de abonados, movidos por la esperanza de soñar con cotas mayores, a pesar de que la lógica invita a pensar que salvarse con tranquilidad ya sería un gran logro

Clasificación Temporada 2015/16: 16º Primera División

Presidente: Jiang Lizhang

Entrenador: Paco Jémez

Estadio: Estadio Nuevo Los Cármenes (capacidad para 22.094 espectadores)

El Granada CF emprende un nuevo proyecto con Paco Jémez en el banquillo y Javier Torralbo «Piru» en la confección de una plantilla que, no sin dificultad, se terminó en un frenético cierre de mercado. El mandato del nuevo dueño del club, Jiang Lizhang, comienza con el mismo objetivo que se fijó en la etapa de los Pozzo, la salvación. A largo plazo, en la mirilla del asiático están las competiciones europeas y el crecimiento de la marca GCF a nivel mundial. Para ello, Lizhang promete ir paso a paso y producir el viento necesario para que el barco rojiblanco pueda arribar al Viejo Continente. La tarea de Jémez será dirigir bien las velas, atracando primero en el puerto que se exige, la permanencia. El velero nazarí no amerizó en aguas calmadas, sino en la más difícil regata del planeta futbolístico. Hablamos de una lucha encarnizada por no acabar descendiendo a la Segunda División, teniendo esa pugna cada vez más contendientes y siendo a su vez mayor la igualdad entre ellos. Equipos que juegan en Europa y acaban al año siguiente con sus huesos en la categoría de plata, conjuntos con fichajes de renombre que no superan las olas y naufragan en las zonas de peligro de la clasificación, farolillos rojos que achican el agua en invierno y consiguen salvarse para desgracia de algún que otro equipo que no mantiene la velocidad de crucero exhibida al inicio… Así es la travesía a la que se enfrenta el Granada CF. Nadie dijo que fuese fácil, no lo fue nunca y no lo iba a ser ahora. Porque el fútbol español no es, al menos hoy en día, previsible del tercer o cuarto puesto hacia abajo.

lizhang
El nuevo dueño del Granada posa en la Ciudad Deportiva |Foto: Granada CF

La ilusión despertada por el desembarco de Lizhang en Granada, contrastó con la nostalgia que algunos sintieron el día después de la marcha de Pina. Al cuidado del murciano, el árbol no echaba demasiado fruto, pero parecía haber arraigado sus raíces en el fondo de la Primera División, aguantando estoicamente año tras año la tala de las últimas jornadas. Desde Asia llegó un viento huracanado que promete hacer crecer al árbol a base de sacudidas. La primera, la del relevo en la cúpula. Donde antes estaban los Pozzo y Pina, ahora tenemos a Lizhang y Media Base Sports con Pere Guardiola al mando. Ahora no es Cordero el arquitecto de la plantilla, sino Javier Torralbo, conocido por Piru. Se encomendó la tarea de regarlo a Jémez, un técnico apreciado por su propuesta futbolística y castigado en el pasado por la misma.

Sin embargo, y aquí vamos al meollo, la mayor revolución ha sido la del vestuario. Pocos, muy pocos, son los que han permanecido en el proyecto con respecto a la pasada campaña. No encontramos a ninguno de los capitanes del pasado curso y la afición tendrá que familiarizarse con nuevos rostros y aprenderse nuevos nombres. Se han marchado El Arabi, Peñaranda, Success, Fran Rico, Babin, Rubén Pérez,… Pero han sido 18 los fichajes que el club ha realizado -contando entre ellos al suspendido José Angulo- en una clara apuesta de presente. Sí, presente porque la plantilla queda muy abierta para un futuro que aún no debe plantearse, mientras no se supere el reto de la salvación del ya y el ahora. Queda abierta debido a la alta cantidad de jugadores que han llegado en préstamo. Demasiadas cesiones, lo único reprochable a un Piru que enmendó su verano en las últimas horas de este. El Granada empieza de cero. Así nos lo hace saber el propio club, consciente de una historia que nada podrá borrar, pero decidido a escribir un nuevo libro, con nuevos personajes y nuevos capítulos. Será un Granada nuevo para el más conocedor del club, será un Granada de estreno para los jóvenes que se animen a soñar en Los Cármenes y será un Granada nuevo para la propia entidad.

