El Granada cambió los papeles con respecto a su último partido. Un primer tiempo con claros y oscuros, en el que Pedro adelantó a los de Oltra con picardía. La segunda mitad, todo un asedio del Zaragoza que encontró su recompensa con un penalti dudoso. Baena, nuevamente expulsado. El Granada pidió penalti sobre Machís y expulsión de Valentín en la acción del gol

El equipo rojiblanco ya conoce las dos caras de esta Segunda División y todo por el módico precio de cuatro puntos. Como si de una infracción de tráfico se tratara, el Granada se dejó cuatro unidades en el casillero de dos maneras totalmente distintas. Si en Los Cármenes fue protagonista de una sensacional segunda mitad, en La Romareda la segunda parte sobró física y tácticamente a un Granada gris. El asedio, tocó sufrirlo con diez tras una expulsión que, si bien pudo llegar antes, pareció demasiado rigurosa. 

El partido, tras unos minutos de tanteo, fue tiñéndose de blanco con un equipo local obligado a proponer y un Granada bien posicionado, siempre en torno a la pareja Menosse-Germán. Lejos de ser un agobio para los de Oltra, Machís, Pedro y Espinosa encontraron en los inicios hueco a la espalda de Eguaras, poco acertado en el primer tiempo. Joselu, algo desasistido de nuevo pero generoso en sus esfuerzos defensivos, fue el primero en probar fortuna con un remate a bote pronto desde muy lejos. Por poco sorprende a Ratón. El Zaragoza mezcló bien el ataque por izquierda y por derecha, consiguiendo desbordar a Víctor Díaz para obtener varios saques de córner. En el balón parado, el Zaragoza creó peligro y obligó a los zagueros rojiblancos a estrechar marcas. Sin embargo, la primera jugada de peligro local llegó por una concesión de Álex Martínez. El ex bético cedió el balón a Varas con poca fuerza y Borja Iglesias pudo robar el esférico y disparar a bocajarro al meta. Varas, firme, evitó el primer gol de la tarde. El árbitro centró la atención en dos jugadas con muy distinto final. La primera, una acción punible sobre Machís que, tras varias repeticiones, parece penalti. El colegiado no señaló nada. Dos minutos más tarde, la presión de Joselu se vio recompensada y Espinosa salió potente al contragolpe, con Machís como opción muy clara de pase. Valentín lo trabó por detrás cuando casi pisaba área local, en una falta que el árbitro no dudó en señalar y castigar con amarilla. Lo cierto es que, el color de la cartulina debió ser otro.

Pero más allá de la decisión arbitral, la jugada acabó bien para los rojiblancos. Pedro agarró el balón y ejecutó la falta con maestría. Anticipó el salto de la barrera y lanzó la pelota suave y rasita por debajo del muro maño para que Ratón no pudiera hacer nada. Pedro Sánchez, un ex del Zaragoza, hizo el primero de la tarde y de la temporada (0-1). Tras el gol, el Zaragoza no tardó en volcarse en busca del gol, pero se encontró siempre con un sensacional Javi Varas. Oliver Buff probó, desde cualquier ángulo, para encontrar el empate a balón parado. Sin suerte, los maños quisieron bajar el balón al suelo, pero el juego se trababa en el centro del campo. Buff volvió a aparecer para quebrar a Álex y cedérsela a Iglesias, cuyo lanzamiento salió cerca de la escuadra de la meta. Así se llegó al receso, con un nuevo aviso del equipo que más y mejor controló el balón.

▷ Leer  El Granada Femenino cae en la final de la Copa de Andalucía (2-1)

La segunda parte, al igual que en la pasada jornada, fue un asedio total de un equipo sobre el otro. El problema, el Granada era el que despejaba el balón y no proponía nada, más allá del balón directo hacia un crispado Joselu. El sufrimiento del Granada, eso sí, se debió más a lo bien que trabajó el rival la presión y el juego combinativo que a defectos gigantes de los de Oltra. Pombo avisó de volea y Machís respondió con un buen pase a la contra al que Joselu nunca pudo llegar. Tras varios acercamientos locales sin premio para los de Natxo, llegó la jugada clave. Eguaras centró un balón pasado y Germán, en ese habitual baile que conciertan arietes y zagueros, cayó con Borja Iglesias. El árbitro no dudó en señalar penalti, aconsejado por su asistente. El propio Borja Iglesias hizo su primer tanto en el curso desde los once metros (1-1).

El Granada trató de reaccionar, pero se encontró con un peor escenario. La pérdida absoluta del balón y la entrada de Toquero en el campo. Con el espigado atacante, el Zaragoza ganó en hambre y presencia en el área, hasta el punto de tener en sus botas el 2-1. Gaizka se encontró con el poste tras batir a Varas. Para mayor sufrimiento, Baena fue expulsado por una falta rigurosa que dejó al Granada vendido ante el empuje maño. Zapater, al lanzamiento de esa misma infracción, puso el balón en la escuadra pero se encontró con el vuelo de Varas. Los últimos intentos, lejanos y centrados, no pusieron en aprietos al meta granadinista. La enésima mala noticia del Granada llegó en el minuto 82, cuando Germán pidió el cambio por lesión. Así terminó el partido. Un preocupante choque que deja, tras 60 minutos de mal juego, dos certezas. Que esto es la Segunda y no hay partido fácil, sería la primera. La segunda certeza, que este Granada tiene capacidad para sufrir y puntuar fuera de casa, algo que rescatar positivamente tras un mal partido. Esto sólo empieza. Pero cabe mejorar y hay que hacerlo.

FICHA TÉCNICA

Real Zaragoza: Ratón; Ángel, Valentín, Grippo, Benito; Zapater, Eguaras (Febas, 77´); Javi Ros, Buff (Papu, 84´), Pombo (Toquero, 71´); y Borja Iglesias

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Menosse, Germán (Dean, 84´), Álex Martínez; Baena, Montoro; Pedro, Espinosa (Alberto Martín, 62´), Machís (Puertas, 71´); y Joselu

Goles: 0-1, Pedro Sánchez (23´); 1-1, Borja Iglesias p. (70´)

Árbitro: Mostró la amarilla a Valentín (22´), Eguaras (35´) y Pombo (67´) . Expulsó a Baena por doble amarilla (42´y 79´)

Incidencias: Partido de la segunda jornada de Segunda División en el estadio La Romareda (Zaragoza)