El nuevo técnico rojiblanco se ha presentado ante los medios en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva del Granada

No era la primera rueda de prensa de presentación de Lucas Alcaraz como nuevo entrenador del Granada pero sí quizá la más especial. Le ha tocado retomar el mando de la nave rojiblanca por tercera vez en una coyuntura como poco complicada. De ahí que en su primera comparecencia ante los medios el entrenador nazarí no haya querido dejar de lado ni uno solo de los puntos calientes.

Aunque Alcaraz lo define como un reto, ya advirtió en su despedida que algún día podría volver. «Después de reflexionar un tiempo, te diría que prefiero apuntar un posible descenso en mi currículum que no atender la llamada de mi equipo». Dicho eso asegura que «no quiero volver a escuchar esa palabra». Porque a su juicio la categoría se puede salvar. Para ello, Lucas Alcaraz solicita «un extra de esfuerzo a mí mismo, a los jugadores y a los empleados». Consciente de la dificultad, el propio entrenador vuelve a poner su mirada en los granadinistas: «necesitamos el apoyo de la mejor afición de España».

«Si estamos todos juntos estoy plenamente convencido de que lo vamos a conseguir (…) no va a ser un camino fácil» asume el nuevo preparador del Granada. Explica que «vamos a tener un año difícil» pero que «si a mi me dicen en el año 2003 que estabaa en Santander que en el 2016 iba a estar en Primera yo no me lo creo». El técnico tiene claro también que «no es el año de regalar la categoría». Manda a su vez un aviso para los agoreros parafraseando a Fernando Valverde: «no me vuelvas a decir que es imposible». Alcaraz no se esconde, «sé que si estoy aquí es porque la etapa es difícil».

▷ Leer  El Granada se inunda en Gran Canaria

De igual manera, el preparador nazarí aclara que «son muchas cosas y no pienso en el currículum, pienso en ayudar a la situación y si percibo que la gente que yo puedo…». Dado que Lucas es un granadinista declarado, esa cuestión ha pesado mucho en su fichaje, de ahi que ante la pregunta de si ha seguido al Granada, no ha dejado dudas. Sí lo ha hecho, es más «he visto muchos partidos porque es mi obligación y es mi hobbie» añade.

Sobre lo que hay que mejorar, «está claro que la confianza y el aspecto psicológico es muy importante (…) hay que mostrar con ellos cercanía y exigencia». Pero mirando el calendario, «la parte más amable ya ha pasado, no creo que nos ayude mucho a pensar en él». Por eso cree que lo más importante es el trabajo con la plantilla a nivel personal pues «al final el futbolista antes que futbolista es persona». Se muestra optimista, «con lo argumentos que tenemos, si creamos el contexto ideal tenemos que salvar la categoría (…) creo que la gente que estamos en el cuerpo técnico tenemos capacidad suficiente para comunicarnos en otros idiomas».