En cuanto al mercado, el Granada abrió el verano con la firme decisión de hacer más local la plantilla, fichar gente de Granada. Pero esa tarea solo ha podido cumplirse en la cantera, ya que en el juvenil y el segundo equipo sí han llegado jugadores de la tierra. Se escapó el primer fichaje al que se apuntó, el granadino Alejandro Gálvez. Piru era consciente de los límites económicos que tenía el club a pesar de la llegada de Lizhang y de que Granada no era la primera opción para muchos de los jugadores. Así llegaron los «no» de jugadores como Javi Fuego, Amrabat o Medrán. Ha llegado calidad y juventud, aunque no ligados al club en propiedad. Son los casos de Samper, Pereira, Ponce, Boga o Toral. Jugadores de una experiencia y nivel contrastados llegaron para ser los pilares sobre los que se asiente el equipo: el mexicano Ochoa, el delantero Alberto Bueno o el zurdo Tabanou. Los fichajes en propiedad han variado en importancia y proyección. Han firmado jugadores llamados a ser el futuro del Granada, como Atzili y Carcela-González, y veteranos como el lateral diestro Tito. Jémez tiene, después de unas últimas semanas algo convulsas, una plantilla con la que trabajar. Completa e ilusionante, pero impredecible y desconocida para el gran público.

Portería

Porteros
Foto: GranadaCFWeb | Cristina Luque

Pocas dudas existen sobre quién defenderá la portería nazarí. El internacional absoluto, «Memo» Ochoa va a ser el portero titular del Granada CF. Llegó del Málaga, de donde pidió salir para tener minutos y buscar un buen contrato el próximo año, ya que el mexicano cumplirá en Granada su último curso ligado al equipo malagueño. Atrevido con los pies y felino bajo el larguero, Ochoa está llamado a ser el portero más importante del Granada CF en los últimos años. ¿La razón? En dos partidos ya han pasado por sus botas más balones que por las de los últimos tres porteros rojiblancos.

Ochoa
Ochoa ordena en un entrenamiento. | Foto: Granada CF

En un segundo plano estará Oier, que volvió de San Sebastián tras un año de retiro nazarí. El canterano del Barcelona no salió bien parado de su primer año en Granada, donde asumió la titularidad con algún que otro fallo para el recuerdo. Su nivel en los entrenamientos está siendo elevado y está complementando bien a Ochoa. Algo más sobrio y también poseedor de un buen juego de pies, como lo formaron en La Masía. Sus indecisiones e irregularidad lo colocan como segundo meta, lejos de arrebatar la plaza al mexicano.

Será Kelava el tercero en discordia. De hecho, estuvo a poco de quedarse sin ficha, pero el club parece haberle reservado finalmente el dorsal 25. Estará en el banco y continuará siendo el buen rollo personificado en el vestuario. Tanis Marcellán y Pol Ballesté, arqueros del «B», estarán al servicio del club si alguna vez faltaran dos de los tres metas en una convocatoria.

Defensa

El talón de Aquiles de la plantilla nazarí en los últimos años ha estado a poco de ver incluso empeorada su situación. Se marcharon Miguel Lopes, Biraghi, Salva Ruiz, Ricardo Costa, Doria y Mainz. La solución, al menos temporal, pasó por subir a Agbo Uche y quedarse con un a priori descartado, Lombán. Las llegadas de Tito, Saunier y Gabriel Silva no parecen haber mejorado la zaga, por lo que agosto ha sido el mes de los defensas. Gastón Silva, Tabanou y Vezo han llegado a última hora para reforzar una línea caricaturizada en Las Palmas.

Así pues, el prometedor zaguero luso, Rubén Vezo, parte con una alta posibilidad de hacerse con la titularidad. Su pareja podría ser Gastón Silva o Uche si Jémez persiste en su idea de colocarlo como central. El técnico ha declarado que Uche es pivote, pero la falta de confianza en Saunier y Lombán podrían empujar a la reconversión definitiva del joven nigeriano.

