El equipo rojiblanco mejora sus notas gracias a las buenas sensaciones que dejó la victoria y al completo encuentro que realizó. La aparición de Saunier y la inclusión de Peña en el once beneficiaron a todos los de Oltra 

Lea aquí la crónica completa del Granada – Córdoba: «Receta contra los nervios» (3-1)

El once rojiblanco

Javi VARAS (6). TRANQUILO. Vivió su partido más cómodo, gracias por la mejora ostensible en el hacer de su defensa. No perdió la concentración a pesar del resultado a favor y estuvo atento a varios balones largos que despejó fuera del área con acierto. El estrambótico remate de Guardiola le complicó la parada en la jugada del gol, por lo que no pudo evitar que el balón entrara. En el descuento realizó una doble parada sensacional.

VÍCTOR DÍAZ (7) SUPERIOR. El lateral rojiblanco fue de los más destacados y realizó un partido soberbio. Tras una mediocre actuación en Pucela -contagiado por el desempeño de los centrales-, Díaz recuperó su mejor versión y aportó más que nunca en ataque. Mezcló bien su juego con Pedro y puso un balón muy dulce a Machís en el primer gol. Me atrevería a decir que el mérito del primer tanto corresponde más al sevillano por esa enorme asistencia. En el segundo tiempo estuvo correcto en defensa hasta el tiempo añadido, en el que el equipo se relajó y Jaime Romero entró con facilidad por su banda.

Hernán MENOSSE (6) INFLUENCIABLE. El charrúa volvió a ser el de las primeras jornadas. Tras varios partidos grises en los que se le requería mayor liderazgo, Menosse recuperó la contundencia y mejoró con el acompañamiento de Saunier. Con el paso de los minutos, las malas sensaciones del inicio de temporada fueron desapareciendo y regresó la garra del uruguayo.

Matthieu SAUNIER (8) LE COMMANDANTPocas veces se ha visto a un defensa mejorar tanto el juego del equipo en su globalidad. Era la novedad del encuentro, pero también la incógnita. ¿Cuál era su compromiso? ¿Cómo llegaba físicamente? Todas las dudas quedaron disipadas en una primera parte colosal en la que los blanquiverdes no pudieron superar al francés. En la segunda parte volvió a ser determinante en varios contragolpes visitantes. Estuvo bien al corte, colocando la línea, inexpugnable por arriba e incluso se dio el lujo de salir desde atrás con el balón jugado y realizar varios recortes. Posiblemente, el mejor fichaje del Granada al cierre del mercado haya sido su continuidad.

ÁLEX Martínez (7) CRECIDO. El lateral volvió a participar con acierto en el juego. Apenas se le puede reprochar un par de ocasiones en las que tardó en dar o no dio un balón en largo a Machís. Es una pieza insustituible en ataque, por la concepción que tiene del juego por banda y su innata habilidad para construir por dentro. Tiene gestos técnicos de crack y además dejó patente su buen golpeo a balón parado. Lástima el larguero.

Raúl BAENA (7) TRABAJADOR. Hizo lo que se le pide y lo que debe hacer para que el resto del equipo funcione. Difícilmente destacará como el mejor en un partido, pero eso no quiere decir que no lo sea. Ayer sostuvo el centro del campo y dio la razón a los que exigían la vuelta del 4-2-3-1. Con Peña por delante, a Raúl se le pide que haga menos esfuerzos en la fase de creación y más en la recuperación. Y así lo hizo. Se peleó constantemente con cualquier jugador cordobesista que pretendió jugar por dentro y tomó siempre la opción más fácil y segura con el balón. Gran partido del capitán.

Ángel MONTORO (6) GOLPEADO. Se va pareciendo al jugador que deslumbró en el Trofeo. El parón por la lesión frenó su crecimiento dentro del equipo y eso ha mermado la habilidad que tiene Ángel para cambiar el ritmo del choque. Ayer sufrió un duro golpe que le perjudicó a lo largo del encuentro y que fue el motivo por el que salió del campo en el segundo acto. La entrada de Peña en el once le liberó de presión.

PEDRO Sánchez (7) DERROCHE. El jugador alicantino está saliéndose en este primer mes de competición. Ante el Córdoba no necesitó anotar para volver a firmar una buena actuación. Desbordó cuando pudo y sus intenciones siempre fueron las mejores. Tiene veneno en su bota derecha y no le faltan nunca las ganas de luchar cada balón. Ayer los focos fueron para otros, pero Pedro siempre está ahí, haciendo lo mejor que sabe de la mejor manera posible.

