El Granada culmina con un empate su etapa de preparación para la temporada. El Almería anotó el empate cerca del final, cuando jugaba con superioridad numérica por una reprochable expulsión de Baena. El cruce de cables del capitán no fue el único del encuentro, en el que se palpaba la cercanía del comienzo de La Liga 1|2|3

Oltra y sus chicos ya han terminado la pretemporada. Ha sido con un empate en Baza, ante un rival de la misma categoría, la Unión Deportiva Almería. En el Constantino Navarro, y con un objetivo benéfico, se han dado cita almerienses y granadinistas para dar por terminada la tediosa espera. El siguiente pitido inicial que oigan unos y otros, será el que abra la Segunda División. Quizá por eso, el amistoso tardó poco en dejar de serlo. El encuentro dejó clara la igualdad existente en la categoría de plata. El Almería, reforzado a las mil maravillas por jugadores de la talla de Tino Costa y liderado por Pozo, quería medirse a uno de los máximos favoritos. El Granada CF está llamado a ser uno de los equipos que luche por el ascenso directo, por lo que acabar con buenas sensaciones daría mucha moral a los de Ramis. Más aún con un resultado relativamente positivo.

Oltra probó con un once algo distinto al que se vio en el Nuevo Los Cármenes el pasado martes. Menosse, Víctor, Montoro, Kunde y Pedro Sánchez no fueron de la partida, dejando su lugar a Charlie Dean, Quini, Alberto Martín -que completaron todo el encuentro-, Espinosa y Puertas. Especial fue el encuentro para jugadores con pasado en el Almería, como Espinosa, Puertas o el propio Oltra.

El partido comenzó con la típica fase de lectura y asentamiento en el campo. Tras unos pocos minutos, fue el Granada el que tomó las riendas y se mostró, con y sin balón, más cómodo que el rival. Los rojiblancos -hoy de negro- centraron sus ofensivas en los costados, con Machís y Puertas como auténticos extremos. Sin embargo, los primeros acercamientos peligrosos corrieron de parte del Almería, aunque los disparos no hicieron actuar a Javi Varas. José Ángel Pozo, líder incuestionable en la media almeriense, fue cogiendo velocidad y acabó el encuentro como uno de los mejores jugadores sobre el verde. Pasado el primer cuarto de hora, Machís logró concretar y transformar en ocasión esa superioridad de la que gozaban los de Oltra. Su chut, sin embargo, se marchó desviado por poco. No tendría la misma suerte René, portero del Almería. Pocos minutos después, Germán tiraba un pase escandaloso para Joselu, que se plantaba ante él y definía con clase (1-0). Con el gol, el dominio del Granada se acentúo y el Almería perdió la concentración. Machís pudo aprovechar una jugada escorada para hacer el segundo, pero Joaquín se cruzó en su camino.

▷ Leer  El Granada deja atrás los fantasmas y rompe la mala racha fuera de casa tras ganar al Villarreal B (0-2)

Ya tras el descanso, y con los mismo jugadores, la tensión que se había podido intuir con Charlie Dean o Baena, terminó por estallar. Faltas más duras de lo que acostumbran a tener los amistosos, conatos de tangana y choques poco justificables. La colegiada estuvo correctísima al cortar con tarjetas todas las muestras de juego duro que iban sucediéndose. Un cuerpo arbitral formado íntegramente por mujeres, algo que por desgracia sorprendió en las redes. La calidad del arbitraje femenino quedó totalmente demostrado con el gran partido que dirigió la árbitro. Tras una intervención sencilla de Varas a disparo de Alcaraz, llegó la jugada diferencial del partido. Baena, que había visto la amarilla, vio la segunda apenas un minuto después por agarrar del cuello a Fidel. La amarilla, muy clara, le costó al capitán rojiblanco la expulsión. Con uno menos y más de media hora por delante, el Granada se replegó y dejó en los contragolpes sus opciones de aumentar la diferencia. Pero el Almería, con Tino Costa sobre el campo y la salida del ex rojiblanco Pervis Estupiñán, dio un paso adelante y comenzó a llegar con peligro ante Javi Varas. Primero a Motta, después a Hicham, el meta sevillano evitó el empate mientras Oltra y Ramis acometían el habitual carrusel de cambios. En el minuto 87, Varas no pudo evitar que Estupiñán cumpliera la «ley del ex» y anotara el tanto del empate (1-1). El Almería no se quedó ahí y, con el dominio total del balón, buscó en el descuento el tanto de la remontada. Hongla lo evitó tras una mala decisión de Víctor Díaz. Finalmente, empate sufrido. El Granada entró de lleno en un juego sucio y trabado del que salió sin Baena. Con once, los de Oltra superiores gracias a un Machís desatado y un Joselu abrazado por el gol. El de Baza es un test del que sacar pocas conclusiones y alguna que otra lección. Lo importante, el domingo 20 a las 22.00 horas. 

Foto: Granada CF