▷ Leer  Paco López: "Los jugadores han interpretado el partido a la perfección"
Uche
Uche en el pasado partido. | Foto: La Liga

En las bandas tenemos una lucha que se presupone igualada. Tito no ha llegado a su habitual nivel físico, pero tiene la confianza de Jémez, por lo que parte por delante de Foulquier. En la zurda, si se acopla rápido, veremos las frenéticas incorporaciones de Frank Tabanou, un carrilero llegado de Swansea, aunque su mejor nivel lo exhibió en la Ligue 1. Gabriel Silva no ha empezado con buen pie, por lo que podría verse superado por el francés. Luis Martins, uno de los descartes del club, parece haberse quedado al menos hasta enero, pero no cuenta con muchas posibilidades de contar con minutos.

Medular

René Krhin es el jugador más veterano del equipo en lo que a trabajo de contención se refiere. Su pareja de baile será un centrocampista más descolgado, alguien que pueda ofrecerse cuando el balón queme y lo saque jugado. La primera opción fue el nuevo capitán del Granada, Javi Márquez, Pero la llegada de Sergi Samper parece desplazar totalmente al ex mallorquinista. Será la joven joya de la Masía el que coja el relevo de Fran Rico. Uche, en su sitio natural, o Victorien Angban son las alternativas junto al propio Javi Márquez.

Samper
Samper es la nueva brújula del Granada. | Foto: LaLiga

Por delante, Paco Jémez dibuja una línea de tres en la mediapunta. Su principal problema era la falta de interiores o extremos, pero Piru ha podido paliarla en el último día de mercado. Se ha atado al israelí Omer Atzili, una de las perlas del fútbol de Israel. Omer es un habilidoso interior que suele jugar a pierna cambiada para aprovechar su fantástico golpeo de zurda. También para cubrir las bandas ha llegado Mehdi Carcela-González, quizá el mejor fichaje granadinista con permiso de Bueno. El marroquí de origen belga es rápido, tiene desborde, visión y golpeo. Está llamado a ser titular. Tanto Atzili como el jugador procedente del Benfica pueden ocupar las tres posiciones, las dos bandas y la mediapunta. Pero la mediapunta parece resrvada para el jugador que más ha brillado en este inicio de temporada: Jeremie Boga. El jugador tenía gran cartel en la cantera del Chelsea, y lo ha demostrado en apenas dos partidos. Desborde, desparpajo, potencia en el disparo y un cambio de ritmo que le hacen imparable con o sin espacios. Uno de los jugadores a seguir de toda La Liga sin duda alguna. Con libertad en ataque, Boga será la fuente de la que se nutran los atacantes y extremos. Isaac Cuenca podrá, si mantiene su nivel del pasado mes de mayo, ser el amo de la banda izquierda. Otro de los jugadores a los que hay que tener en cuenta en esa línea de tres es al brasileño Andreas Pereira. Más desborde y golpeo lejano para la zona de 3/4 de Jémez. El técnico ha pasado de no tener casi efectivos a tener un «bendito» problema con esa posición, como él mismo comentó anoche en dos tertulias radiofónicas. En cuanto al sustituto más natural de Jeremie Boga, encontramos a uno de los primeros refuerzos veraniegos del Granada, el «gunner» Jon Toral. Su partido ante el Villarreal evidenció que aún le falta para pillar el ritmo competitivo, pero su llegada a la frontal y su capacidad para el último pase hablan muy bien del joven centrocampista.

carcela
Carcela durante su presentación. | Foto: Granada CF

Delantera

La delantera es la zona más poblada del equipo, de hecho se podría hablar de «overbooking» en la posición de ariete. El positivo por cocaína de la estrella ecuatoriana «Tin» Angulo provocó la llegada de dos delanteros. El primero fue el ucraniano Kravets, un perfil de delantero que Jémez no tenía. Un ariete al uso, con envergadura e intuición para colocarse en el área. Aunque la llegada que más ilusión despertó fue la de Alberto Bueno. El canterano del Madrid fue uno de los mejores delanteros de España a las órdenes de Jémez, anotando más de una veintena de goles entre liga y copa en su última temporada en España. Su marcha al Porto no ha ido como él deseaba, pero en Granada tendrá minutos y la oportunidad de ganarse al técnico de los dragones, Nuno. El abrazo que Jémez le dio al verlo vestido de corto en la Ciudad Deportiva, habla por sí solo.

