El Granada cae derrotado por 1-0 ante el Cádiz pese a terminar el partido en superioridad numérica. Los de Oltra mejoraron en la segunda parte, pero se toparon siempre con el guardameta local, culpable de que terminasen el partido con un ‘roscón’ en la cuenta de goles anotados

El 6 de enero es uno de los días más mágicos del año, esa fecha señalada en el calendario de todo niño que espera encontrar regalos a su nombre. El Granada escribió su carta particular con una petición bien clara: volver de Cádiz con tres puntos más en el casillero para seguir escalando en la tabla y afrontar 2018 desde los puestos de ascenso. Sin embargo, los rojiblancos encontraron carbón bajo el árbol.

Los nazaríes no ofrecieron gran cosa en la primera parte y se cargaron de errores a la hora de cruzar la medular, lo que permitió al conjunto amarillo hacerse con el control del balón y asumir el papel dominante, cargando con la ofensiva y doblegando a los visitantes. Curiosamente, la ocasión más clara llegó a manos de Saunier en un remate a una falta colgada por Pedro, pero el balón cayó en las manos de Cifuentes y ahí acabó el peligro granadinista mientras duró la igualada en el marcador.

Algo menos de media hora tardó en romperse el reparto de puntos. Un balón procedente de una falta lateral voló sobre el área de Javi Varas y Kecojevic se encargó de mandarlo directamente a la red con un testarazo incontestable. Nada pudo hacer el guardameta sevillano para impedir que el único tanto del encuentro entrase, y nada hizo su defensa por estorbarle. Cinco minutos después, Joselu tuvo la ocasión más clara de la primera mitad para los suyos al plantarse en un mano a mano con Cifuentes, pero buscó superarle con una vaselina y el portero supo leer la jugada para acabar atrapando el esférico.

Tras el descanso, el Granada mostró otra cara y añadió intensidad a la ecuación del partido. Peña, desapercibido en la primera mitad, encontró su hueco sobre el verde y comenzó a dar fluidez a su equipo, haciendo que ganase presencia en el campo rival. El propio peruano fue el encargado de dar un toque de atención a los locales con un disparo desde larga distancia que se marchó por poco tras una gran jugada personal. A los cinco minutos, el mediapunta volvió a probar fortuna, esta vez desde la frontal, pero el balón se estrelló en el travesaño.

Pasados los primeros 15 minutos de la segunda parte, el Cádiz se recompuso y volvió a igualar fuerzas, pero el Granada continuó llegando al área rival, forzando a Cifuentes a salvar un mano a mano frente a Rey Manaj a veinte minutos del final. Ya en inferioridad numérica, el conjunto local volvió a ceder la iniciativa al Granada, que no fue capaz de encontrar el gol que buscaba, un tanto que habría supuesto un empate, el carbón al menos habría sido de azúcar.

El Carranza vio cómo sus aficionados volvían a casa con el regalo de los tres puntos, mientras que los granadinistas tendrán que esperar a otra jornada para ver a su equipo conseguir los primeros tres puntos del nuevo año. No hubo regalo, Cifuentes lo impidió, pero los Reyes Magos de La Liga 1|2|3 podrían volver a visitar Granada en junio, la carta sigue escrita.

Ficha técnica

Granada: Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Saunier, Álex Martínez; Kunde, Montoro (Baena 69′); Pedro, Sergio Peña (Adrián Ramos 82′), Espinosa (Manaj 69′) y Joselu.

Cádiz: Cifuentes; Carpio, Villanueva, Kecojevic, Bijker; Garrido, Abdullah; Salvi (Moha 91′), Álex Fernández (Rubén Cruz 77′), Álvaro García y Dani Romera (Barral 73′).

Árbitro: Eriz Mata. Amonestó a Kunde (22′), Saunier (24′), Chico Flores (77′), Baena (81′) y Manaj (82′) en el Granada y a Barral (76′ y 87′) por parte del Cádiz

Foto: LaLiga