El Granada, respecto al tope salarial que cosechaba a principios de temporada, ha perdido ocho posiciones, al acabar la liga regular en décima posición

No se puede hablar de otra cosa que no sea de fracaso en este segundo año de gestión por parte de John Jiang y su directiva. Sobre todo si miramos con lupa el techo salarial con el que afrontaba el Granada esta primera etapa en Segunda División. Descender de categoría te da un plus económico para intentar la vuelta la temporada siguiente. El conjunto nazarí ha podido disfrutar de ese dinero pero ha sido en vano, al quedar en décima posición y dejándose llevar el último tramo de liga, algo que la afición no ha perdonado. Según una elaboración realizada por Roberto Bayon (@RobertoBayon_), el Granada CF ha sido el cuarto equipo que más posiciones ha perdido respecto al tope salarial, en concreto ocho.

En torno a 18 millones de euros contaba el equipo rojiblanco a principios de temporada, solo por detrás del filial del FC Barcelona, que, casualmente, ha descendido a Segunda División B. Dinero suficiente como para luchar por el ascenso a Primera. Así lo estaba siendo, hasta que la destitución de José Luis Oltra trastocó todos los planes iniciales, que se fueron al garete con el paso de las jornadas. Ni Morilla ni Portugal han sido capaces de, al menos, clasificar al Granada para los playoffs de ascenso a Primera. La sensación de fracaso es aún mayor cuando se observa que el Huesca, que contaba con el decimoséptimo tope salarial en la categoría, ha ascendido, siendo el equipo que más posiciones ha ganado respecto a ese gasto, 15. El Rayo Vallecano, el otro club que ha logrado el ascenso de forma directa, contaba con un tope salarial que rondaba los ocho millones de euros, el séptimo en esta clasificación, prácticamente diez millones menos que el Granada. En cuanto a los equipos que jugarán la fase de ascenso, Numancia y Zaragoza, que ocupaban el 20º y 14º puesto respectivamente en el ranking de tope salarial (4’5M€ y 5’6M€) han sido los equipos, por detrás del Huesca, que más posiciones han ganado, 14 y 11, en función de ese tope. El Valladolid contaba con 6’1M€ de tope salarial y ha ganado cinco posiciones, mientras que el Sporting, que era el cuarto equipo con más presupuesto (11’7), se ha mantenido igual al acabar la liga en cuarta posición.

En el lado contrario de la balanza, además del Granada y el filial azulgrana, como comentamos al principio, se encuentra otro filial, el del Sevilla FC, que ha perdido hasta 17 posiciones al ser el quinto equipo con mayor techo de gasto (8’8M€). Almería y Tenerife, también han sido de los equipos que más posiciones han perdido en función de su tope salarial marcado a principio de temporada. Estas estadísticias reflejan la dureza de la división de plata pero también que no es necesario ser el equipo más rico y con mayor presupuesto para lograr un ascenso de categoría. Priman, también, otras cuestiones, tanto internas como deportivas. También la paciencia, y sobre todo, la humildad en una categoría tan compleja.

Foto: La Liga