El técnico rojiblanco ha comparecido en rueda de prensa para valorar el estado del equipo y la situación que atraviesa antes de enfrentarse al Valencia

El tiempo se acaba y el Granada ya no puede permitirse hacer cábalas. “Más que pensar en cuentas generales hay que pensar en el próximo partido, que es el que va marcando si hay que seguir con cuentas generales o ya no vale más que ganar”, ha explicado Lucas Alcaraz en su comparecencia.

Para el choque, los nazaríes recuperan a Carcela, lesionado hasta ahora tras jugar con su selección. “Es una semana en la que al tercer partido llegas con la gente más cansada”, ha recordado el entrenador, “tampoco tenemos exceso de recursos en las posiciones de ataque, Carcela nos da variantes interesantes y si tiene su día nos puede ayudar”.

Sin embargo, quien no estará disponible será Adrián Ramos, jugador que, según Alcaraz, había dado “otra dimensión” al equipo gracias a que “sus características no son comparables al resto”. “Nos está faltando en los partidos más determinantes”, ha lamentado el técnico acerca de las lesiones del ariete colombiano.

De cara al encuentro, donde Alcaraz ha afirmado que “es posible que sigamos jugando con línea de cuatro” en defensa, el Granada tendrá que partir con la máxima de que “donde hay que hablar y ganar es en el campo”. “Teniendo en cuenta la sobreexposición que tenemos a nivel de medios y la situación del equipo, lo que hay que hacer es ganar”, ha expuesto el granadino..

▷ Leer  Diego Martínez: "Creo que merecíamos el empate"

Para ganar “es muy importante tener la línea de los partidos de casa”, centrándose especialmente en el arranque del partido, que el técnico ha catalogado como “fundamental”, ya que “empezar bien el partido nos daría un plus”. “Tenemos que demostrar desde el primer minuto que los que nos jugamos algo somos nosotros, pero eso hay que demostrarlo desde el primer minuto, no vale con decirlo”, ha explicado Lucas Alcaraz. “Mañana cada uno tiene que sacar lo mejor de si mismo, ponerlo en el campo y ganar el partido”, ha declarado el entrenador, “ahora mismo es cuando tenemos que apretar los dientes”.

En cuanto al último encuentro y las especulaciones de que el equipo fue conformista, el míster ha confesado que “es cierto que hay un córner que tardamos en tirarlo”, aunque esgrime que “es más fruto del cansancio”. “La ilusión era ganar y era lo que hacía falta, la gente estaba muy jodida al terminar el partido”, ha finalizado.

Foto: Pepe Villoslada / Granada CF