Miguel Ángel Portugal debuta esta noche como entrenador del Granada CF. La carrera de obstáculos a la que se enfrenta es una contrarreloj de sólo cinco vueltas, tres de ellas de máxima exigencia. De hecho, su puesta de largo tendrá como invitado a un killer con firma propia: «R.D.T.», la primera valla a saltar por una defensa sumida en un mar de dudas

El Granada de Portugal arranca hoy. Con sólo cinco fechas por disputarse, el técnico burgalés dirigirá a los rojiblancos tras una semana en la que ha querido destacar la intensidad, ganas y actitud de los jugadores. En ellos recae la responsabilidad, ya que, como dijo el nuevo entrenador, son los actores principales. Más allá del resultado, que es lo primordial a estas alturas, los medios y demás analistas querrán observar sobre el césped en qué varía el Granada de Portugal del que vimos con Morilla y, antes, José Luis Oltra. En un equipo que se ha ido aplanando conforme han transcurrido las jornadas, el cambio de técnico debe ser un punto de inflexión. La explicación a una posible mejoría estará, en parte, justificada por las ganas que tendrán los jugadores de agradar al nuevo inquilino del banquillo local. Pero, ¿será suficiente para ganar la primera de las cinco finales?

El desempeño del Granada en ataque ha tenido altibajos considerables. Las lesiones de Ramos, las ausencias de Machís y el pobre rendimiento de Joselu, Manaj o Pedro en la segunda vuelta han lastrado las aspiraciones del equipo, sufriendo los rojiblancos demasiado a la hora de adelantarse o igualar la contienda cuando el marcador venía en contra. No obstante, la recuperación del cafetero -gol incluido en Huesca- y la reaparición de Machís, dan esperanzas a afición, club y sus propios compañeros. Machís ha participado activamente en los últimos goles de la etapa de Morilla, por lo que contar con él desde el principio supone una ventaja para Portugal. Para mal de la corazonada, la falta de puntería en ciertos tramos del campeonato no es el único problema que preocupó a los entrenadores que han ido desfilando por la banda de Los Cármenes. Hay que sumar males generales del equipo como la falta de autoridad en casa, un déficit alarmante de creatividad cuando el balón llega a campo rival y, sobre todo, las inseguridades atrás. Con cambios obligados y no tanto -como la titularidad de Rui Silva en El Alcoraz-, la línea de cuatro en defensa ha naufragado hasta llegar al día de hoy con datos muy reveladores. Con 43 tantos en contra, el Granada es el segundo equipo más goleado de los primeros diez clasificados. 14 goles en menos de diez encuentros y muy malas sensaciones en jugadas a balón parado -una auténtica sangría para el cuadro nazarí-.

Por eso a Portugal, confeso adepto al juego alegre, ofensivo y del buen trato al balón, se le examinará en su debut en función de cómo cambie la cara del Granada en la retaguardia. No encajar significa un evidente avance en una línea frágil -al borde de la psicosis- en los últimos partidos. El cambio de portero, que a priori no se mantendrá, fue un último bandazo de Morilla en aras de cambiar la dinámica defensiva. No surtió efecto, aunque no fue el peor partido de la zaga rojiblanca. Portugal tendrá que encontrar la fórmula para tratar de encontrar el equilibrio entre llevar la iniciativa y ocupar correctamente los huecos en campo propio. «Lo importante es saber qué hacer con el balón y cómo presionar luego cuando se pierda» resumía el técnico en su primera comparecencia como jefe de vestuario. En los primeros entrenamientos, Miguel Ángel ha dejado claro que no quería trastocar demasiado los conceptos que ya Oltra había madurado y que Morilla había tratado de potenciar, al menos en defensa. Pero todo cambiará en un escenario real. Y qué escenario. El Granada tendrá que recibir al Rayo Vallecano, líder de la categoría hasta que comenzó la jornada -ahora está a rebufo del Huesca- y el equipo más goleador de la temporada (63 dianas). En punta, un auténtico asesino del área. Raúl de Tomás ha explotado y ha hecho su mejor campaña en Segunda División. El delantero salido de la cantera madridista no había llegado a la quincena de goles en sus primeras temporadas en la categoría de plata. A día de hoy es, con permiso de Mata, el mayor peligro existente para el Granada y cualquier equipo de La Liga 123.

▷ Leer  Roberto Soldado: "Estamos deseando que llegue el sábado para salir al campo y jugar con la rabia de los partidos anteriores"

Raúl de Tomás ha dejado su firma en los últimos cuatro encuentros con cinco goles que han lanzado al equipo de Vallecas hasta mantenerlo en las zonas de ascenso directo en el tramo más importante. «RDT«, como reza su camiseta, es el segundo máximo anotador de la liga con 22 goles y supone una amenaza gigantesca para la defensa granadinista. Portugal, conocedor de la cantera de Valdebebas, ha estado afinando atrás para no conceder a de Tomás la ocasión de estampar sus siglas en Los Cármenes. El ariete huele la sangre y no perdona. Con el recuerdo aún de los goles encajados en El Alcoraz y la fragilidad defensiva exhibida en el fatídico descuento del Granada-Cultural, la figura del temido delantero madrileño es el primer escollo importante en la carrera de Portugal como entrenador de los rojiblancos.

¿Habrá encontrado la manera de despejar las dudas en los Chico y Saunier el nuevo técnico? ¿Sabe Portugal cómo dejar fuera de juego a RDT? ¿Cómo se defiende a un asesino del gol? Las respuestas, a partir de las nueve en el Estadio Nuevo Los Cármenes.