El equipo de Diego Martínez ha conseguido 7 puntos frente a conjuntos recién ascendidos tras conseguir dos triunfos contra Rayo Majadahonda y Extremadura, y el empate arañado en Elche. El Granada de la pasada temporada sumó la pobre cifra de siete unidades de 24 posibles frente a Barça B, Albacete, Lorca y Cultural Leonesa. Un dato que el Granada ya ha igualado en tres choques celebrados de los ocho fijados en el calendario. El Mallorca visitará el estadio granadino en menos de un mes

Uno de las principales lastres del Granada de la temporada 2017/2018, dirigido por José Luis Oltra y posteriormente por el sevillano Pedro Morilla, fue la sequía de puntos de los rojiblancos frente a rivales de menor entidad donde los rojiblancos no dieron la talla y nunca confirmaron en el verde la condición ‘a priori’ de plantel candidato al ascenso. Un privilegio que no puede permitirse un proyecto que tenía el retorno a la élite como objetivo fijado, partiendo de la base de que el club nazarí milita en una categoría totalmente igualada. De los ochos duelos oficiales planificados ante adversarios que venían de la 2ªB; el club nazarí sólo pudo sacar los tres puntos frente al Lorca en el Nuevo Los Cármenes tras vencer por 4 a 1 en la mayor goleada del curso futbolístico. El Granada cedió puntos como local frente a Albacete (2-2), Barça B (0-0) y el fatídico encuentro contra la Cultural Leonesa (3-3) con dos dianas culturalistas ‘in extremis’ que generaron un jarro de agua de recuerdo imborrable sobre la grada del templo granadinista. También se podría sumar la derrota en casa por 1 a 2 frente al Sevilla Atlético aunque los sevillistas ya sumaban su segunda campaña consecutiva tras conseguir la permanencia de la mano del actual dueño del banquillo granadino.

Los choques caseros frente a este bloque de rivales fueron malos pese a la contundencia del Granada como anfitrión durante la pasada temporada pero los partidos como visitante fueron trágicos para la retina de la afición nazarí. El Granada recibió derrotas merecidas y dolorosas en Albacete (2-1), Mini Estadi (3-0) y Lorca (3-2). El único punto fue amarrado en la primera vuelta cuando visitó el Reino de León tras empatar a 1 con un gol de Joselu, que estaba enrachado en aquel entonces. Un pobre bagaje de 7 puntos de 24 posibles. Hay que recordar que el filial sevillista, Lorca CF y Cultural Leonesa volvieron al pozo igual que subieron y el Albacete Balompié fue la única escuadra que sobrevivió a la novatada del primer año tras el ascenso desde la categoría de bronce. El Sevilla Atlético, al que el Granada tampoco pudo derrotar, fue el cuarto acompañante.

Siete puntos en tres partidos que el plantel de Diego Martínez ya ha embolsado en el “zurrón” como comentó el gallego en la rueda de prensa posterior al duelo frente al Rayo Majadahonda. Una cifra que ya ha igualado el paupérrimo saldo del anterior curso tras disputar cinco jornadas escasas del flamente acto de la Segunda División 18/19. Los horizontales ya han vencido a Rayo Majadahonda (3-0), en Almendralejo (1-3) y empataron en el Martínez Valero de Elche (1-1) durante el inicio de la competición. El Granada aún debe competir, en la primera vuelta, frente al Real Mallorca; que visitará el Nuevo Los Cármenes, orientativamente, el fin de semana del 14 de octubre debido a que se desconoce aún el horario oficial del choque.

Una mentalidad dentro de la plantilla que parece haber cambiado respecto al año anterior. Una categoría donde el escudo y la camiseta no ganan partidos.

Foto: La Liga