El Granada vuelve a mostrar su peor versión lejos de Los Cármenes, esta vez ante el Leganés, rival directo en la lucha por la permanencia. Un error de Lombán en la salida de balón condenó a los rojiblancos

La historia más cruel posible se repite una y otra vez. Cada dos jornadas, el Granada y su afición afrontan con ilusión un partido que podría permitirles arrojar luz sobre la situación y dar un paso más en la lucha por la salvación. Cada dos jornadas, el Granada muestra su peor versión y deja escapar una oportunidad de oro.

Esta vez, Butarque era escenario de una final anticipada por la permanencia. No había escapatoria, el vencedor se alejaría de los puestos del descenso y el perdedor sufriría al menos una jornada más. Tras la victoria ante el Alavés, los nazaríes llegaban al duelo con la confianza de abandonar por primera vez la zona baja de la tabla gracias a la moral que trajeron consigo los tres puntos cosechados.

Sin embargo, los rojiblancos volvieron a mostrar su cara B, esa que se ha convertido en tendencia lejos de su afición, esa que recuerda más a un equipo de Segunda que de la élite. Errores infantiles, escasez de acierto y falta de concentración mostraron a un Granada frágil sobre el césped de Leganés, donde el equipo local pareció inalcanzable.

Pese al dominio ofensivo nazarí en los primeros diez minutos con dos llegadas de Ramos y una de Samper, los pepineros no se amedrentaron y dieron la vuelta a la situación para hacerse valer ante su hinchada. Rico avisó con un peligroso centro al área que no encontró rematador por poco, aunque sólo era el preludio del sufrimiento que le esperaba a los de Alcaraz.

Un posible penalti no señalado sobre Gabriel terminó de encender a los blanquiazules, que insistieron en el juego directo y la verticalidad de El Zhar para intentar taladrar la defensa que protegía la portería de Ochoa. Mientras tanto, el Granada limitó sus llegadas a tímidos balones colgados en los que siempre supo imponerse Iago Herrerín.

Vezo dio el susto a los cinco minutos del descanso cediendo el balón a la delantera rival, pero Wakaso supo apagar el fuego encendido por su compañero. Sólo tres minutos después, Carcela vio la quinta tarjeta amarilla por protestar, por lo que no podrá unirse al equipo en la próxima joranda.

▷ Leer  Granada 2 - 0 Ibiza: los nazaríes mantienen su poderío en casa ante el colista de Segunda

Tras el descanso, el Granada no sólo no mejoró, sino que cedió aún mas terreno, hasta el punto de no saber casi el color del que vestía Herrerín. Los locales continuaron siendo mejores en todas las facetas del juego, llegando antes a cada balón y sabiendo llevar la voz cantante. Gabriel y Bustinza avisaron con dos remates seguidos que se toparon con la zaga visitante, Montovani rozó el larguero inmediatamente después y El Zhar y Szymanowski aprovecharon las dudas en la zaga para penetrar en el área en repetidas ocasiones.

El dominio aéreo de Ingason no fue suficiente para contener a un Leganés dominante, en parte, por la pobre actuación de un Samper tan desaparecido en ataque como en defensa. La entrada de Darwin Machís, jugador propiedad del Granada, terminó de dar alas a los locales, que ya andaban en pleno vuelo.

Tardó en llegar el premio a la superioridad local – o el castigo a la dejadez visitante –, pero finalmente lo hizo en el minuto 83. Lombán erró en la salida de balón y regaló la posesión en zona peligrosa al Leganés. Luciano se encontró con un balón medido en la frontal del área y habilitó a Machís ante la salida de Ochoa, que sólo tuvo que empujar el balón.

Ochoa salvó el segundo tanto local a bocajarro en una volea de Rico antes de que el árbitro pitase el final del encuentro. Uno a cero, una derrota más, otra oportunidad desperdiciada y un nuevo encuentro fuera de casa en el que el Granada no logra encontrarse a sí mismo y ofrece una imagen inferior al resto de equipos que luchan por la categoría. La salvación aún es posible, pero siempre y cuando el equipo muestre la cara habitual en Los Cármenes en lugar de su cara B.

Ficha técnica:

Leganés: Herrerín; Bustinza, Siovas, Mantovani, Rico; Rubén Pérez, Morán (Insua 89′); El Zhar, Gabriel, Szymanowski (Machís 63′)y Guerrero (Luciano 76′)

Granada: Ochoa; Cuenca, Vezo, Ingason, Lombán (Ponce 85′), Héctor; Samper, Wakaso, Carcela (Koné 58′), Pereira (Boga 71′) y Adrián Ramos.

Goles: 1-0 Machís (83′)

Árbitro: Juan Martínez Munuera, amonestó a Morán (81′) y Siovas (90′) por parte del Leganés y Carcela (43′) y Wakaso (63′) en el Granada.

Incidencias: partido correspondiente a la 26ª jornada de LaLiga, que enfrentó a Leganés y Granada en el Estadio Municipal de Butarque.

Foto: LFP