El capitán nazarí ha pasado a la irrelevancia futbolística desde su lesión en Los Pajaritos en la jornada 11. Baena tuvo problemas musculares que le dejaron seis jornadas fuera del plantel y solo ha disputado 138 minutos tras cinco meses de competición. No ha contado para Morilla durante los dos últimos choques

La extraña desaparición de Raúl Baena en las alineaciones del Granada empieza a ser un misterio difícil de resolver. El malagueño, uno de los líderes y baluartes de la plantilla confeccionada por Manolo Salvador ha pasado de ser indiscutible portando el brazalete de capitán; a lesionarse y quedar en el olvido de José Luis Oltra e incluso Morilla, en su precoz trayectoria con el primer equipo granadinista.

Baena se marchó mermado físicamente de Soria en el 17´ tras sufrir una rotura fibrilar del músculo soleo de la pierna izquierda que le mantuvo fuera de la competición en la victoria casera frente al Lorca, el empate en el Sadar y la derrota en casa ante el Sevilla Atlético, otro colista que hizo daño. Volvió frente a la Cultural Leonesa y todos los focos apuntaban a su titularidad pero el centrocampista se quedó fuera de la alineación y el técnico valenciano justificó su ausencia debido a una leve enfermedad.

Tras recibir el alta deportiva y superar el proceso febril de León solo jugó 29 minutos entre los choques del Huesca y Rayo volviendo a sufrir problemas musculares en la semana previa del encuentro frente al Almería, perdiéndose tres jornadas.

El nuevo año ha provocado que el capitán andaluz haya perdido protagonismo y sea uno de los futbolistas menos utilizados por la plantilla rojiblanca durante las trece jornadas disputadas en 2018 con un saldo total de 109 minutos. Todas sus apariciones recientes han sido durante el tramo final de los partidos, excepto en la victoria frente al Valladolid (1-0) donde el malagueño disputó 55´ para suplir la baja de Montoro, que se lesionó en la primera mitad. La llegada de Pedro Morilla no parece haber cambiado la dinámica del centrocampista tras solo haber registrado cuatro minutos, que coincidieron con el gol de Espinosa, el pasado Domingo de Ramos frente al Numancia. La afición empieza a estar sorprendida con la escasa participación de uno de los ídolos del plantel en la grada filipina.

Si nada cambia respecto a la situación del jugador, su futuro podría estar lejos del Nuevo Los Cármenes debido a que su nombre suena con fuerza en las quinielas de la próxima temporada del Málaga CF, que pretende “malagueñizar” su plantilla con jugadores de la tierra como Baena, Pozo o Kiko Olivas, según apuntan medios de la Costa del Sol.

Foto: La Liga