El Granada B ha caído derrotado, en la visita a La Nueva Condomina y suma el tercer partido consecutivo sin ganar. El Real Murcia sale de los puestos de descenso tras los dos goles de Elady y respira en una semana positiva para la histórica entidad

La experiencia del club con más temporadas en la división de plata del fútbol español sobrepasó a la juventud de los jugadores del Granada B. El Real Murcia arrancó la victoria en un momento agonizante para la entidad pimentonera que comenzó el partido inmerso en los puestos de descenso a tercera división que resumían el estado de crisis deportivo e institucional en el proyecto murciano aunque el partido de Copa del Rey ante el FC Barcelona ha lavado la imagen del equipo tras el letargo.Los chicos de Pedro Morilla están empezando a sufrir la igualdad de esta categoría donde les está costando sacar puntos positivos ante equipos que se encuentran en la parte baja de la tabla.

El partido arrancó con un Granada B muy atrevido y que puso en jaque la meta grana y en el primer cuarto de hora pudo dejar el choque casi sentenciado pero la eficacia volvió a ser un punto a trabajar. El Granada dispuso de un penalti cometido sobre Pablo González que sacó a relucir una gran parada de Biel Ribas tras el lanzamiento de Grande y minutos más tarde, González se encontró de nuevo ante una gran respuesta del portero murciano. El filial rojiblanco controlaba el partido pero en una jugada aislada, la pillería de Elady tras un instante de dudas de Aarón y Eliseo, el jienense se llevó el balón e hizo el 1-0.

El Granada B aturdido por el primer gol encajado se encontró ante una nueva aparición de Elady que remató una gran asistencia de Molinero para poner el definitivo 2-0 en el marcador.  Antes de acabar la primera parte, el Granada pudo recortar distancias con una oportunidad fallada por Casi y Molinero tuvo la posibilidad de sentenciar el partido.

La segunda mitad fue prácticamente del conjunto murciano, que controló y dirigió el partido a la perfección para ir diluyendo a su rival en el terreno de juego, que pasó prácticamente desapercibido más allá de una aislada ocasión de Pablo González que se volvió a encontrar con Biel Rivas, el otro gran protagonista del encuentro.

Los rojiblancos se sitúan en la séptima posición de la clasificación y se encuentran a dos puntos de los puestos de ascenso y a cinco de la promoción que ocupa el Badajoz, el próximo rival del Granada B que debe de ser un punto de inflexión en esta mala racha del filial nazarí y poder hacer brecha con los puestos rojos de la tabla clasificatoria.

Foto: La Verdad