El delantero, que se lesionó en mitad de la pretemporada por una rotura del ligamento cruzado, vuelve a lesionarse por el mismo motivo y estará otros seis meses de baja

No están siendo nada fáciles estos meses para el delantero del Granada, Rubén Sánchez, que estará todo un año sin poder jugar al fútbol. Llegó el verano pasado para reforzar el ataque del filial, aunque en muchas ocasiones sería llamado por el primer equipo, tanto para entrenar como para disputar partidos oficiales. En mitad de pretemporada se lesionó de gravedad, rompiéndose el cruzado de su rodilla derecha. Tras medio año de baja, el delantero volvía a los entrenamientos hace unas semanas, pero este miércoles se tuvo que retirar al sentir molestias en la misma zona. Los peores presagios se han cumplido, y así lo ha informado el club en su página web:

“El delantero del Granada B, Rubén Sánchez ha sufrido una lesión en su rodilla derecha durante el transcurso del entrenamiento del pasado miércoles. El futbolista realizó un gesto de rotación interna de dicha articulación sintiendo un chasquido. Tras la exploración y pruebas radiológicas realizadas, presenta una rotura de la plastia del ligamento cruzado anterior operado hace seis meses. Se realizará un tratamiento quirúrgico para reparar las lesiones y el tiempo estimado de baja es de 6 meses.

Desde el club le deseamos todo el ánimo y una pronta recuperación.”