El Granada suma una nueva victoria en casa, esta vez ante un Alavés que mantuvo la esperanza hasta el final gracias a una gran actuación de su guardameta, Pacheco

Es difícil rendirse cuando, cada vez que tropiezas, alguien te ayuda a levantarte, te sacude el polvo y te hace reanudar la marcha. Es difícil rendirte cuando tienes detrás una afición como la de Los Cármenes, que supone un soplo de aire fresco para el equipo siempre que juega en casa, una motivación extra para luchar por el escudo que visten los jugadores en el pecho.

El equipo no puede bajar los brazos, la hinchada se los sujeta si muestra el más mínimo atisbo de dudas, y así luce su verdadero fútbol en comunión con la afición. El encuentro mostró nuevamente la cara de ese Granada que lucha desde el primer minuto por cada balón y propone un juego ofensivo en todo momento.

Carcela culminó la superioridad ofensiva local a los cinco minutos con un disparo desde dentro del área que se topó con un defensor del Alavés. Acto seguido, Adrián Ramos estuvo a punto de abrir el marcador tras un gran balón largo puesto por Wakaso, pilar de la medular de Alcaraz desde que llegó en el mercado invernal.

Diez minutos necesitó el Alavés para comenzar a asentarse con una posesión larga, diez minutos en los que el Granada no permitió a su rival retener el balón lo suficiente como para empezar a desplegar el juego que les ha llevado a ocupar la undécima posición de la tabla.

Avisó primero Carcela antes del cuarto de hora, después lo hizo Wakaso tras una triangulación con el extremo marroquí y Adrián Ramos. Fue el colombiano quien se encontró con el pie de Pacheco al disparar nuevamente desde dentro del área, manteniéndose las tablas iniciales tras la gran actuación del guardameta.

A la tercera se dice que va la vencida, y así fue. Alcaraz indicó a Héctor que buscase el área en el saque de banda, el balón encontró a Ramos y retrocedió hasta Wakaso, que la esperaba en la frontal para sacar un disparo raso cruzado ante el que nada pudo hacer Pacheco. El marcador se abría y la permanencia se acercaba un poco más.

Con el tanto de los locales, se animaron nuevamente en lo referente al juego ofensivo y volvieron a dominar a un rival noqueado. Pereira probó suerte sin éxito desde la frontal del área al borde del descanso, que llegó dándole la victoria momentánea a los locales.

La reanudación no trajo cambios consigo, y Pacheco tuvo que volver a ponerse la capa de héroe para atajar un disparo de Carcela desde dentro del área tras ser habilitado por un gran pase de Adrián Ramos. El Granada siguió asediando la portería de los visitantes sin éxito, hasta que Cuenca recogió un balón en la frontal y lo envió contra el palo de la portería defendida por Pacheco antes de acabar entrando.

Lejos de amedrentarse con el segundo tanto local, el Alavés despertó y mostró la versión que les ha llevado a la zona media de la tabla. Cuatro minutos tardó Camarasa en dar la réplica al tanto de Isaac Cuenca empujando un rechace de Ochoa a su propio remate de cabeza. Así, el Alavés estableció el que sería el marcador final del encuentro.

▷ Leer  Por y para Granada

Sin embargo, el electrónico pudo haberse movido en numerosas ocasiones. Adrián Ramos fue el primero en tentarlo al enviar un disparo desde dentro del área al larguero cuando ya se cantaba el tercer gol en las gradas.

Una lesión obligó a Hongla a marcharse sustituido justo antes de que Carcela volviese a intentar mover el marcador. El extremo se adentró en el área, pero se topó nuevamente con Pacheco en el mano a mano.

Camarasa pudo hacer el tanto del empate a los 73 minutos de juego, pero el mediapunta estaba en posición antirreglamentaria cuando envió el balón a la red defendida por Ochoa tras una acción a balón parado. Tras esta acción, comenzó el calvario para el Granada ante un rival que quiso morir de pie y no de rodillas.

Uche y Gastón resultaron amonestados, por lo que no podrán ser alineados en el próximo encuentro. Además, a Alcaraz se le une la posible baja de un Héctor que abandonó el partido ovacionado en el minuto 81 por problemas físicos. Con todos estos contratiempos, Ibai encontró la forma de sacar un derechazo desde la frontal del área que se estrelló en el poste izquierdo de Ochoa en la que sería la última acción de peligro visitante en el encuentro.

Ya en el tiempo de prolongación, el Granada acabó jugando contra nueve por las expulsiones de Katai y Alexis. Con la ventaja numérica, los locales pudieron sentenciar el encuentro en el último minuto en una jugada en la que hasta tres jugadores se encontraron frente al arquero visitante, pero el balón terminó por recibirlo Uche en fuera de juego.

De este modo llegó el final y el Granada volvió a sumar tres puntos vitales en la lucha por la permanencia. Nuevamente, Los Cármenes supo apoyar al equipo en todo momento y levantarle cuando más decaído parecía, demostrando y ayudando al equipo a creer que en Granada todo es posible.

Ficha técnica:

Granada: Ochoa; Cuenca, Hongla (Vezo 70′), Ingason, Gastón Silva, Héctor (Ally Mallé 81′); Uche, Wakaso, Carcela, Pereira (Foulquier 62′) y Adrián Ramos.

Alavés: Pacheco; Vigaray (Kiko Femenía 58′), Alexis, Feddal, Theo Hernández; Torres, Krsticic (Santos 83′); Romero, Camarasa Katai y Deyverson (Ibai 72′).

Goles: 1-0, Wakaso (37′), 2-0 Cuenca (52′), 2-1 Camarasa (56′)

Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva, amonestó a Carcela (44′), Uche (77′), Héctor (80′), Gastón Silva (83′), Ingason (90′) y Cuenca (92′) por parte del conjunto local y Vigaray (12′), Romero (24′), Torres (30′), Katai (90′ y 92′) y Alexis por partida doble (94′) en el equipo visitante

Incidencias: partido perteneciente a la 25ª jornada de La Liga, que enfrentó a Granada y Alavés, disputado ante 14.038 espectadores.

Foto: Olga Arévalo