El nuevo técnico del Granada habló tras estrenarse con una derrota que aleja más aún al Granada de la zona de promoción. Sincero y directo, Miguel Ángel Portugal asumió la inferioridad de su equipo en el segundo tiempo y agradeció a la afición su actitud para con los suyos

Breve, conciso y muy sincero. Portugal apareció educado, con preocupación y resignación en el rostro, casi pidiendo disculpas por no haber podido ofrecer a la afición granadinista la victoria en su puesta de largo como técnico del Granada CF. Para el burgalés hay dos momentos claves tras una primera parte en la que el equipo estuvo bien equilibrado. Según él, a raíz del primer gol el Rayo dominó el partido. La jugada en la que Bebé adelantó a los visitantes con un disparo raso a la derecha de Varas fue la primera que destacó. «Hay otra jugada clave, que es la que saca Alberto con los pies. Era el empate a uno y parece que era en esos momentos en los que estábamos reajustando nuestro juego y llegábamos», dijo Portugal. «El partido luego estaba roto. Nosotros lo hemos intentado, la entrega de los jugadores ha sido bastante importante y han ido a tope» añadió. Y es que el partido ponía de manifiesto dos estados psicológicos totalmente opuestos. Un equipo que acaricia el objetivo y tiene la autoestima por los cielos, el otro es un conjunto en depresión que cada vez observa más de lejos la salida de la categoría de plata. «Ellos centran atrás y encuentran el gol, mientras que nosotros centramos atrás igual y no encontramos al hombre. Esa es la diferencia entre el equipo que está arriba y el que lucha por intentar meterse ahí» señaló el entrenador del Granada.

Otra de las cuestiones fue el cambio de Kunde por Espinosa que realizó justo antes de recibir los dos goles y que fue tímidamente silbado por el público, sabedor este de la importancia que tiene el camerunés en el medio del equipo rojiblanco. «Habría que preguntarle a él si estaba cansado, pero a mí me ha dado esa impresión. Quizá me he confundido, pero quería meter también a Espinosa porque tiene fútbol y quería jugar más entre líneas. Luego -tras el cambio de Montoro- retrasé a Espinosa al mediocentro y lo hizo muy bien» explicó el técnico a los medios, aunque asumió su parte de responsabilidad señalando que a veces las cosas simplemente no salen.

«La diferencia de puntos pesa ahora más porque quedan menos por jugarse. Nosotros no vamos a bajar la cabeza y vamos a luchar hasta el final. Creo que los jugadores se han entregado y el público ha estado de diez. Es una pena no haberle podido dar ni siquiera el empate, pero es bonito que el público esté contigo. He visto cosas buenas que hemos entrenado y hemos intentado hacer» dijo Portugal. Rápidamente, el entrenador del Granada apuntó con las palabras a Almería. «La siguiente final es Almería y estoy convencido de que tenemos capacidad para ganar en cualquier sitio y lo vamos a hacer» comentó virando al optimismo. Para finalizar dijo que le había tocado «bailar con la más fea», en referencia al rival con el que ha debutado. Y es que nada más pisar Los Cármenes ha tenido que enfrentarse al líder de la categoría. «Había que jugar el partido y estaba ilusionado porque con el talento que tenemos podíamos ganar al Rayo. Pero sabíamos por dónde nos podían hacer daño y la verdad es que nos han hecho daño por ahí. Nosotros también hemos entrado por las bandas, que es por donde sabíamos que podíamos hacer daño. Al final ellos han tenido la eficacia para hacer los goles y nosotros no hemos hecho nuestras ocasiones» confesó para finalizar su comparecencia.

▷ Leer  Diego Martínez: "Los veinte puntos son muy buenos, pero queremos romper la mala dinámica"

Foto: LaLiga