El Granada salvó un punto en un partido que tuvo claro dominio local. El Zaragoza fue empujando más y más con el paso de los minutos y los de Oltra, con uno menos, se desdibujaron en todas sus líneas salvo en defensa. Aquí, nuestra valoración sobre cada uno de los rojiblancos

Lea aquí la crónica del Zaragoza-Granada: «Al otro lado del asedio»

El once titular

Javi VARAS (9) ESTELAR. El portero fue el mejor de los rojiblancos y, seguramente, del partido. Trascendente en cada una de sus apariciones, blocando todo lo que pudo y despejando aquellos balones más peligrosos. En un mano a mano salvó el primero de la tarde. En los saques de esquina, impregnados con el veneno de Oliver Buff, estuvo más que correcto. La parada con vuelo incluido a Zapater, cuando el Granada estaba K.O., le encumbró. La única forma de batirlo en estas dos jornadas, un dudoso penalti.

Víctor DÍAZ (6) EXPERIENCIA. El lateral volvió a rendir a gran nivel, a pesar de sufrir con Pombo y Buff. No tuvo errores de bulto y soportó el vendaval cuando el conjunto maño apretó Tiró de veteranía en los peores momentos, apareciendo con las fuerzas justas al corte y dando un respiro a sus compañeros arañándole segundos al marcador.

Hernán MENOSSE (6) GUERRERO. No huyó ninguna de las confrontaciones y aguanto estoico los mejores momentos de los maños. Pero, para su pesadilla, tuvo ante sí a un púgil rápido y descarado. Borja Iglesias le ganó a los puntos, pero al terminar el combate, ahí seguía el uruguayo. De pie y con un punto en la mochila rojiblanca.

GERMÁN Sánchez (5) SUPERADO. Germán no tuvo su mejor partido. No lo parecía en una primera parte, en la que tanto él como su compañero uruguayo fueron la red de seguridad de unos laterales poco precisos y un centro del campo incapaz de domar el cuero. En la segunda parte vimos a un Germán humano, superado por el rival y exigido en lo físico. Borja Iglesias supo cuándo atacar la zona del uruguayo y cuándo medirse con el gaditano. Cometió un penalti de los que no suelen pitarse, quizá en Los Cármenes hubiera continuado el juego. Acabó el partido en la enfermería, con una lesión en su pie derecho.

ÁLEX MARTÍNEZ (5) INOCENTE. Se le vieron las costuras en defensa, donde fue superado por Buff y Benito. Regaló una asistencia de gol a Borja Iglesias, pero salvó Varas. Es un jugador veloz, que aporta alegría al ataque y puede mezclar bien con Machís, pero no en partidos como los de La Romareda, en los que el rival presione hasta el punto de minimizar la zona de influencia del ex bético. Sus pases, evidentes, fueron cortados por la presión alta del Zaragoza.

Raúl BAENA (5) EXPULSADO. Otro partido en el que el capitán no acaba el encuentro. Es cierto que la expulsión es más que rigurosa y que, viendo la repetición, Baena impacta con el balón. Pero igual de cierto es que el «8» pudo ser expulsado antes por varios choques desmedidos. No obstante, en lo futbolístico hay poco que reprocharle. De los pocos que supo ejecutar bien la presión y se dio el lujo de sacar algunos balones desde la cueva bien jugados. Debe medirse, o verá más tarjetas con o sin razón.

Ángel MONTORO (5) NO ESTUVO. El mediocentro debe ser el catalizador del juego de los de Oltra. Eso, sin balón, es imposible. Pero, quitando el nefasto segundo tiempo del equipo, Montoro tampoco apareció en los primeros 45 minutos. Quizá no supo escoger bien los movimientos sin balón o sufrió en demasía la marca de Zapater. Eguaras, que bailó al principio con Espinosa, estuvo más desacertado y permitió que fuera el ex levantinista el que apareciera. A nivel personal, me preocupa que la aparición de Espinosa o Montoro, derive en la desaparición del otro.

