Derrota rojiblanca por 3-1 ante el Athletic Club que vuelve a reabrir el debate sobre la intensidad de los granadinos

Un Granada carnavalesco, propio de la fecha en la que nos encontramos, viajó a San Mamés con la intención de sumar tres puntos. Pero realmente se desplazó para no poner ningún tipo de resistencia al peor Athletic de los últimos años. Los de Ernesto Valverde llegaban muy tocados tras su eliminación ante el APOEL el pasado jueves en Europa League, además de llegar con bastantes bajas. Por si fuera poco, el Nuevo San Mamés estaba frio, muy frio. Prácticamente de luto, pocas veces visto.

El Granada no aprovechó toda esta cadena de infortunios de su rival, sino que además le hizo tres regalos en forma de goles. El primero no tardó mucho en llegar. Concretamente nueve minutos. Todo comenzó con un error en la salida de balón de Hongla, último hombre nazarí en el terreno de juego, que perdía la pelota al borde del área. Beñat la recuperó y en el mano a mano frente a Ochoa le cedió el esférico a Susaeta que hacía el primero en el marcador. Reaccionó pronto el equipo granadino. Exactamente cinco minutos más tarde. Héctor puso un centro al corazón del área que la zaga bilbaína no supo despejar, y Carcela, con mucha templanza, puso el empate en el electrónico. Pese a este empate, el Granada creaba muy poco peligro sobre la meta de Gorka y no daba la sensación de poder remontar el partido.

Sobre todo por la fragilidad defensiva. Antes de llegar al descanso, un nuevo regalo que hacían los rojiblancos a la parroquia local. Ingason y Ochoa no se entendieron y la jugada acabó con el meta mexicano cogiendo el balón con sus manos. El árbitro decretó cesión. La falta indirecta acabó con Lekue disparando desde la frontal y marcando el segundo tanto para su equipo. Con la victoria por 2-1 para el Athletic se llegó al descanso en unos primeros cuarenta y cinco minutos sin ningún tipo de intensidad, con numerosos errores y con muy pocos acercamientos por ambas partes.

▷ Leer  Humillación colchonera a un equipo que dice llamarse Granada CF (6-1)

En el segundo acto el Granada intentaría poner en aprietos en Athletic, y parecia que lo iba a lograr cuando a los 50 minutos, Agbo Uche disparó desde unos treinta metros impactando el balón en el poste izquierdo de la meta de Gorka. Pero sería un mero espejismo porque el Athletic Club seguiría llegando con relativa falicidad al área rojiblanca ante un Granada inhoperante, incapaz de trenzar jugadas de peligro de poner en aprietos en lo que restaba de partido al meta vasco.

En el minuto 70, el conjunto local aumentaría su ventaja en el marcador gracias a un nuevo regalo granadino. En este caso, le tocó otra vez a Ochoa, que no acertó a atrapar un balón y San José se aprovechó para lograr el tercero dentro del área. Y poco más. El Athletic no necesitó nada del otro mundo para vencer a un Granada que viajó a Bilbao a dejar pasar los minutos y reservar fuerzas de cara a la próxima semana, en la cual se enfrentará a Alavés (Los Cármenes) y Leganés (Butarque) que dictarán sentencia por la permanencia. ¿Qué cara veremos? Toda una incógnita en un Granada que ante los leones ha mostrado su versión más carnavalesca.

Foto: LaLiga

FICHA TÉCNICA

Athletic Club: IRAIZOZ, LEKUE, BALENZIAGA, BÓVEDA, YERAY, SAN JOSÉ, BEÑAT, MUNIAIN (MIKEL RICO, MIN 78), SABORIT (ETXEITIA, MIN 45), WILLIAMS (MERINO, MIN 83) Y SUSAETA

Granada CF: OCHOA, FOULQUIER, HONGLA, INGASON, GASTÓN SILVA, HÉCTOR HERNÁNDEZ, UCHE (BOGA, MIN 67), PEREIRA, WAKASO (SAMPER, MIN 71), CARCELA (PONCE, MIN 80) Y ADRIÁN RAMOS

GOLES: 0-1, MIN 11, SUSAETA; 1-1, MIN 13, MEHDI CARCELA; 2-1, MIN 33, LEKUE; 3-1, MIN 68, MIKEL SAN JOSÉ

ÁRBITRO: TRUJILLO SUÁREZ (COLEGIO CANARIO). AMONESTÓ A WAKASO (MIN 58), ADRIÁN RAMOS (MIN 61), OCHOA (MIN 69), GASTÓN SILVA (MIN 69), SERGI SAMPER (MIN 79), WILLIAMS (MIN 87)