El Granada vuelve a salir derrotado en un partido con más imprecisiones que juego tras la destitución de Paco Jémez

Mes nuevo, entrenador nuevo, fan zone de LaLiga y recibimiento al equipo por parte de la afición. El ambiente invitaba a fiesta en un Nuevo Los Cármenes que quería asistir a la primera victoria del Granada en estas siete jornadas y romper con la racha negativa cosechada durante la etapa de Jémez. Para ello, Planagumà no dudó en alinear el once de gala, con todos los ‘jugones’ y Pereira en banda para potenciar su capacidad de desborde.

Acorde con la idea mostrada por el técnico, el equipo salió con las líneas muy adelantadas buscando el ataque desde el primer momento, tanto que en el primer minuto un disparo lejano de Timor estuvo a punto de suponer el primer tanto del encuentro al sorprender a un Ochoa que se encontraba demasiado lejos de su portería.

Con el Granada buscando el control del esférico durante los primeros compases del encuentro, el Leganés asumió la responsabilidad de crear peligro, esta vez mediante un cabezazo de Gabriel a los cuatro minutos de encuentro que se marchó desviado. En este caso, la ocasión sirvió como aviso para despertar finalmente a los nazaríes.

Acto seguido, Ponce se encargó de interceptar un balón que jugaba la zaga rival y dárselo a Carcela, que pisó área y disparó, aunque se topó con un defensor y la jugada finalizó en saque de esquina. Desde entonces, el Granada se hizo dueño y señor del esférico en el tramo inicial del encuentro , moviéndolo con  paciencia para buscar huecos en la sólida zaga del Leganés.

A fuego lento se fraguó la mejor ocasión de los locales en el primer tiempo. Con doce minutos en el electrónico, Carcela condujo a la perfección un contraataque que terminó por llegar a Pereira en la banda contaria. El joven brasileño se encargó de trazar un centro medido al que no pudo llegar por muy poco Ponce en boca de gol.

En un partido muy trabado por las faltas, cometidas en su mayoría por el conjunto visitante, el Granada sólo alcanzó a buscar peligro con disparos lejanos a cargo de Márquez y un activo Ponce que no dejó de presionar a la defensa rival en toda la primera parte.

Sin embargo, el Leganés se acostumbró al ritmo marcado por el Granada y logró hacerse con la posesión en la segunda mitad del primer tiempo. Tocando desde atrás y esperando aperturas en la presión de los rojiblancos, los pepineros generaron superioridad en el centro del campo y aumentaron su presencia.

La mejora en el juego de los visitantes obligó al Granada a reaccionar cambiando de costados a Carcela y Pereira. El brasileño tomó galones y volcó el juego ofensivo del equipo por su banda, buscando centros incisivos que permitiesen a Ponce buscar una buena situación de remate. Sin embargo, el delantero no logró hacerse con un hueco y el partido llegó al descanso con empate a nada.

La segunda parte comenzó con un Leganés más dominante, dueño del juego y del peligro, frente a un Granada que sólo logró incomodar a Serantes al contragolpe. A los diez minutos de la reanudación, un exceso de confianza de Vezo acabó por dar a Luciano un balón en posición de peligro, aunque Gastón Silva apareció rápido para ayudar a desbaratar la ocasión.

▷ Leer  Granada 0 - 0 Huesca: Primer empate de la temporada en un insulso encuentro

A la contra llegó la mejor ocasión del Granada en los primeros compases del primer tiempo. Pereira recibió en banda, buscó una posición más centrada y filtró un balón aéreo que no alcanzó a tocar Mantovani. Sin embargo, Serantes estuvo rápido para tocar el esférico y que rebotase en Alberto Bueno antes de abandonar el campo.

Ante el paso atrás en cuanto a dominio del juego dado por los locales, los pepineros supieron aprovechar la oportunidad a quince minutos del final del encuentro, cuando Rober Ibáñez buscó a un Szymanowski que se escoró al recibir el balón, pero aún así alcanzó a disparar un balón que terminó en las redes pese a ser tocado por Ochoa.

El resultado, unido a la falta de juego por parte del equipo, resultó en cánticos de “esta afición no la merecéis” y “estamos hasta los huevos” a diez minutos del pitido final del encuentro, acompañados de algunos pitidos.

Pese al ambiente, el Granada siguió buscando el gol. En el minuto 85 Barral consiguió conectar un buen centro, pero Krhin y Kravets se estorbaron a la hora de rematar cuando estaban completamente solos en posición de hacer gol. Tras esto, llegó el final en el Nuevo Los Cármenes.

Pese al cambio de caras en el banquillo, el Granada fue incapaz de encontrar su juego y volvió a dejar escapar los tres puntos en su feudo, esta vez contra un rival directo en la lucha por la permanencia. La racha negativa de los nazaríes se alarga y ya suman siete jornadas consecutivas sin conocer la victoria.

 

Ficha técnica:

Granada: Ochoa; Tito, Vezo, Gastón Silva, Gabriel Silva; Samper (Krhin 54′), Márquez; Carcela (Kravets 78′), Bueno (Barral 68′), Pereira y Ponce.

Leganés: Serantes; Víctor Díaz, Carl, Mantovani, Rico; Timor, Rubén Pérez; Omar Ramos (Rober Ibáñez 66′), Gabriel (Insúa 81′), Szymanowski y Luciano (Guerrero 60′).

Goles: 0-1, Szymanowski (75′)

Árbitro: Santiago Jaime Latre; amonestó a Ponce (52′)

Estadio: Nuevo Los Cármenes

Foto: Elena Callejón