Javier ESPINOSA (6) MEJORA. El mediapunta jugó mejor que ante el Albacete. No lo pareció por el resultado y, peor aún, por el pobre juego del Granada en la segunda mitad. Pero, Espinosa no estuvo en la segunda mitad al ser sustituido relativamente pronto. Las pocas jugadas de peligro, llegaron en combinaciones de Espinosa con Pedro. Buena y rápida conducción en la jugada que supuso el gol rojiblanco. Reitero mi preocupación; espero que Espinosa y Montoro no alternen su influencia y consigan brillar uno junto al otro.

▷ Leer  Una victoria fruto de la conexión forjada a orillas del Ebro

Darwin MACHÍS (6) CONTROLADO. El venezolano mostró una cara totalmente distinta al primer encuentro. No estuvo individualista sin razón, o al menos no cayó en ese error de forma evidente. Sigue sin tomar la mejor decisión en cada jugada, pero se sabe importante en la categoría y encara con firmeza. No siempre saldrá el regate, pero cuando lo consiguió, rompió líneas y lideró el contragolpe. Algo optimista en el pase, lanzando balones demasiado exigentes para Joselu. Fue objeto de un penalti no pitado y cada vez más claro.

PEDRO SÁNCHEZ (7) EX. Se cumplió de nuevo. El Granada es un equipo que suele sufrir esa ley no escrita del balompié. Si un jugador se encuentra contra su ex equipo, y más si le pitan, suele ser protagonista. Esta vez la ley la celebró el Granada. Pedro lo hizo tirando de inteligencia. Es un valor seguro a balón parado. Por ello, en la falta más peligrosa a favor de los rojiblancos en lo poco que va de temporada, Pedro brilló y puso a los suyos por delante. Quitando el gol, Pedro estuvo tan desdibujado como el equipo y tan asfixiado como el propio Oltra en la segunda parte.

JOSELU Moreno (6) GENEROSO. El ariete se encontró sólo. Lo estuvo y así se sintió. Las cámaras lo buscaban tras las estériles jugadas ofensivas del cuadro nazarí. Su expresión, la de un jugador desfondado que lo dejó todo en la faceta defensiva. Por eso llegó sin fuerza en las pocas jugadas al contragolpe que tuvo el Granada. Su esfuerzo, primordial en la presión que quieren ejercer los de Oltra, es aplaudido y reconocido. Pero un nueve vive de los goles y Joselu debe aportar estos de manera significativa.

El banquillo

ALBERTO MARTÍN (5) INTRASCENDENTE. Cuando Oltra dijo que había sido injusto no dando minutos ante el Albacete a ciertos jugadores, uno de ellos era Alberto. Un jugador con calidad y comprometido como el que más con la causa rojiblanca. La llegada de Montoro, un perfil algo más complementario con el de Baena, lo relegó a un segundo plano. Pero es incuestionable que Alberto Martín es una pieza interesantísima para la medular de Oltra. Alternará pronto titularidad con banquillo. Sin embargo, al igual que Montoro, necesita del balón para influir en el juego. Le tocó sufrir junto al equipo y, por ello, pasó sin pena ni gloria.

ANTONIO PUERTAS (4) DESACERTADO. Entró pocos minutos, pero perdió dos balones peligrosísimos en campo propio por encarar. La confianza está bien, el regate es una de sus mejores virtudes, pero hay que saber reconocer en que fase del juego se está. Ayer salió para redoblar ayudas en defensa y buscar los espacios a la contra para explotar su rapidez. Sin embargo, Antonio prefirió chocar contra el muro directamente.

CHARLIE DEAN (-) Salió por Germán, que acabó lesionado. No tuvo demasiado trabajo porque solo jugó unos minutos. El asedio maño estaba ya menguando. Tendrá su oportunidad el viernes, si lo de Germán tiene un mínimo de seriedad.

Foto: LaLiga