analisis del rival

Nueva temporada, mismas exigencias y todos los focos sobre la plantilla azulgrana, obligada cada año a someter al resto del «Planeta Fútbol», como si eso fuera sencillo y rutinario. Eso sí, la culpa la tienen ellos, que llevan desde 2005 acostumbrando al mundo a verles levantar título tras título. Real Madrid y Atlético, dominadores en los periodos de intermitencia culé, dispuestos a poner fecha de caducidad a la hegemonía blaugrana 

w_900x700_17132016_apa1531

El FC Barcelona sigue empeñado en hacer suyo el siglo XXI. Rijkaard, Guardiola y Luis Enrique -sin olvidarnos del querido Tito Vilanova– han dominado, a su manera y en su tiempo, el fútbol español y europeo a los mandos del equipo blaugrana. Ronaldinho levantó a un club que terminó de encumbrar un pequeño argentino llamado Lionel. Hoy es Messi el que, sin estar próximo a la jubilación, reparte sus galones con el brasileño Neymar, recién renovado y dispuesto a perpetuar esta eterna dominación barcelonista.  El círculo no solo no se cierra, sino que la longitud de su circunferencia se alarga en el tiempo y el espacio, haciendo inútiles los intentos de poner fin al ciclo culé. El fin está ahí, a la vuelta de una esquina que con cada paso se aleja más y más. Y es que el Barcelona ha sufrido cambios en el banquillo, la plantilla e incluso en la presidencia, ha atravesado problemas extradeportivos y ha sufrido decepciones en lo deportivo. Pero siempre vuelve, solo denle unos meses y de nuevo estarán ante el Barcelona campeón de todo. Lo demostró Luis Enrique cogiendo un equipo dormido en la autocomplacencia y sumido en el caos de jugar a las órdenes de Gerardo Martino con más talento que alma y más desgana que ambición. Posiblemente el tiempo sea tan cíclico como siempre se supuso, por lo tanto, no pierdan tiempo en aventurar el fin de este ciclo. Todo acaba, el Barça lo ha hecho ante sus ojos. Pero todo lo que empieza acaba y, por ende, todo lo que acaba debe empezar. La virtud de el Barcelona como institución deportiva ha sido hallar ese punto de retorno al que se puede volver con otro entrenador, otras caras en el vestuario y el palco de autoridades, y seguir mandando. ¿Adivinan cuál es el único elemento que no ha variado desde 2005? Sí. Leo Messi. Quizá en el final del individuo esté el fin del ciclo. Mejor seguir disfrutando de uno de los mejores jugadores de siempre, aunque toque sufrirlo.

w_900x700_282116022-athletic-barcelona-28-08-20167

El Barcelona, analizado con la perspectiva lejana del que mira el fútbol por décadas, parece un monstruo invencible e incombustible. Pero si uno bucea en cada uno de los años y cada una de las temporadas, se pueden observar síntomas de agotamiento y exprimido de un estilo. Simeone y Zidane -este en la única ocasión que tuvo- han demostrado el camino a seguir para batir al Barcelona. Aunque el mayor problema del club culé siempre ha sido el fondo de armario y las lesiones. El año pasado, Luis Enrique tuvo que reinventarse cuando Alves o Messi faltaron por problemas físicos. Por ello, nada más alzarse con la Liga y la Copa, avisó al presidente y le dejó claro que el plantel necesitaba un verano movido en lo que a transferencias se refiere. Algo así como una tarde en el boulevar comercial del balompié. Salieron puntales como Claudio Bravo o Dani Alves, se dio oportunidades en forma de salida a Sandro y Munir, Bartra voló a Dortmund,… Todo ello con el objetivo de tener un banquillo a la altura del once titular. Llegaron Cillessen, Umtiti, Digne, André Gomes, Alcácer o Denis Suárez. A esto hay que sumar el crecimiento exponencial de Sergi Roberto, uno de los mejores comodines del fútbol europeo y la resurrección de Arda Turan. Las lesiones de Messi e Iniesta o las dolencias crónicas de Alba y Busquets han dado la razón al míster y al director deportivo.

Portería

Luis Enrique ha dejado de jugar a dos bandas y abrió la puerta al futuro, para disgusto de Bravo. El chileno se había estancado en un gran nivel pero no podía seguir reteniendo el fuerte empuje de Ter Stegen. El meta alemán estaba cansado de jugar entre semana y descansar cada fin de semana. Finalmente, su proyección le ha hecho merecedor del puesto titular y jugará la Liga y la Champions. En el banquillo, tras la salida de Bravo, llegó Cillessen, otro meta joven, rubio y extranjero. Muchos se preguntaron por qué no dar la oportunidad a Masip, pero el club prefería tener una segunda opción en el arco que aportara experiencia y juventud. Por ello llegó el internacional holandés, aunque su debut en el Camp Nou no pudo ser más aciago (Barcelona 1-2 Alavés).

