El conjunto rojiblanco no supo encontrar el equilibrio y se vio lastrado por una defensa totalmente desacertada. Varas salvó al equipo de una sonrojante goleada. Pedro, de nuevo, goleador y mayor amenaza del Granada con su ejecución a balón parado

El once titular

Javi VARAS (8) PERDONADO. El portero volvió a rendir en los momentos más difíciles de su equipo, recordando al Javi Varas que brilló en las primeras dos jornadas. Salvó al equipo en una primera parte muy mediocre. En el final, con los rojiblancos volcados en busca del empate, apareció para evitar dos goles que ya eran cantados por el público local. El mejor.

VÍCTOR DÍAZ (3) DESACERTADO. De los cuatro de atrás -y sin contar a Germán- es el jugador que más regularidad estaba mostrando. Esto lo llevo a gustarme su inicio de campaña, algo que sé que corresponde solamente a mi criterio personal  y que quizá choque con el pensar de sus detractores. Ayer, el lateral no me dio opción a la defensa. Entró a destiempo, dejó la espalda vacía y se lo pensó demasiado a la hora de centrar, perdiendo la ventaja en la jugada.

Hernán MENOSSE (3) LENTO. El uruguayo se va apagando desde la baja de Germán. Tres partidos, contando el de presentación ante el Málaga, bastaron para ver que las virtudes del charrúa se potenciaban con Germán a su lado. Además, el «6» tapaba con su excelsa salida de balón un déficit que Hernán no supo arreglar sin él. El central sudamericano no llegó bien al corte, parecía ir un segundo tarde a cada jugada y se le vio desplazado de su zona de influencia en lances concretos del juego que derivaron con Mata ante Varas.

Charlie DEAN (4) EXIGIDO. El joven central jugó algo mejor que en otros encuentros, al menos en la segunda parte donde apareció en varias jugadas de forma providencial. Sigue sin cortar de raíz algunos problemas a la hora de defender volviendo hacia su portería. Borja Iglesias y Mata no son moco de pavo, pero se esperaba y se espera más de Charlie. Toda la defnsa desafinó, por lo que el mérito de que Charlie fuese algo mejor que el resto es poco.

ÁLEX MARTÍNEZ (4) DESAPROVECHADO. Álex no hizo un buen partido, pero al contrario que el resto de sus compañeros en la retaguardia, Álex contó con un enemigo número 12. Este no es otro que el venezolano Darwin Machís. El empeño del «11» en intentar la jugada individual tiró por la borda la mayoría de ocasiones en las que el lateral ex bético se unió al ataque. En defensa, como el resto del equipo, hizo aguas muy pronto. Su bajón lo achaco, por el momento, al problema que vive el Granada en el centro de su zaga.

Raúl BAENA (5) BATALLADOR. El capitán se dejó la piel y no bajó los brazos aunque la batalla parecía perdida desde bien pronto. Se le vio pelear cada balón y puso intensidad y músculo. Sufrió la condena del 4-4-2, teniendo que vivir en constante inferioridad junto a su compañero Montoro. Con el balón en los pies se le puede reprochar poco. Necesita una dosis de confianza para aportar lo que el equipo espera de él.

Ángel MONTORO (4) NO LLEGÓ. Físicamente está bien. Medicamente tiene el alta y podía ser de la partida. Y así fue, pero el centrocampista sufrió mucho más que en los primeros encuentros de la temporada. No sólo le faltó rapidez de piernas, sino también a la hora de construir. Engullido por un centro del campo rival que era superior en número, Montoro sufrió lo indecible para buscar acomodo en el terreno de juego. No lo consiguió y Oltra lo retiró.

Darwin MACHÍS (3) ANSIOSO. El venezolano sigue empeñado en desbloquear los encuentros con su rapidez y su regate, relevando a un segundo lugar la mayoría de combinaciones con Joselu, Ramos o Álex Martínez. Anotó un buen gol, pero partió claramente de fuera de juego. Tuvo en sus botas la ocasión más clara, con un balón botando que le dejó Ramos con el pecho y el venezolano mandó demasiado arriba. Debe gestionar su ansiedad y canalizarla para ser la estrella que guíe a este equipo.

