Al igual que la semana anterior, los resultados han brindado al Granada CF una nueva oportunidad para recortar distancias con los puestos de permanencia. Lucas Alcaraz encabeza una expedición que espera sumar algún punto en el norte del país y, como ya sucediera el pasado lunes, alimentar la esperanza de afición, equipo y directiva. Delante, un Éibar enrachado hacia los puestos europeos.

Momentum. Un término físico que se aplica, con gran frecuencia, en el deporte. Disciplinas como el atletismo, el ciclismo o deportes olímpicos de contacto como el judo, el boxeo o la lucha grecorromana se han apropiado de la palabra latina para explicar el origen de una remontada, una lucha del competidor en cuestión frente a las condiciones más adversas. Es utilizado mucho por los comentaristas más genuinos de la televisión norteamericana. Ese país donde el deportes es competición y espectáculo y donde una buena final siempre cuenta con una buena remontada y un guión propio de Hollywood. Sea como fuere, el Granada está hoy ante su momentum. El equipo rojiblanco es ese púgil que ha recibido durante la mitad de un combate y, tarde pero aún vivo, ha conectado su primer gran golpe en la mandíbula de su adversario. Dijo Sir Isaac Newton que, el momentum es el movimiento, constante en velocidad y trayectoria, que un objeto experimenta y que no debe parar hasta ser interrumpido. Pues bien, esa inercia es la que deberá aprovechar hoy el Granada CF.

Delante tendrá al Éibar, un conjunto acomodado en la tabla gracias a una temporada brillante hasta el momento. Duros en su feudo y regulares en el cómputo total, los armeros están en plena pelea por Europa. Victorias como la obtenida hace poco ante el Valencia dan buena prueba de lo que es capaz de hacer el equipo vasco. Entre ellos, Fran Rico, un jugador querido por la afición rojiblanca, pero no requerido por Paco Jémez. En el centro del campo eibarrés, Rico ha conectado a las mil maravillas con un equipo sólido y no por ello falto de creatividad. Los resultados de los equipos directos animan aún más la batalla de Ipurúa, pues ambos conjuntos tienen a tiro sus objetivos actuales. Los de Mendilíbar, con 32 puntos, están a solo tres de entrar en competiciones europeas y esperan sumarlos en su campo, como viene siendo habitual. El Granada, por su parte, aspira a cotas mucho menores. De ganar, los nazaríes estarán a solo dos puntos de salir de los puestos de descenso, algo inimaginable hace apenas unos meses. El nivel de los equipos de la zona baja de la tabla así lo ha permitido. Para ello, Alcaraz debe obtener el máximo premio en un terreno de juego condicionado por su tamaño, el frío y una afición ejemplar y arrolladora. Conseguir la primera victoria lejos de Los Cármenes tendría, por lo tanto, un doble premio en el ánimo y en el total de puntos.

Los rojiblancos llegan al encuentro con la baja reseñable del francés Matthieu Saunier, quien sufre una elongación en uno de sus abductores. Se espera que Lombán ocupe su lugar. Alcaraz volverá a alinear una defensa de cinco, con Cuenca como carrilero y Gastón Silva como central zurdo. La presencia de Uche es quizá la gran incógnita en el once, mientras que sería sorprendente ver al último fichaje del Granada como titular. Hablamos de Mubarak Wakaso, un jugador al que Lucas Alcaraz ve con ritmo de competición, pues acaba de disputar con su selección la Copa Africana de Naciones. En punta, el ex borusser Adrián Ramos partirá de inicio. De ser así, poco mutaría el equipo que consiguió ante Las Palmas la victoria.

▷ Leer  Paco López: "Los jugadores han interpretado el partido a la perfección"

El Éibar también cuenta con la baja de uno de sus zagueros, se trata de hecho del granadino Alejandro Gálvez. El central lesionado dejará su posición a la pareja Ramis-Lejeune. Mendilíbar no despeja las dudas en la medular, donde ante un equipo inferior en la tabla podría apostar por introducir a Fran Rico y Adrián González. De esa manera, el técnico apostaría por un centro del campo de corte ofensivo y primaría el buen trato del balón. Las alternativas, algo más rudas, darían cabida a Escalante. Como delantero estará Sergi Enrich, jugador recién renovado por la entidad eibarresa y que espera celebrar su firma con una victoria y algún tanto.

Es una oportunidad gigantesca para los rojiblancos. La ocasión para poner algo de distancia con Osasuna y empequeñecer la brecha que lo separa de Leganés (equipo que marca el corte). La victoria del Sporting, precisamente ante el equipo madrileño, deja al Granada en la difícil tesitura de ganar o quedarse en tierra de nadie. Hoy puede ser el punto de inflexión en una temporada aciaga hasta ahora para el cuadro granadinista. Es ahora o, QUIZÁ -ya no se puede dar a nadie por muerto- nunca. De ganar, ténganlo claro, comenzará la remontada. Es el momento.

Alineaciones probables

SD Éibar: Yoel; Capa, Ramis, Lejeune, Arbilla o Luna; Fran Rico, Dani García; Pedro León, Adrián, Inui; y Sergi Enrich.

Granada CF: Ochoa; Foulquier, Lombán, Ingason, Gastón, Cuenca; Mallé, Pereira, Uche, Carcela; Adrián Ramos.