El Granada resucita a los de Fabri, uno de los equipos más débiles de la categoría. El Lorca se adelantó hasta en dos ocasiones, pero Pedro y Montoro consiguieron empatar el partido sin haber hecho grandes méritos. Los de Morilla parecían destinados a sacar algún punto en este Domingo de Resurrección, pero de nuevo el balón parado fue el particular calvario rojiblanco y Fran Cruz anotó casi al final el 3-2

¿Tiene una fiesta en casa y no sabe cómo triunfar? Invite al Granada y siempre será recordado como un gran anfitrión. O algo así debe murmurarse entre los equipos más apurados de Segunda División.  Los de Morilla fueron un poema en Lorca –Bodas de Sangre se quedó en nada al lado del frenético final de partido- y mostraron una imagen apática, siendo incapaces de salvar al menos un punto. Y eso que pudieron hacerlo, pues el partido les sonrió durante la segunda parte tras tirar la primera a la basura. Poco se puede salvar de un primer tiempo en el que nada parecía jugarse el cuadro de Morilla ante un rival que está prácticamente desahuciado. Con mucha presencia granadina en las gradas, los rojiblancos estaban ante la oportunidad soñada para desquitarse de las dudas y mostrarse como un equipo duro fuera de casa. Así, el asalto al ascenso directo habría quedado más cerca con un Rayo-Cádiz por jugarse en este momento. Si el filial ha ganado puntos en base a su solidez defensiva, poco se vio hoy de esa contundencia atrás en el Granada de Morilla. Encajó con facilidad en momentos muy críticos del juego. El primero, un remate de Ojeda a poco del descanso, tiró por la borda un plan de juego carente de color y matices y dejó claro que el Granada es líder en desenterrar cadáveres e insuflarles vida. Hoy, una nueva lección de milagros en la que tres veces resucitaron a un Lorca hundido. Y es que los otros dos goles vinieron al poco de conseguir empatar el partido, dejando de nuevo una sensación de falta de concentración. Sensación palpable en el ambiente.  Aparecieron otra vez los problemas a balón parado y la falta de intensidad de una defensa ridiculizada por una delantera protagonista por su pobre rendimiento esta temporada. El Granada no se hizo del todo con el dominio de un partido que difícilmente se habría complicado a Cádiz, Huesca o Rayo. El gol de Ojeda al final del primer tiempo es lo único reseñable del acto en el que Espinosa, Puertas o Pedro fueron piezas estériles y Kunde se vio superado por el inmovilismo de sus propios compañeros.

Ya en el segundo tiempo, el Granada salió al terreno de juego con un aire diferente, buscando más los espacios y mejorando con el balón de su parte. Así, tras más de 50 minutos de partido, empezaron a llegar las mejores ocasiones de los rojiblancos. Kunde enlazó con Pedro para que el extremo disparase con la zurda directamente fuera. Más clara fue la de Montoro, que se encontró con el balón dentro del área y no supo dirigir bien su chut. Las sensaciones eran bastante mejores que en los primeros 45 minutos con un Álex Martínez mucho más volcado en ataque y Espinosa ofreciéndose para ser el estilete que derribara el muro en el Artés Carrasco. Y precisamente estos dos jugadores serían los que lo lograran llegada la hora de juego.  El lateral  se sumó al ataque y tiró una acertadísima pared en el borde del área con Espinosa para que este entrara como un puñal en el área local. El mediapunta vio la llegada de Pedro y la puso con firmeza para que el 15 anotara el gol del empate a placer (1-1).  Puertas creció con el gol y el Granada  lo notó, adueñándose del partido durante los siguientes minutos. Espinosa quiso calcar el gol con la misma pared y el mismo pase atrás, sin embargo Dorronsoro se adelantó y blocó el centro. Morilla metió en el tablero a Peña y Manaj para ganar peso en los últimos metros y Puertas tuvo el 1-2 en un disparo lejano que atrapó el meta del Lorca.

Cuando más parecía sonreír el devenir del partido a los rojiblancos llegó un nuevo mazazo en el que la defensa volvió a tirar por tierra lo conseguido. En la salida de un córner, Antonio López llegó desde atrás y se elevó por encima de cualquier cabeza nazarí para conectar un testarazo magnífico. Javi Varas, impotente, vio como el balón se introducía en la meta por el palo largo. Inapelable el remate del central (2-1). Morilla reaccionó metiendo a Agra por Pedro, mientras que Fabri tiraba del ex rojiblanco Aly Mallé para buscar el tercero a la contra. No dio tiempo, pues el Granada no tiró la toalla y volvió a levantarse de la mano de Montoro. Con  bastante fortuna, el cuadro de Morilla consiguió igualar el encuentro gracias a un disparo del centrocampista. En su camino hacia la red, el balón tropezó con Fran Cruz para despistar a Dorronsoro (2-2). La fe inmensa de los rojiblancos desplazados a Lorca obtuvo recompensa y, con diez minutos por jugarse, no quedaba otra que buscar la remontada. Sin embargo, este Granada se empeña en conceder a sus rivales la posibilidad de decir la última palabra y resucitar. De nuevo a la salida del córner, y con Fran Cruz otra vez como protagonista, los granadinistas vieron como se esfumaba el punto que no contentaba, pero sumaba. El central local recogió un balón suelto en el flanco zurdo del meta sevillano y la cruzó con potencia para poner el 3-2. La imagen de impotencia en la cara de todos los aficionados visitantes reflejaba el curso del partido y, sobre todo, la actitud de los rojiblancos. Primera se escapa, al menos en lo que a ascenso directo se refiere, el playoff parece difícil de prometer y , en caso de obtenerlo, habrá que contar con que los rojiblancos son uno de los equipos más débiles de la competición fuera de su casa. La corazonada se esfuma, la debilidad por unos colores vuelve a tornarse penitencia en una señalada semana que pone contra las cuerdas al nuevo entrenador del Granada y a parte de su plantel. Tocaba dejar atrás las dudas, pero el Granada, la pasión de muchos, se vuelve a quedar entre la muerte propia y su capacidad para ser la resurrección de los demás.

▷ Leer  El Granada Femenino se cuela en los octavos de la Copa de la Reina tras eliminar al Betis (3-1)

FICHA TÉCNICA

Lorca: Dorronsoro; Vega, Antonio López, Fran Cruz, Pomares, Peña; Noguera (Aly Mallé, 78´), Muñoz, Gomelt, Ojeda (Tropi, 87´); y Apeh (Villalibre, 66´).

Granada CF: Javi Varas; Quini, Germán, Chico Flores, Álex Martínez; Montoro, Kunde (Peña, 65´); Pedro (Agra, 79´), Puertas, Espinosa (Manaj, 73´); y Joselu.

Goles: 1-0, Ojeda (43´); 1-1, Pedro (60´); 2-1, Antonio López (75´); 2-2, Montoro (81´); 3-2, Fran Cruz (85´).

Árbitro: Saúl Ais Reig. Amonestó a Espinosa (64´) y Antonio López (80´)