El Granada de Diego Martínez se estrenó, de forma oficial, en el Nuevo Los Cármenes frente al CD Lugo con empate a uno en el marcador. Los rojiblancos fueron superiores al club lucense pero un gol de Lazo en el tramo final amargó las ilusiones granadinistas. Rodri Ríos lesionado, fue uno de los jugadores más destacados 

Volvió el fútbol profesional a la ciudad de la Alhambra, bajo las faldas de Sierra Nevada y la temperatura de un atardecer veraniego en Granada. El curso oficial celebró un respetuoso minuto de silencio en honor a Ándres Ruíz, el socio nº 1 del Granada Club de Fútbol. Los rojiblancos hicieron su primer trayecto oficial hasta el Nuevo Los Cármenes durante la segunda jornada de la competición bajo la atenta mirada de su hinchada y el malestar generado sobre la figura de Jiang Lizhang, tras llegar a los instantes finales del mercado sin patrocinador oficial. Ese vacío de ingresos, ha provocado un ambiente caldeado tras la no convocatoria de Pozo, que se producía la mañana del domingo, por las restricciones del tope salarial aunque finalmente la grada respondió con aplausos y ánimos a sus futbolistas, incluso tras el amargo tanto de Lazo que colocó las tablas en el electrónico.

El plantel granadinista tuvo una buena puesta en escena delante de su gente durante los compases iniciales del duelo aunque el Lugo dispuso de la primera llegada con peligro que acabó con un tiro desviado de José Carlos. El Lugo demostraba en el césped ser uno de los rivales más incómodos de la categoría, proyecto acostumbrado a arrancar francamente bien los cursos ligueros durante las anteriores temporadas. Tras el primer cuarto de hora llegó el primer gran aviso de la tarde a través un cabezazo de Rodri Ríos, que remató un sensacional centro de Álex Martínez. Minutos más tarde, Montoro la tuvo, de nuevo, en su cabeza, con un testarazo a bocajarro, que provocó una superlativa parada de Juan Carlos. Los primeros veinticinco minutos se caracterizaron por un duelo memorable entre el punta sevillano y el guardameta lucense, que volvió a realizar una estirada extraordinaria para despejar el lanzamiento envenenado del ex culturalista. La actuación de Juan Carlos empezaba a eclipsar la tarde hasta que en el minuto 26, Antonio Puertas empujó el esférico hacía el fondo de las mallas tras una brillante asistencia de Fede Vico.

Durante la primera media hora de juego, el meta portugués del Granada estuvo presente en el terreno de juego sin mucho trabajo por hacer hasta que Cristian Herrera recibió la pelota, sin oposición, para enfrentarse a Rui Silva, que salió victorioso del envite. La recta final de la primera mitad fue propiedad del Lugo, el Granada se armó  atrás buscando alguna ocasión para abrir brecha en el electrónico aunque ambos equipos se marcharon hacía el túnel de vestuarios sin inquietar la portería rival.

La segunda parte empezó con una malísima noticia para los intereses del plantel rojiblanco; Rodri, el jugador más destacado de los primeros cuarenta y cinco minutos, se tumbó en el césped rojiblanco tras acabar la primera mitad con molestias físicas. El cafetero Ramos entró en el terreno de juego bajo la difícil tarea de mejorar las prestaciones de su compañero. Una lesión que puede tener consecuencias durante los últimos días del mercado veraniego. La segunda batalla de la tarde noche fue comandada por Álvaro Vadillo, que volvío a recuperar los galones de Elche con una espectacular luna llena como testigo principal del encuentro. El cronómetro pasaba sin grandes ocasiones para ambos planteles, mientras se empezaba a repetir el patrón de tantos domingos en las rectas finales de los choques. Diego Martínez sustituyó a Fede Vico por González, un cambio que buscaba mayor protección en la medular, al minuto un error trascendental de Álex Martínez a su espalda acabó con el empate de Lazo para el Club Deportivo Lugo a falta de un cuarto de hora. Se repetía la historia de los últimos años.

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

El Granada recuperó el empuje desde el nerviosismo de ver como tres puntos que merecían parecían esfumarse. La falta de chispa en el banquillo granadinista se echó en el césped rojiblanco a falta de diez minutos para finalizar el choque. Adrián Ramos intentó, tímidamente, algunas jugadas sin claro peligro por el evidente cansancio de los futbolistas granadinistas. Vadillo no pudo aprovechar una buena pelota de Ramos en la franja del 80, la volea se marchó por encima del arco de Juan Carlos. La dosis revulsiva la imprimió Juancho durante los escasos minutos que tuvo el joven colombiano en sus botas, que sustituyó a Alberto Martín. Finalmente, el duelo finalizó sin ocasiones de gol por el miedo reflejado por ambas plantillas. Un empate que supo a victoria para los gallegos y un punto con sabor a derrota que ha sido «un palo gordo» para los nazaríes, como ha afirmado Diego Martínez en rueda de prensa.

La siguiente oportunidad de las «42 ligas de un partido», filosofía de Berizzo compartida por el actual entrenador del Granada, vuelve a brindarse ante el exigente público granadinista frente a un coloso del fútbol español como es Club Atlético Osasuna, el equipo que dirigió Diego Martínez durante la campaña anterior. Una nueva ocasión para seguir sumando puntos que implanten la tranquilidad en el proyecto nazarí. El próximo domingo conoceremos cuál es el estado final de la plantilla rojiblanca tras el cierre del mercado. Una escuadra que necesita incorporaciones inmediatas en varias zonas del campo.

FICHA TÉCNICA

Granada Club de Fútbol: Rui Silva, Quini, Germán Sánchez, Víctor Díaz, Álex Martínez, Alberto Martín (Juancho), Montoro, Vadillo, Fede Vico (José González), Puertas y Rodri Ríos (Adrián Ramos).

Club Deportivo Lugo: Juan Carlos, Leuko, José Carlos, Bernardo, Kravets, Pita, Iriome (Lazo), Campillo (Aburjania), Seoane, Cristian Herrera (Escriche) y Jona.

Cartulinas: El colegiado amonestó a los visitantes Kravets, Bernardo y Seoane y a los locales Vico, Quini y Vadillo.

Incidencias: Partido correspondiente a la 2ª jornada de la Liga 1|2|3 en el Nuevo Los Cármenes. 8307 espectadores asistieron al encuentro.

 

Foto: La Liga