Buenas notas para los rojiblancos en la noche de Machís. El equipo granadino supo interpretar a la maravilla el encuentro y completó uno de sus mejores exhibiciones con y sin balón. Y es que tan importante fue el hacer colectivo en defensa como la epicidad de los contraataques comandados por un rayo venezolano, un hilo conductor llamado Montoro y una constante e incansable amenaza llamada Joselu

Lea aquí la crónica completa del Granada – Lorca: «¡Este Granada da miedo!»

El once titular

Javi VARAS (7) TESTIGO. En la noche del lunes hubo 11.325 espectadores en el Nuevo Los Cármenes. No, ¡perdón!, súmenle a Varas. El meta granadinista tuvo un encuentro plácido a pesar de lo repartido de la posesión. Los visitantes pisaron con insistencia el campo rojiblanco pero no consiguieron concretar el peligro. Dos disparos flojísimos desde fuera del área son las dos paradas más importantes que se le recuerdan, junto a una jugada embarullada que acabó en córner por una oportuna mano del sevillano. Destacó como jugador de campo número 11, siendo un desahogo para los centrales cuando estos eran presionados e incluso jugando con criterio en largo.

VÍCTOR DÍAZ (7) CONSTANTE. El lateral no estuvo ante su partido más brillante en ninguno de los dos áreas y todos los focos se centraron en la banda contraria. Estuvo correcto en defensa, aunque cometió algún que otro fallo con el cuero en los pies. En ataque no se proyectó tanto como acostumbra y es que el Granada no utilizó ese juego estático en el que tan bien sientan las incorporaciones del lateral. Sigue siendo de los más regulares del plantel nazarí.

CHICO FLORES (8) VALLADAR. Su incorporación fue una buena noticia, pero es que su rendimiento y su impacto sobre el equipo lo es aún más. El «2» está sentando cátedra en lo referente a la defensa adelantada, el posicionamiento y el juego aéreo. No hubo un sólo balón que no ganara ante los delanteros rivales. Dio buen trato al esférico cuando tuvo que sacarlo y volvió a hacer un partidazo. Inamovible.

Matthieu SAUNIER (6) RETADO. El francés volvía tras una lesión muscular que le apartó del grupo, por lo que su falta de ritmo al inicio se puede justificar con simpleza. Sin embargo, Saunier cometió dos errores infantiles que nada tienen que ver con el juego y sí con su concentración y/o exceso de confianza. En una pérdida siendo último hombre, obligó a todos sus compañeros a achicar con rapidez para evitar el empate lorquino. Tampoco ayudó a su encuentro el reto al que se enfrentaba. Y es que el francés se midió con un joven talento que dará que hablar. Apeh demostró por qué es una de las revelaciones de la liga en los pocos minutos que ha disputado.

ÁLEX MARTÍNEZ (8) COMPLETO. El encuentro del lateral zurdo eclipsó a Víctor y a Saunier. Se quedó con los flashes en una jugada de alta velocidad en la que acabó lanzándose al suelo para evitar el peligro rival. Su despliegue físico en defensa es brutal y su compenetracióncon Darwin cada vez genera más y más sonrisas en Granada. El mejor lateral zurdo desde que Guilherme volara de Los Cármenes.

ALBERTO MARTÍN (5) IMPRECISO. Alberto Martín cogió el brazalete pero no los galones. No se le atisba un perfil concreto dentro de la plantilla. Empieza a perder la etiqueta de número 12, tiene la difícil papeleta de cubrir la baja de Baena pero se sabe inferior en lo referente a la destrucción del juego contrario. Para colmo, en lo suyo que es la construcción y el aportar coherencia a la construcción, se quedó corto. Perdió balones comprometidos y quedó muy por debajo de su compañero anoche.

Ángel MONTORO (8) MANEJO. El partido, de no haber sido por la exhibición casi sin precedentes de Machís, habría sido suyo. Organizó el juego a su alrededor, dejó detalles de querer ser el líder en silencio, argumentando su importancia con el balón como vehículo. Anoche el balón quería siempre pasar por la botas de Montoro, casi como buscando disfrutar él también de este juego en el que se le pisa, se le golpea y agarra con fuerza. Totalmente imprescindible para disfrutar de un buen Granada.

PEDRO Sánchez (7) ECLIPSADO. Lo mismo que ocurre con los laterales ocurrió con los extremos. El partido de Pedro fue sencillamente buenísimo. Defendió con entereza y se desplegó bien en el contraataque. No fue decisivo en el balón parado, pero sí que puso pases muy aprovechables a la espalda de Peña y Pomares. Se juntó con Joselu y combinó con Montoro y Manaj en su salida. Es un socio exquisito que ante el Lorca volvió a hacer un buen partido. El problema, ayer todo ocurrió al otro lado del verde.

Javier ESPINOSA (7) ACOPLADO. El proceso de aclimatación de Espinosa al Granada ha terminado o está a poco de hacerlo. Su juego fluye como pareció que nunca lo haría a tenor de lo visto en los primeros partidos. Se asocia con cualquiera y su cabeza va por delante del balón. Ojalá consiga poner al mismo nivel sus piernas, porque disfrutaremos de un mediapunta soberbio. Se animó a disparar dos veces y mereció un gol que coronara su buena actuación.

Darwin MACHÍS (10) REDONDO. Su partido fue perfecto. Poco hay por decir de la versión que anoche mostró el venezolano. Goles -nada más y nada menos que un hattrick-, velocidad, desborde e incluso generosidad. Todos y cada uno de los goles pasaron por él. El jugador más decisivo de la competición.

JOSELU Moreno (8) KILLER. No le hizo falta levantar la cabeza en su gol para ponerla donde solo había red y no llegaba el meta. Me quedó con ese detalle, con que tiene la portería en mente, sueña con ella hasta el punto de no necesitar verla para agujerearla. Importante: se mostró más comedido en la presión y administró bien os esfuerzo recibiendo de la grada el mismo cariño o más que siempre.

El banquillo

Rey MANAJ (7) VOLUNTAD. El delantero salió con el campo abierto, la defensa rota y el partido muy de cara. Todo estaba a su disposición para que cerrase la goleada pero lo evitó Sito con una traicionera entrada fruto de la impotencia y la desesperación. Tiene detalles muy ilusionantes. Desmarques e intenciones que denotan una búsqueda incesante del gol. Le llegará el premio, como ocurrió en Soria.

Antonio PUERTAS (S.C). No tuvo demasiados balones, aunque dejó varios regates -a veces demasiados-. Su papel en el Granada no es el que la gente esperaba, ni tampoco el que él quisiera, pero sí el que merece de momento.

Pierre KUNDE (S.C) Tampoco disfrutó de demasiados minutos. Presencia meramente testimonial.

José Luis OLTRA (9) COHERENTE. Ya lo dijo el técnico en la rueda de prensa posterior al encuentro. El equipo hizo lo que tenía que hacer y lo que él contemplaba. Es cierto que el equipo no dominó con base en el balón y que se «dejó» dominar durante fases del choque. El Lorca es un conjunto que necesita y quiere tener el balón, pero Oltra dispuso a los suyos e hizo hincapié en no otorgar concesiones atrás. Dejaron sin efecto la posesión rival y se limitaron a enseñar a todos los niños de España cómo se ha de contragolpear. Partido completo y muy bien trabajado por el técnico.

Foto: LaLiga