Se empeña el Granada en dar el susto y en perder puntos que parecían ya en el saco. Ante el Almería, en una batalla condicionada por las bajas, el cuadro nazarí vio cómo se iba al limbo un 2-0 cuando Morcillo empató en el 90. Por suerte, Pedro apareció para revertir el trance y ahuyentar a los fantasmas. Machís volvió a brillar con fuerza y lideró los mejores momentos de los rojiblancos

No era fácil el partido que, aprovechando lo festivo del día, se comenzó a las 18 horas de un viernes. Oltra y Alcaraz, que regresaba a casa como «enemigo», tenían ante sí el reto de suplir las numerosas bajas que presentaban con maestría. El valenciano apostó por la lógica y decidió no variar en nada su esquema habitual, situando a Menosse como pareja de Germán y a Peña como compañero de Kunde, ante las bajas de Saunier y Montoro respectivamente. El peruano contó con los minutos que parecían destinados a Baena, jugador que finalmente no fue convocado. Alcaraz sí tuvo que reinventarse y retrasar a Joaquín para dar continuidad a Rubén Alcaraz y situar a Mandi en la medular. La baja capital de Verza obligaba al entrenador –confeso granadinista- a plantear de otra forma su partido y consiguió, por momentos, llevarse el encuentro a su terreno. Y es que el Granada, como ya le tocara ante el Huesca, hubo de trabajarse una primera parte de poder a poder. El centro del campo volvió a tener un peso específico en el devenir del encuentro tras su dispersión en Vallecas. El Granada comenzó el encuentro como acostumbra en Los Cármenes. Con una disposición claramente ofensiva desde el inicio, el equipo de Oltra quiso el balón y buscó a Espinosa para que canalizara el juego. Para mal momentáneo de los locales, ni Espinosa ni Peña entraron en juego con acierto por el centro hasta alcanzado cierto tramo del primer acto. Todo lo contrario que Kunde, excelso en defensa desde el pitido inicial, haciendo gala de su imponente físico. Machís despegaría más tarde también, pues en el principio pudimos ver su versión más gris, intentando la guerra por su cuenta y tardando en ver pases definitorios. Y es que si a algo se le puede achacar el dubitativo inicio de partido en ataque de los de Oltra es al desacierto en el último pase. Machís avisó pronto con un disparo que tocó en un defensa y salió a córner. El Almería no dispuso de muchas, pero sí la tuvo en un cabezazo de Alcaraz que salió alto por no mucho. Pedro, en esa misma jugada, recibió un golpe en la cabeza y se retiró unos minutos del juego.

Al abrigo de un inmenso Kunde, Peña fue dejando la escarcha atrás y empezó a entrar en el juego con brillo. De hecho, la más clara del Granada la tuvo el peruano con un disparo soberbio desde la frontal que se topó con una estirada buenísima de René. El Almería, que había comenzado resguardado en su campo sin grandes alardes en la zona divisoria, empezó a entonarse llegada la media hora de juego y Morcillo disfrutó de otro nuevo cabezazo que no cogió puerta. Coincidió este pequeño dominio visitante con la llegada del mejor Machís. Álex Martínez aprovechó una de las subidas de Motta y conectó con Machís para que el venezolano ensayara el disparo. Su remate voló hacia la escuadra sin que René pudiera reaccionar, pero no hizo falta pues el balón salió lamiendo el poste. Cuando el empate parecía firmado al descanso, y en la misma situación que antes, llegó el gol rojiblanco. Machís volvió a recibir de Martínez y, en lugar de disparar escorado, centró con mucha precisión al punto de penalti. Allí apareció Víctor Díaz para conectar un testarazo increíble a la escuadra (1-0).

Con el buen sabor de boca que acabó el primer tiempo empezó el segundo. Y es que nada más salir del túnel de vestuarios, Machís hizo la joya de la noche. Recibió en la banda, tiró un autopase de ensueño y la puso, desde muy lejos, en la escuadra de René para deleite de Los Cármenes (2-0). Desatado e imparable, el 11 nazarí dominó a su antojo todas las situaciones de peligro local. Poco después de poner al estadio en pie, volvió a hacerlo con una gran jugada en la que habilitó a Joselu. El onubense probó con acierto la vaselina sobre Rene pero su balón llovido salió por encima del larguero. El Almería parecía tocado y hundido teniendo en frente a la mejor versión de uno de los jugadores más eléctricos de la categoría. Sin embargo, los de Alcaraz encontraron en el balón parado la vía del gol. Primero Gaspar con una volea desde la frontal en la que Varas estuvo colosal. Después, otra joya de tanto. Alcaraz tomó el balón en una falta no muy cerca del área y puso el cuero en la misma escuadra que había tachado Díaz en el fin del primer tiempo (2-1). El Almería se animó y el Granada buscó el tercer tanto que diese tranquilidad al fin del choque, con la difícil tarea de no descuidarse en las tareas defensivas. Reapareció en casa el colombiano Adrián Ramos, que salió para acompañar a Joselu arriba. El centro del campo, sin Peña y con un fundido Machís, desapareció y el partido de rompió. El Granada sí pudo certificar la victoria con una gran ocasión que René le sacó en el mano a mano a Joselu. También se cantó el empate entre la afición visitante cuando Motta estrelló el balón en el larguero, tras otra buena falta sacada por Alcaraz. Puertas y Quini dieron descanso a Machís y Espinosa y volvieron a contar con minutos para reivindicarse dentro del plantel que Oltra dirige. Los últimos minutos fueron seguro familiares a un Lucas Alcaraz que ha visto volar muchos puntos del estadio zaidiniero como entrenador local. Y lo volvió a ver… y a celebrar. En el primer minuto del añadido, una falta botada por Rubén Alcaraz, pasó por todos los defensores y se quedó mansa en los pies de Morcillo, que solo tuvo que ponerla lejos de Varas para helar Los Cármenes (2-2). Fue el susto, un susto sempiterno con el que tiene que convivir la afición rojiblanco. Por suerte, este Granada quiere dejar atrás viejos fantasmas y, sin tiempo, sacó la baza de la fortuna y de Pedro Sánchez para salvar los puntos. Una jugada en los instantes finales acabó embarullándose para llegar el esférico a Pedro, que no perdonó (3-2). Pedro mandó a la red el balón y los viejos vicios de los que este Granada siempre ha pecado. No hubo tiempo para más y el cuadro rojiblanco recuperó los tres puntos que había dejado escapar en un descuento de locura.

▷ Leer  Oficial: Famara Diédhiou refuerza la delantera del Granada CF

FICHA TÉCNICA

GRANADA CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Germán, Menosse, Álex Martínez; Peña (Ramos, 69´), Kunde; Pedro, Espinosa (Quini, 88´), Machís (Puertas, 83´) y Joselu.

UD ALMERÍA: René; Motta, Morcillo, Joaquín, Nano; Alcaraz, Mandi; Gaspar Panadero, Pozo, Fidel (Nauzet, 80´); Juan Muñoz (Álamo, 69´).

GOLES: 1-0, Víctor Díaz (42´); 2-0, Machís (48´), 2-1, Alcaraz (62´); 2-2, Morcillo (90´); 3-2, Pedro (93´)

Colegiado: López Toca. Amonestó a Rubén Alcaraz y Joselu.

Foto: LaLiga