Analizamos en GranadaCFWeb los goles en contra del conjunto granadino y comprobamos que el 76% de ellos lo ha recibido en la segunda mitad de los encuentros

Hace unas semanas analizamos en la web cómo le iría al Granada CF si solo se jugasen las primeras partes de los partidos y vimos que le irían mejor las cosas al conjunto granadino. Estamos ante una temporada de récords negativos para la entidad nazarí, sobre todo en goles en contra. Es cierto que Lucas Alcaraz ha conseguido, en apenas un mes, rebajar la sangría de goles encajados, sin embargo, siguen siendo demasiados para un equipo que aspira a conseguir la permanencia. Si analizamos los goles a fondo, comprobamos que de los 25 recibidos, 19 de ellos han sido en la segunda mitad de los partidos, es decir el 76%. 

Pero no queda ahí la cosa porque de estos 19 goles, quince han llegado en la última media hora. Es el verdadero handicap que arrastra el Granada, no solo esta temporada, sino desde la temporada que consiguió el ascenso a Primera División. De estos quince goles, siete se reparten entre el minuto 60 y 75, otros siete entre el 75 y el 90 y el gol sobrante en el tiempo de descuento. Esto ha ocurrido ante la mayoría de equipos a los que se ha enfrentado en estas once jornadas que llevamos de campeonato liguero.

Esto deja clara una cosa: el equipo rojiblanco llega físicamente mal al último tramo del partido o bien sufre una falta de concentración en el tramo más importante. Se ha repetido con los tres entrenadores (Paco Jémez, Lluis Planagumá y Lucas Alcaraz) esta temporada, asi que, quizás, sea la falta de autoridad en el terreno de juego de los jugadores que se encuentran en ese momento disputando el partido. Falta de veteranía y sobre todo, falta de experiencia para manejar los minutos finales han costado muchos puntos al Granada estas últimas temporadas. Un tema que deberá trabajar Lucas Alcaraz a conciencia para que no se sigan repitiendo en los próximos partidos.

▷ Leer  El Granada se inunda en Gran Canaria

Foto: Olga Arévalo