PEDRO Sánchez (6) PRESENTE. El jugador que está, se le espere o no. Pedro es el mejor jugador de este inicio por regularidad y por efectividad. En sí mismo, Pedro es el mayor peligro del Granada. Más que Joselu. Más que Ramos. Más que cualquier otro jugador. ¿La razón? Simple. El Granada está adoleciendo una figura que pueda crear el juego y tampoco están gestionando bien los contragolpes, así que el ataque de los de Oltra está basado en disparos lejanos y en jugadas a balón parado. La referencia en ambos aspectos es Pedro. Maquilló el marcador con el gol de la jornada.

▷ Leer  Diego Martínez: "No puedo expresar en palabras los elogios hacia mi equipo"

JOSELU Moreno (5) HONRADO. El onubense no es que esté teniendo mala suerte de cara a puerta, es que apenas se está acercando. Pero es inmaculado en su trabajo sin balón. Aprieta, muerde y presiona cada balón, hasta el más lejano del mundo. Un guerrero que está echando en falta un buen pasador que le filtre balones a la espalda de la defensa. Necesita oportunidades, necesita que sus compañeros le den ventajas y que la pelota entre. Si eso ocurre, se echará el equipo a la espalda.

Adrián RAMOS (5) DESTELLOS. Su intermitencia a lo largo de los 90 minutos no tiene nada que ver con su compromiso, sino del rendimiento de los que le rodean. Adrián Ramos ha dejado en pocas jornadas detalles de la más alta clase. Un buen gol en Tenerife, el balón que bajó del cielo para que más tarde derribarán a Pedro ante el Barça B, un pase con el pecho que Machís marró,… El Granada no puede vivir de sus gestos técnicos. Necesita de él, requiere que esos destellos se traduzcan en juego con regularidad. En una dinámica positiva domina la categoría.

El banquillo

Sergio PEÑA (4) REVOLUCIONADO. El peruano volvió a contar con minutos y lo hizo con más confianza que ante el Tenerife, situación que lo llevó a perder balones fáciles y  dar mal pases que parecían entregas sencillas. Por valentía e inventiva no será. Las pide todas, se ofrece, no se esconde y suda la rojiblanca. Jugó, o al menos yo así lo pienso, con demasiado campo por delante, recibiendo demasiado lejos de 3/4 en muchas ocasiones. Dejó una jugada maravillosa técnicamente pero desastrosa en lo táctico, pues con ella abortó una contra rápida de los rojiblancos.

Javier ESPINOSA (6) INTÉRPRETE. El jugador cedido por el Levante supo ver el juego a su alrededor, pero se encontró en un equipo roto y ante una defensa sólida y solidaria de los pucelanos. Rompió más líneas con dos pases que el resto del equipo en todo el encuentro. Necesita demostrar su valía. Inteligente en su asistencia, mirando a la frontal cuando el resto del mundo dirigía su atención al interior del área.

Rey MANAJ (-) S.C. Salió poco, en un desesperado intento de Oltra por acumular rematadores arriba. Cambio lógico, pero sin efecto alguno. Apenas entró en plano.

José Luis OLTRA (4) Los problemas defensivos se deben más a errores de ejecución individuales que a un mal planteamiento del técnico. Pero a él se le juzgará por los resultados que el equipo consiga. No consigue, además, reflejar en el campo la idea que transmite en sus declaraciones. Ni siquiera un once ofensivo significó mayor posesión, ni más y mejores llegadas. Debe tocar algo para cambiar la dinámica del equipo. Los cambios me parecieron acertados, quizá pudo equivocarse al alinear de inicio a Montoro, pero me resultaría ventajista achacar a eso la derrota.

Foto: LaLiga