w_900x700_22170907valencia-barcelona35

Defensa

El Barcelona ha rebajado su edad media en la zaga con la titularidad de Sergi Roberto y los fichajes de Umtiti y Digne. Son quizá, los dos franceses, los fichajes sobre los que menos se ha hablado, copando la portada Alcácer o André Gomes, pero lo cierto es que no es fácil acoplarse al exigente sistema defensivo del Barcelona como lo han hecho Umtiti y Digne. El primero ha desbancado a Mascherano del puesto titular, y solo unas molestias físicas lo apartaron del lado de Piqué en el inicio de campaña. Digne, por su parte, ha suplido a Jordi Alba a la perfección, a tal nivel lo ha hecho que nadie lo echa en falta cuando no está. En el banquillo hay más opciones, el ya mencionado Mascherano o el francés Mathieu han contado con muchos minutos por sanción o lesión, mientras que el lateral derecho sí preocupa más después de que Luis Enrique haya, poco menos que desterrado, a Aleix Vidal.

▷ Leer  Granada 2 - 0 Ibiza: los nazaríes mantienen su poderío en casa ante el colista de Segunda

Medular

Los siguientes seis jugadores -tres en el medio y el tridente ofensivo- no cambian. Su orden se sabe de memoria: Busquets, Iniesta y Rakitic por detrás de la MSN. Aportando equilibrio, clase, imaginación y magia. El problema es que la experiencia y la importancia se pagan caro en un equipo tan exigido por el calendario, y es que las lesiones son una constante en el centro del campo blaugrana. Para ello, en el armario hay mucha variedad y no solo por la posición sino por el perfil de los sustitutos. Arda Turan, Rafinha, André Gomes, Denis Suárez y la posibilidad de adelantar a Mascherano al pivote defensivo. Luis Enrique se ha quedado sin excusa, tiene una plantilla profunda y funcional en cada una de sus líneas.

Delantera

w_900x700_21213907img_9470

Poco puedo escribir de la delantera más voraz del siglo XXI que no haya escrito ya algún compañero del gremio. Aquel Barcelona elegante cuyo motor era el tridente del medio (Busquets, Iniesta y Xavi) ha dado lugar a un carro de combate que es tirado por tres de los mejores jugadores del mundo. Messi sigue acercándose a la divinidad en lo futbolístico con cada toque que da al cuero. Puede ser para poner el balón en la escuadra, puede ser para driblar a cinco contrarios o puede ser para hacer pasar el balón por entre un bosque de piernas con destino Neymar,… Solo queda quitarse el sombrero y sufrirlo hasta que él quiera. ¿Estamos ante un jugador mucho más completo que el que lo ganó todo con Guardiola? Seguramente, de hecho personalmente creo que nos acercamos a la perfecta transición entre delantero o extremo hacia el mediocampista. Yo lo llamaría todocampista.

Sus socios no están muy lejos de su nivel. Neymar Jr. es el jugador más desequilibrante de La Liga con permiso de Bale o Cristiano. Lo especial del brasileño es que su desequilibrio es plenamente natural, fútbol de patio, fútbol de campo de tierra en Brasil. El regate y la sonrisa. A veces, para mal de su club, excesivo con ambas armas. Neymar está destinado a luchar por el Balón de Oro con más garantías que cuando lo hizo con Messi y Cristiano. Su fútbol no cambiará, aunque haría bien en madurar ciertos conceptos del juego que parece olvidar en fases de la temporada. El cetro del Barça pasará, aún caliente, de Messi al brasileño dentro de no mucho.

Luis Suárez es el menos plástico de los tres, pero el más incisivo. El delantero que cualquier equipo firmaría. Equipo de fútbol o de maniobras. Luis Suárez no sabe hacer nada sin dejarse la piel en ello, sin pelear y acercarse al límite de lo permitido. Puede ser reprochable en algunas ocasiones, pero el uruguayo se ha hecho su hueco en una de las duplas con más talento del mundo, la de Neymar y Messi. Lo ha hecho con un esfuerzo menos natural que el de sus compañeros, con trabajo y más trabajo donde los extremos ponían la calidad y la magia. La recompensa, la bota de oro y los títulos que ha obtenido con el Barcelona en dos años. El gol en el Barcelona ya no es cosa de Messi. Seguirá haciéndolos, porque al argentino y a Cristiano Ronaldo se les caen los goles del bolsillo. Pero lo cierto es que, en el Camp Nou, el remate lleva acento y garra uruguaya.

w_900x700_22173616valencia-barcelona43

En el banquillo estará Paco Alcácer, que dejó Valencia con polémica para dar refresco a los de arriba. Su primer gol se está haciendo esperar, pero el internacional español no es un desconocido y sabe que el premio llegará cuando menos lo espere. Arda, Rafinha o Denis Suárez también pueden participar del juego como extremos cuando Messi o Neymar se ausenten.

LA ESTRELLA || Leo MESSI

EL FICHAJE || Samuel UMTITI

JUGADOR A SEGUIR || Carles ALEÑÁ (FC Barcelona B)

w_900x700_21231254img_9495

Equipaciones

Marca: Nike

barca-h barca-a barca-t

 

 

XI Tipo del FC Barcelona 2016/17

alineacionbarca