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

Sergio PEÑA (8) NECESARIO. Si la figura del mediapunta se antojaba ya de por sí necesaria, que la ocupe Peña parece casi obligatorio. Su partido ante el Córdoba fue inmaculado. La elocuencia de su discurso futbolístico ayer levantó del asiento a Los Cármenes. Tocó rápido, contemporizó cuando debía hacerlo y hacía buenos a sus compañeros simplemente entrando en juego con ellos. Dio al Granada todo lo que necesitaba cuando lo necesitaba. Es difícil no sobre reaccionar con el partido que realizó el peruano, pero se ha hecho con el puesto a la primera opción que ha tenido. El fútbol es más sencillo con jugadores como Peña a los mandos del juego. Ganar también.

Darwin MACHÍS (9) IMPARABLE. Le salió todo. El Córdoba ha pagado los platos rotos de las críticas -necesarias y lógicas- que le llovieron al venezolano tras varios partidos muy deficientes. Las ganas de intentarlo a pesar del fracaso separan a los buenos jugadores de las grandes estrellas y Darwin puede y debe serlo en esta categoría. Velocidad, sorpresa en el desborde y capacidad para tomar bien las decisiones. Eso se le pedía. Lo entendía pero no lo ejecutaba bien. Ante el Córdoba, Darwin volvió a ser Machís y vivió su mejor tarde en Los Cármenes. El primer gol lo alivió y el segundo le dio alas. El tercero -obra de Joselu- es prácticamente suyo y el penalti que Ramos marró, nació de las botas del venezolano. Un interior driblando por la izquierda con el 11 a la espalda siempre es buena noticia para la parroquia rojiblanca.

Adrián RAMOS (5) TOCADO. Su nivel físico es, cuanto menos, discutible. Sus esfuerzos en ataque fueron pocos, más aún cuando se le presupone estrella máxima de la categoría. Y lo es, pero debe demostrarlo. No se le ve fino lejos del balón, sus movimientos fueron casi siempre previsibles para los centrales blanquiverdes. En el penalti tiró un desmarque de mucha clase y una vez controló supo que sería barrido y provocaría el penalti. Desde los once metros no pudo anotar por una mala ejecución. No quiero restar mérito al portero, pero la carrera hacia el golpeo fue corta y la potencia, poca. Después se notó un pinchazo en la zona isquiotibial y puede ser baja durante varias semanas.

El banquillo

ALBERTO MARTÍN (6) VENTILADOR. Entró para refrescar al equipo y dar descanso a Montoro y el equipo no notó el cambio. Y si lo hizo fue para mejor. Volvió a hacer mucho con pocos gestos. Un cambio de orientación, una buena intercepción gracias a su colocación junto a Baena,… Alberto Martín está para sumar y desde el banquillo o desde el once tiene capacidad para hacerlo y tener un impacto positivo en el juego del equipo.

JOSELU Moreno (7) LUJO. Eso es tener al pichichi de la categoría en el banquillo. Un lujo. No digo que sea un lujo innecesario ni caprichoso. Oltra leyó así el encuentro y decidió alinear a Ramos en lugar del onubense, algo que el mismo lamentó. «Me ha dolido tener que dejar a Joselu fuera porque es un jugador que se deja el alma». Joselu lo demostró aún no siendo de la partida. Presionó como si el partido estuviese 0-2 para el Córdoba y se dejó el alma en cada balón. Así, cuando todos celebraban el tercero de Machís y el portero lo evitó, Joselu fue el único jugador que siguió de cerca la jugada y empujó el balón para hacer su segundo gol con el Granada.

Pierre KUNDE (5) ANESTESIADO. El marcador a favor, la afición de fiesta y el Córdoba roto atrás. No era el clima más favorable para entrar con una concentración de hierro. El equipo se relajó. Todos lo hicieron y el Córdoba se lanzó a por el quimérico empate. Kunde no disfrutó de demasiado balón y apenas se le puede juzgar.

José Luis OLTRA (8) ACERTADO. Ayer sí llevó a la práctica su discurso del jueves. Le costó, pues al principio el Córdoba se hizo con el balón. Con el gol el partido cambió y el Granada completó un gran choque en defensa y en ataque. Los cambios estuvieron acertados aunque fueron ocasionados por dolencias -Ramos y Montoro- y por el cansancio de Peña, que arrastraba las consecuencias de un proceso gripal. Su mayor acierto, el cambio de esquema y la elección de Peña como «10». Su mayor error, no poner antes a Saunier.

Foto: LaLiga