El Granada pierde por primera vez esta campaña. La mala labor de la defensa obligó al equipo a remar contracorriente todo el encuentro. Pedro maquilló el resultado con un auténtico golazo. El problema en el centro de la defensa, evidente. Javi Varas, héroe sin hazaña 

Mal inicio el que tuvo el Granada CF. El once más ofensivo en lo que va de la era Oltra hizo aguas en tareas defensivas, siendo muy sencillo para el Valladolid plantarse en el área con hasta cuatro jugadores. Y eso que fue el conjunto rojiblanco el que comenzó avisando, con un disparo seco y potente de Pedro que se topó con la madera tras un leve pero crucial roce de Masip. Antes, Plano había disparado con muy poco veneno ante un Varas que comenzaba a salvar al equipo. Pero los de Luis César no hicieron sino avanzar metros y hacerse, con el paso del tiempo, con el balón y el monopolio de acciones ofensivas. Menosse y Baena se interpusieron en sendas jugadas de peligro local, pero no pudieron hacer nada ante una jugada de tiralíneas que desnudó a la zaga. Mata y Luismi tiraron una pared para que el primero se plantara ante Varas y ejecutara el ataque a las mil maravillas. Picadita y por encima del meta sevillano, totalmente vendido en la jugada (1-0). Lejos de despertar, la incomodidad del equipo rojiblanco se acrecentó y Javi Varas tuvo que aparecer en una jugada muy mal defendida por la pareja de centrales. Mata se plantó como lo había hecho en el primer tanto, pero esta vez Varas salió vencedor del uno para uno. En una nueva jugada, esta por el costado diestro del ataque vallisoletano, Mata disparó desde la frontal, intentando poner el balón al palo corto de Varas. Con una buena estirada, el portero despejó el peligro y evitó el 2-0. Más de diez minutos duró el impacto del gol en el ánimo de los de Oltra. Apareció Ramos y redobló esfuerzos Joselu para que el Granada volviera a tener presencia en el duelo. Con mayor intensidad en las segundas jugadas, y aprovechando un respiro que se tomó el conjunto local, el Granada acumuló ocasiones sin obtener el tanto del empate. Machís disfrutó de la primera tras un pase de Ramos con el pecho que le dejó sólo. El colombiano, en el intento de rematar un buen centro de Víctor, obligó a Kiko Olivas a despejar forzadamente. El balón no solo no fue despejado sino que tomó portería, pero Masip apareció para evitar el gol en propia meta de Olivas. De nuevo el ex meta del Barcelona tuvo que aparecer para blocar un remate muy cerca de Charlie. Eso sí, el testarazo fue flojo y no llevó peligro ante la buena colocación del portero. El Granada aprovechó el momento para crear peligro, sobre todo a balón parado, pero no finalizó con precisión.

▷ Leer  Once partidos después, el Granada gana fuera de casa

Con mayor espíritu ofensivo encaró Oltra la segunda mitad. En el minuto cinco tras el receso, Machís anotó un gol que el árbitro, bien asistido por su linier, anuló por fuera de juego. A pesar de que el Granada pisó con mayor intención el campo rival, la defensa nazarí no acompañó bien y se vio superada en balones largos que acababan siempre en las botas de Mata. En una contra local tuvo que aparecer de nuevo Varas para quitarle el segundo gol a Jaime Mata. Oltra quitó a Montoro y a un Machís que pecaba de individualista para sumar piezas en la zona conflictiva del terreno de juego, Peña y Espinosa. El cedido por el Levante supo interpretar bien el juego, pero se encontró con una defensa muy bien plantada en su terreno de juego y con un mazazo. El que supuso el segundo gol local en una nueva metedura de pata de la defensa. La línea, desdibujada, dejó que Gianniotis se marchara con el balón controlado y definiese ante Varas (2-0). Era el primer balón que tocaba el griego como jugador vallisoletano. Parecía el cierre del encuentro –y así lo sería-, pero Pedro hizo uno de los goles de la jornada para dar esperanzas a la afición granadinista. Espinosa vio bien la posición del máximo goleador rojiblanco y se la puso rasita en la frontal. El disparo, inapelable, entró como un misil por la escuadra de Masip. (2-1) El descuento, lejos de ser asedio visitante, fue un cúmulo de despropósitos derivados de la celeridad de los rojiblancos y fue Varas el que apareció para evitar, por dos veces, el tercer tanto local. Así terminó el encuentro. No hubo empate, llegó la primera. La primera derrota.

FICHA TÉCNICA

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Deivid, Kiko Olivas, Nacho; Borja, Luismi; Óscar Plano (Gianniotas, 78´), Ibán (Míchel, 70´), Hervías; y Mata (Villalibre, 81´).

GRANADA CF: Varas; Víctor Díaz, Menosse (Manaj, 81´), Charlie, Álex Martínez; Machís (Espinosa, 62´), Baena, Montoro (Peña, 62´), Pedro; Joselu y Adrián Ramos.

GOLES: 1-0, Mata (10´); 2-0, Gianniotis (80´); 2-1, Pedro (84´)

ÁRBITRO: Cordero Vega. Amonestó a Ibán (13´), Mata (16´), Borja (34´), Montoro (42´), Menosse (54´), Machís (57´), Kiko Olivas (57´), Hervías (68´) y Nacho (79´)