Alberto Bueno y Paco Jemez Foto GCF
Jémez dio así la bienvenida a Bueno.| Foto: Granada CF

Antes que Bueno y Kravets llegó Ezequiel Ponce, un joven valor de la Roma. El argentino debutó anotando el gol del empate ante el Villarreal y ha dejado buenas sensaciones en pretemporada. No se lo pondrá fácil a Barral, el otro delantero y uno de los más veteranos en el Granada. El gaditano parecía estar más fuera que dentro de la entidad, pero al final seguirá luciendo su dorsal preferido, el 7.

El técnico

Poco queda por decir de Paco Jémez. Querido y odiado por su idea del fútbol. Un entrenador que va a tumba abierta y que luce tanto en el campo como fuera de este. Auténtico protagonista este año en el Granada. Sus declaraciones tras el partido en Gran Canarias no hacen sino confirmarlo. Pero lo trascendente del fichaje de Jémez es que no llegó al Granada solamente para obtener la salvación. Más allá del qué, está el cómo. El nuevo proyecto del club rojiblanco fue encomendado al canario para que la idea de fútbol cambie y los nazaríes vayan a conseguir los tres puntos cada encuentro del año. Presión intensa, gusto por hacerse con el balón sin renunciar a algún contragolpe, defensa adelantada y ganar a través de la posesión. Son conceptos que despliegan a las mil maravillas equipos como el FC Barcelona o el Bayern de Munich, pero que en equipos más humildes les cuesta algo más asimilarlos. Antes del batacazo de la pasada temporada, el Rayo Vallecano era elogiado por su juego atrevido. La idea de fútbol que presentaban los rayistas era atractiva y sus partidos eran odas al fútbol de ataque. Sin embargo, cuando la moneda sale cruz, la defensa de los conjuntos que dirige Jémez sale mal parada, quedando muy desprotegida. Si el proyecto de Jémez debe ser evaluado precozmente, hablaríamos positivamente del Granada que acabó el partido ante el Villarreal. Asediando a un conjunto de Champions y arrebatándole la posesión. La parte negativa es la segunda parte del partido ante Las Palmas, cuando en busca del 1-2 se encontró el 5-1. La gloria será para Jémez si aúna juego y resultados.

IMG_2943
Jémez, la apuesta nazarí. |Foto: GranadaCFWeb | Cristina Luque

La libreta

El entrenador está utilizando un sistema híbrido entre el 4-2-3-1 a la hora de defender y el 4-3-3 con el que ataca. Al tener el balón, uno de los pivotes avanza y Boga adquiere libertad para moverse entre líneas. Los extremos se echan a banda para abrir a la zaga contraria, pareciendo el esquema el de un 4-3-3. Con laterales ofensivos y dos extremos habituados a jugar hacia dentro, el sistema quedará fijo en el 4-2-3-1. No obstante, y en función del resultado, Jémez ha variado al 4-4-2, añadiendo un punta a su equipo y retirando a uno de los centrocampistas– ejemplo el cambio Samper por Barral-. Ganar pasa por tener el balón y manejarlo con personalidad. «Para ganar tenemos que ser mejores que ellos», frase de cabecera que Jémez ha pronunciado en las dos ruedas de prensa previas a los partidos. Personalidad es lo que ha pedido a Ochoa para jugar casi de líbero, a Uche para adquirir el rol de central que saque el balón, a Samper para ser el metrónomo, a Boga para ser el catalizador rojiblanco y a Ponce para batallar con algunos de los mejores centrales del mundo. Solo falta acoplar una plantilla falta de «pretemporada» juntos y entendimiento.

LA ESTRELLA || Jeremie BOGA

EL FICHAJE || Alberto BUENO

EL JUGADOR A SEGUIR || Sergi SAMPER

Boga
Boga, el «10». | Foto: LaLiga

Las equipaciones

Marca: JOMA

granada-hgranada-a  granada-t

El XI tipo del Granada CF 2016/17

ALINEACIÓN