El Granada recibe al Gimnàstic de Tarragona ( sábado 10 a las 16 horas). Los catalanes se sitúan en la 18ª posición, la última plaza que  asegura la continuidad en Segunda División, a un punto del descenso. El club catalán es el mejor equipo visitante de la categoría y el segundo peor conjunto en su feudo

Aviso a navengantes, el mejor equipo visitante de la categoría de plata no es el Huesca, ni el Rayo, ni Osasuna o cualquier otro gallito de la categoría que todo amante al balón podría deducir. La temporada del Nàstic de Tarragona es difícil de creer viendo los números granas que lo posicionan en la zona más peligrosa previa al descenso. Hazañas de aspirante al ascenso que son lapidadas por el pésimo bagaje como anfitrión.

Los tarraconenses se han convertido en el principal protagonista de los lamentos y silbidos en los estadios que han visitado durante la campaña 17/18. Los seis triunfos conseguidos cosechados añadidos a los cuatro empates suman una fortuna de 22 puntos en el casillero que equilibra la balanza pese a la dolorosa trayectoria grana en el Nou Estadi, donde ha conseguido la mitad de los puntos arrancados como forastero (11) – uno de los tres triunfos celebrados en casa fue ante el Granada (2-0)-. Los chicos de Nano Rivas han puntuado en 10 plazas de las 15 disputadas.

La entidad catalana ha conseguido vencer en lugares de prestigio como Córdoba (1-5), Valladolid (0-3), Soria (1-2), Pamplona (0-2), Vallecas (2-3) y Albacete (0-1). Hechos concretos muy a tener en cuenta por los nazaríes de José Luis Oltra, que no pueden permitirse tropiezos en su estadio donde acumulan siete victorias consecutivas desde el traspiés frente al Sevilla Atlético.

El Nàstic necesita puntuar en el Nuevo Los Cármenes para evitar acabar en puestos de descenso, si la Cultural Leonesa vence en El Molinón. Choques transcendentales frente a dos clubes que relamen aún el sabor de la élite nacional.

Foto: La Liga